Muchos de mis viajes empiezan de la misma manera, quedas a tomar un café (o unas cervezas, todo depende de la hora) empiezas a hablar y sin saber muy bien como, siempre se acaba hablando de viajes.

Quedé el día 31 de diciembre para desayunar y despedir el año y acabé comprando un billete de avión a Copenhague para 3 semanas más tarde. Soy de fácil liar… o lío fácilmente ¿? Sea como sea este viaje empezó ahí.

El vuelo salía un viernes y llegué a Copenhague sobre las 16hs, volví el domingo a las 17 así que pasé en la ciudad exactamente 48hs.

Me hubiera gustado un día más para callejear, visitar otros barrios, ir más relajada…, pero esta vez no ha podido ser. 

Así que si te pasa como a mí y tu estancia en la ciudad es de 48hs aquí te dejo mi ruta por la capital danesa. ¿Te vienes?

Antes de empezar por el ¿qué ver en 48hs? te voy a explicar cuatro cositas que te servirán para preparar el viaje desde casa.

ALOJAMIENTO

El hotel elegido fué el Goog Morning Copenhagen Star en el barrio de Vesterbro, a escasos 5 minutos de la estación central de trenes.

A esta estación puedes llegar directamente con el tren desde el aeropuerto, así que es una ubicación inmejorable.

Habitación del hotel.

Wifi y  desayuno incluido, cosa importante porque puedes hacerte algún bocata para hacer picnic en la comida y ahorrarte así unas coronas… ¡Seguro que no soy la única que lo hace! ;)

COPENHAGEN CARD

Si no sólo quieres callejear por la ciudad y deseas visitar el interior de sus museos, palacios y demás atracciones que ofrece Copenhague, una buena opción es la Copenhagen Card.

Junto con la Copenhague Card te dan una agenda con mapas, horarios y descuentos.

Junto con la Copenhague Card te dan una agenda con mapas, horarios y descuentos.

Ofrece la entrada en más de 70 atracciones de la ciudad, descuentos y transporte, incluido desde el aeropuerto.

He de reconocer que no es barata, 48hs me costó 74e, sin embargo ofrece bastante y en su web tiene una calculadora donde tu vas añadiendo las atracciones que quieres ver y te calcula el descuento. Así que valora si te sale a cuenta antes de comprar. 

TRANSPORTE

El transporte en Copenhague se paga por zonas indistintamente de si usas el tren, el metro o el bus.

En total hay 9 zonas. En cada estación de tren o metro hay un mapa con colores de las diferentes zonas y así sabrás a que zona vas y cuanto has de pagar.

El billete más barato es de 2 zonas.

Existe la Copenhagen City Pass que dura 24hs o 72hs y comprende viajes ilimitados entre las zonas 1 y 4.

Otra manera de conocer la ciudad es alquilando una bicicleta, hay varias compañías. La ciudad es plana y tiene una buena red de carril bici.

CLIMA

¡No te voy a mentir! ¡Hace fresquito! Jajaja La verdad es que una cosa es lo que marcan los termómetros y otra la sensación térmica. En Copenhague hace mucha humedad y a parte, como te dije antes, es plano, eso hace que si  sopla el viento se note bastante y haga más frío.

¡Abrígate!

¡Pero que no cunda el pánico! Esto sólo significa que te has de abrigar bien: calcetines gorditos, camisetas térmicas, bufandas, gorros y guantes y a patear la ciudad. 

De todas formas en cuanto te pongas a andar entrarás en calor y dentro de los establecimientos y transporte la calefacción está puesta y hace bastante calor.

RUTA DE 48HS POR LA CIUDAD

Antes de montar tu ruta ten en cuenta el horario de apertura al público de los diferentes lugares que quieres visitar, la mayoría suele abrir sobre las 10 de la mañana y cierran bastante pronto, al menos en invierno.

Otro dato a tener en cuenta es que aquí anochece sobre las 16:30hs y a las 17hs ya es totalmente de noche.

Dicho esto, ¡vamos a descubrir la ciudad!

  • VIERNES

Llegamos el viernes por la tarde  y tras hacer el check in en el hotel nos pusimos a dar un “paseo nocturno” por la ciudad. Eran las 17hs de la tarde y ya era imposible visitar nada, lo mejor en estos casos es callejear y ubicarte.

Como os he dicho antes el hotel estaba muy, muy cerca de la Estación Central. Eso significa estar a escasos minutos del Tivoli, de la Plaza del Ayuntamiento y de la calle Strøget.

Estación central de trenes

Estación central de trenes

La Plaza del Ayuntamiento o Radhuspladsen.

La Plaza del Ayuntamiento o Radhuspladsen.

Calle Strøget.

Calle Strøget.

Por desgracia el Tivoli estaba cerrado, pero lo poco que pude ver dando una vuelta por los alrededores mola mucho, así que anótalo en tu lista, para mí va a ser un motivo más para volver a Copenhague.

Fachada del Tivoli.

