La costa de Cádiz, situada en el sur de Andalucía, cuenta con más 200 km de la más fina y dorada arena. Y es un lugar ideal para disfrutar unos días con las amigxs, en familia, con tu pareja o sola.

Por su proximidad con Córdoba, mi ciudad, he tenido la oportunidad de disfrutar de ella durante algunos veranos. Sus preciosas playas y su ambiente nunca defraudan y te invitan a volver una y otra vez.

Este verano he realizado una escapada de 4 días con amigxs y he vuelto aún más enamorada de esta zona. La costa de Cádiz es un destino perfecto para hacer un roadtrip e ir descubriendo sus preciosos pueblecitos y playas paradisíacas.

En este post voy hablar de 9 lugares que harán que te enamores por completo de la costa gaditana.

1.Tarifa

Asomada al mar, en el punto más meridional de Europa y más cercano a África, se encuentra Tarifa. Una de las ciudades costeras y con más proyección turística, al convertirse en el reino del windsurf.

La situación geográfica envidiable de Tarifa, supone kilómetros de una riqueza natural en los que se puede disfrutar de gran cantidad de actividades al aire libre: senderismo, trekking, escalada, avistamiento tanto de aves como de especies marinas, etc.

La costa tarifeña comprende unos 30 kilómetros de playa y cada una de ellas tiene unas características únicas. ¡Todas son una auténtica belleza!

2. Playa de Valdevaqueros

La playa de Valdevaqueros es una de las más conocidas de Tarifa. Cuenta con una extensión de 4 kilómetros para recorrer desde la Punta de Valdevaqueros a la Punta de la Breña. 

Esta playa es perfecta para las amantes del kitesurf y el windsurf.

En ella también podrás tomar una cerveza bien fresquita o un buen cóctel, mientras contemplas la puesta de sol en uno de los chiringuitos más populares de la zona, el Tumbao.

3. Playa de Punta Paloma

Punta Paloma se esparce al pie de una duna formada por el viento de levante, el cual la crea al arrastrar la arena hacia poniente. Su arena es fina y dorada y el oleaje es moderado.

Esta playa también es una buena opción para las amantes de los deportes de vela.

En esta playa encontrarás una parte donde podrás hacer naturismo y otro de los chiringuitos más conocidos de la zona, el Volare.

Si tienes pensado hacer noche por esta zona te recomiendo el camping Paloma. He estado un par de veces y está muy bien. El precio es más asequible que otros de la zona.

El camping se encuentra en el Parque Natural del Estrello y el Parque Natural de los Alcornocales a 400 metros de la playa. Tiene 350 parcelas y 40 bungalows con gran cantidad de arboleda y sombra. Cuenta con bar-restaurante, supermercado, piscina y parque infantil. Sin duda un lugar perfecto donde descansar y pasar unos días muy agradables.

4. Bolonia

Bolonia es mucho más que una simple playa, es una colección de parajes variados, en los que cada una puede encontrar su espacio y disfrutar de la naturaleza.

En Bolonia encontrarás fina arena, aguas cristalinas, brisa marina y mucha paz y tranquilidad. ¡Es todo un paraíso!

La playa de Bolonia, en Tarifa, es una de las últimas playas vírgenes del sur de España. Se encuentra en un paraje de gran belleza natural y de interés histórico.

La zona central es la más concurrida por la mayoría de los visitantes. Cuenta con más servicios y es donde se encuentran los principales chiringuitos, tiendas, mercadillo hippie y bastantes espacios para dejar el coche, aunque la mayoría son de pago en verano. Es una zona muy ancha, con agua poco profunda y ausencia de rocas.

Desde la zona central te puedes dirigir caminando hacia Las ruinas de Baelo Claudia o acercarte a la preciosa zona de playa que hay bajo su enorme duna.

La duna de Bolonia es una duna de arena de más de 30 metros de altura, declarada monumento natural en 2001.

Sin dudarlo, para mí este es el lugar más bonito de la playa. En esta zona podrás tomar preciosas fotografías con la duna a tus espaldas y unos pequeños acantilados rocosos a tu derecha.

Esta zona tiene menos afluencia de público. Hay que dejar el coche un poco más apartado y caminar unos 10 minutos hasta llegar a la zona de la duna. Esto hace que esté mucho menos concurrida que la zona central y eso siempre es perfecto. Podrás disfrutar de la playa con más tranquilidad.

Las aguas son poco profundas y con poco oleaje. Ideales para bucear o hacer snorkel en aguas cristalinas. Este lugar es una auténtica pasada. ¡Te encantará!

5. Baños de Baelo Claudia

A tan solo unos kilómetros de distancia del núcleo urbano de Bolonia, en la zona sur, encontrarás unas increíbles piscinas naturales, formadas por el agua del mar que queda en las rocas al bajar la marea.

Hay que tener en cuenta como está la marea a la hora de la visita. Para poder disfrutar del bonito paisaje que ofrecen las piscinas naturales, la marea tiene que estar baja.

Para acceder a los Baños de Baelo Claudia, lo ideal es ir con el coche hasta el final de la calle que va paralela a la costa y dejarlo aparcado en frente del chiringuito la Cabaña. Desde allí tendrás que caminar unos 30 minutos por maravillosas calas solitarias y, en algunas ocasiones, por los senderos del monte bajo hasta llegar a las piscinas naturales.