Fachada del Tivoli.

Y callejeando, callejeando llegamos a la Iglesia de Nuestra Señora (Vor Frue Kirke).

Fachada de la Vor Frue Kirke, la Iglesia de Nuestra Señora. Aunque algunas noches cambia su nombre a Natkirken.

Resulta que por la noche pasa a llamarse Natkirken, se pone en marcha lo que ellos llaman “God goes Deep” y el altar se convierte en una mesa de mezclas. ¡Sí! ¡Has leído bien!

Entré porque desde fuera la iglesia se veia el interior iluminado de rojo y esto me causó mucha curiosidad. Entonces fué cuando descubrí donde estaba…

Llegué demasiado pronto, la sesión empezaba a las 21hs, casi 1h. Pero estaba ya todo preparado, cojines enormes en el suelo incluidos.

  • SÁBADO

Empecé la mañana en la Playa del Ayuntamiento, la Radhuspladsen y visitando el interior del Ayuntamiento.

El Ayuntamineto de día.

Quería subir a la torre, pero los horarios de subida no coinciden con los de visita al Ayuntamiento.

Interior del Ayuntamiento.

Interior del Ayuntamiento.

Tras la visita al interior del Ayuntamiento hice uno de los “freetours” que salen desde la misma plaza.

Si vas a estar más o menos el mismo tiempo que yo, te recomiendo que hagas el tour más tarde, yo hice el de las 10hs de la mañana, había otro a las 11hs y otro a las 14hs. Hoy en día haría el de las 14hs para aprovechar bien la mañana.

Los horarios de visita de la mayoría de las atracciones finaliza entre las 15hs y 17hs. En todo esto recuerda que sobre las 16:30hs anochece… ¡Así que aprovecha las mañanas!

Soy una fan total de estos Tours,  te ofrecen una visión de la ciudad que probablemente de otra manera no tendrías y a mí personalmente me ayudan a ubicarme y decidir que quiero volver a ver lentamente y a mi rollo y que no.

Este me llevó a conocer gran parte de la ciudad antigua: plazas, palacios, personajes históricos… Mas de 2hs caminando y descubriendo Copenhague.

Cerca del Ayuntamiento se encuentran 2 plazas con una historia muy particular son  la Gammeltorv y la Nytorv, la plaza vieja y la plaza nueva respectivamente.

En Gammeltorv, estuvieron los 3 primeros ayuntamientos de Copenhague (justo donde está el arbolito de la foto) y era la plaza donde se hacía el mercado y también las ejecuciones. Mezclar una cosa con otra no les gustaba demasiado así que decidieron construir al lado la Nytorv, donde pasaron a hacer las ejecuciones.

En esta plaza también se encontraba y se encuentra el Palacio de Justicia de Copenhague (como dato os diré que este fue el 4 Ayuntamiento de la ciudad antes de estar en el lugar actual) y la antigua cárcel que ahora es una comisaria.

Al fondo de la foto tenéis Gammeltorv y justo esa especie de explanada verde es el lugar de las ejecuciones en la Nytorv.

Al fondo de la foto tenéis Gammeltorv y justo esa especie de explanada verde es el lugar de las ejecuciones en la Nytorv.

Callejeando, a escasos minutos llegarás a Højbro Plads con la figura ecuestre del obispo Absalon. Este obispo es considerado el fundador de la ciudad de Copenhague y el responsable de la conversión al cristianismo de la población. Era un excelente jinete y un feroz luchador por su causa, de ahí que vaya con hacha en mano. Saca tus propias decisiones sobre como convencia a la población…

Højbro Plads con el obispo Absalon a la cabeza.

Højbro Plads con el obispo Absalon a la cabeza.

Muy cerca y caminando por la calle Strøget llegas hasta la Plaza nueva del Rey, la Kongens Nytorv. Estaba en obras y no la pude admirarla en todo su esplendor.

En esta plaza está el Teatro Real, donde Hans Christian Andersen probó fortuna como bailarín o cantante antes de empezar a escribir sus famosos cuentos y también el famoso Hotel Anglaterre, que fué cuartel general del ejército nazi durante su ocupación en la ciudad.

A pocos metros está uno de los lugares más fotografiados de la ciudad, las famosas casas de colores de Nyhavn o el Puerto Nuevo.

Nyhavn ❤

La historia cuenta que en Nyhavn corría el alcohol tanto como el agua y que los residentes tenían ciertos problemas para poder llegar a sus casa y no meterse en la del vecino. Así que decidieron pintar las fachadas de sus casas con la pintura sobrante de pintar sus barcos, esto parece que facilitaba la vuelta.

Sea como sea y por el motivo que quieras, es un lugar que no puedes dejar de visitar.

Dejando atrás el puerto y caminando por Toldbodgade, llegamos al Palacio Amalienborg, en frente de la Ópera y al lado de la Iglesia de Mármol.

Aprovechamos para entrar a visitar tanto la Iglesia como el Palacio.