En esta zona se encuentran los famosos chorritos de agua natural que, junto con la roca de pizarra, forman un barro terapéutico con el que te puedes embadurnar el cuerpo.

En este idílico lugar podrás disfrutar de un día de desconexión total en completa armonía con la naturaleza. Sin dudarlo el lugar más increíble que he descubierto de la costa de Cádiz por el momento.

6. Playa de los Alemanes

Cerca del pequeño pueblo costero de Zahara de los Atunes, entre los cabos de Gracia y de la Plata, se encuentra la playa de los alemanes.

Esta playa tiene una extensión de más de un kilómetro y medio de largo. Su arena es fina y dorada y sus aguas cristalinas. Un auténtico paraíso natural para disfrutar de un excelente día de playa.

7. Zahara de los Atunes

Zahara de los atunes es un hermoso pueblo marinero situado al sur de la provincia de Cádiz, a los pies de la sierra del Retín y la desembocadura del río Cachón. El Océano Atlántico baña cada centímetro de su costa prácticamente virgen. Limita con Barbate pueblo hermano, y con la milenaria ciudad de Tarifa.

En este pueblecito podrás disfrutar de la tranquilidad y belleza de sus playas de arena fina y dorada, de su rica gastronomía, de sus gentes y de la paz que se respira en el ambiente.

8. Los Caños de Meca

Los Caños de Meca es una pedanía de Barbate, un núcleo urbano situado entre este pueblo y Conil. Es uno de los destinos más atractivos de la Costa de la Luz por sus preciosas playas y su ambiente hippie y bohemio.

Los Caños de Meca en realidad es una calle larga que trascurre paralela a la costa, alrededor de la cual se han establecido algunas urbanizaciones y chalets. En esta calle encontraremos algunas tiendas, bares y restaurantes, un precioso mercado de artesanías del mundo, algunos chiringuitos a pie de playa y su famoso camping, el Camaleón. No dispone de grandes supermercados ni discotecas, pero quien necesita eso cuando se está en el paraíso.

Pese al pequeño tamaño del núcleo de Los Caños de Meca, las playas son de una gran variedad y belleza. En ellas no se sufren los agobios y estrecheces de otros lugares y en general, se puede decir que son limpias y tranquilas, salvo en días puntuales de verano.

Las hay para todos los gustos: arenosas, rocosas, con oleaje, tranquilas, nudistas, familiares, marchosas…

Sus playas se extienden desde el Cabo de Trafalgar hasta los acantilados de La Breña. El cabo se encuentra dentro del monumento natural del Tómbolo, y los acantilados forman parte del Parque Natural de la Breña y Marismas de Barbate.

En la parte central se encuentra la playa del Pirata, una bonita playa de arena fina y fondos arenosos situada en el corazón de Los Caños. Se puede decir que es la principal por su ambiente, chiringuitos y por situarse en pleno pueblo.

En dirección a Barbate, caminando unos 5 o 10 minutos desde la parte central del pueblo, se encuentra una playa naturista y las calas de los chorros, muy frecuentadas por hippies y nudistas. Estas playas representan el lado más alternativo de Los Caños y se encuentran en un entorno natural de gran belleza. Esta zona está menos concurrida y es mi favorita.

Los Caños de Meca es de esos lugares que invitan a volver una y otra vez.

9. Playas del Cabo de Trafalgar.

La Playa del Faro de Trafalgar, una playa virgen entre la playa de Zahora y Los Caños de Meca. Se trata de una playa de aguas azules y cristalinas, de arena fina y dorada, que mide aproximadamente 2.000 metros de largo y 50 de ancho. En verano, el oleaje suele ser moderado pero, se recomienda tener especial prudencia los días en que el mar está más agitado. Es por ello por lo que la zona no es aconsejable los días de viento muy fuerte.

La zona más concurrida es alrededor del faro por la cercanía al camping y algunos bares y chiringuitos. Si seguimos caminando hacia la derecha y dejamos el faro detrás, llegamos a una zona nudista, mucho más tranquila y solitaria.

La playa de Zahora, también situada en el Cabo de Trafalgar, tiene unos 7.800 metros de extensión y 35 de ancho. Preciosa playa de arena fina y dorada con oleaje normalmente moderado. Un verdadero remanso de paz en la Costa de la Luz.

Son famosas las puestas de sol desde la playa de Zahora. Su orientación a poniente hace que disfrutemos de cómo el sol se pone en el mar ¡Es mágico! Tanto en la playa como en alguno de los chiringuitos o restaurantes de la costa zahoreña, te maravillarás de los colores anaranjados del cielo.

Las playas del Cabo de Trafalgar no están urbanizadas y el único servicio del que disponen es el de la limpieza. Estas playas son ideales para disfrutar de un paisaje espectacular y mucha tranquilidad.

Estoy segura que la costa de Cádiz me tiene guardados más lugares increíbles por descubrir en próximas visitas.

Y tú, ¿conoces más lugares para enamorarte de la costa gaditana? Si es así, no dudes en compartirlos y si aún no conoces este trocito de paraíso, sorpréndete con él. ¡Que no pare el movimiento!