El Palacio de Amalienborg, es la residencia oficial de invierno la monarquía danesa. No consta sólo de un edificio, sino de cuatro en torno  una plaza, la Plaza de Amalienborg. 

En un principio era residencia de la burguesía de la ciudad, pero tras uno de los múltiples incendios que sufrió la antigua residencia real , el Palacio de Christiansborg, se mudaron aquí y les gustó tanto que varios siglos después sigue siendo la residencia oficial.

El Palacio Amalienborg y la Iglesia de Mármol al fondo.

El Palacio Amalienborg y la Iglesia de Mármol al fondo.

Vista de uno de los Palacios desde el interior.

Vista de uno de los Palacios desde el interior.

Cambio de guardia en Amalienborg.

Cambio de guardia en Amalienborg.

La Marmorkirken o Iglesia de mármol debe su nombre a su material de construcción principal, no os voy a hacer spoiler de su interior, pero a mí me gustó bastante. Es gratis así que entra y juzga por ti misma.

Se puede subir a la torre de la Iglesia, tiene un mirador, pero tampoco coincide el horario de visita de la Iglesia con el de la Torre. A esta tampoco pude subir.

La Iglesia de Mármol o Marmorkirke

De allí nos acercamos a ver La Sirenita. Ya sabía que era chiquita, mide tan sólo 1,20mts, pero aún así me sorprendió. 

La Sirenita, todonun símbolo.

La Sirenita, todonun símbolo.

Está justo al lado de Kastellet, una antigua fortaleza de la ciudad ahora convertida en parque que mola mucho para pasear y hacer un picnic.

Los jardines de Kastellet.

Los jardines de Kastellet.

Una de las entredas.

Una de las entredas.

Sant Albans Kirke, iglesia anglicana.

Sant Albans Kirke, iglesia anglicana.

Fue una antigua fortaleza, así que hay algún que otro cañón.

Fue una antigua fortaleza, así que hay algún que otro cañón.

Paseando fuimos hasta el Palacio de Christiansborg, eran cerca de las 17hs cuando llegamos y a esa hora finalizan las visitas, así que decidí  subir a su torre ( The Tarnet) y disfrutar de sus vistas.

Palacio de Christiansborg o Christiansborg Slot.

Hay que hacer cola, debido a que la subida es en ascensor, y no caben más de 8 personas en su interior. Una vez arriba el aforo también es ilimitado.

¡Ah! Antes de subir al ascensor has de pasar por un escáner como en los aeropuertos. Te hacen sacar el abrigo, bufanda, gorro y todo lo pasan por el escáner junto con el bolso/mochila. Te dejan pasar agua y comida.

La Torre del Palacio, de 105mts de altura, es uno de los mejores miradores de la ciudad. ¡Y gratis!

El ascensor, a parte, es compartido con el restaurante que hay en la torre, así que intenta ir fuera de los horarios de comida. ¡Ahora! Merece mucho la pena subir, desde arriba obtienes una de las mejores vistas de la ciudad, tanto de día como de noche.

Tras las vistas y como estábamos cerca, decidimos ir a Chistiania, realmente de llama La Ciudad Libre de Christiania (Fristaden Christiania) y no se consideran ni daneses, ni europeos como bien puedes leer al salir de la ciudad. 

Entrada a Christiania.

Entrada a Christiania.

Puedes visitar la ciudad tanto por libre como con visitas organizadas, ví un cartel que ponia que era diaria y a las 15hs desde Pusher Street, su calle principal.

Si te he de ser sincera volvería a visitar Christiania pero de día, de noche no me llamó nada la atención.

Esta es la bandera de Christiania. La verás pintada en muchas puertas y también el algún graffiti.

Esta es la bandera de Christiania. La verás pintada en muchas puertas y también el algún graffiti.

Después de este pequeño paseo por Christiania, volvemos a Copenhague.

  • DOMINGO

Sin duda el domingo fue el día que más caña le metí a la Copenhagen Card.

Lo primero fue un tour por los diferentes canales de la ciudad, me apetecía ver y descubrir Copenhague desde otra perspectiva y además entraba con la tarjeta.

La verdad es que me gustó mucho y gracias a la audioguia me fijé en edificios, lugares que seguro que no me hubiera fijado de otra forma.

Edificio de la Bolsa

Edificio de la Bolsa

Como, por ejemplo el edificio de la Bolsa y su torre formda por la unión de las colas de 4 dragones. 

Barrios como Chistianshavn.k

O la Biblioteca Real conocida como The Black Diamond Copenhagen (el diamante negro).

El tour acabó justo donde empezó, en un canal al ladito mismo del Palcio de Christianborg.

Tenía pendiente visitar su interior y algo que me atraía más, las ruinas de su subsuelo.

Para entrar al Palacio se entra por el edificio que hay en la foto de abajo. No os sorprendais si estan las puertas cerradas, se abren solas en cuanto te acercas. 

Visitas muchas salas y habitaciones, pero sin duda mi favorita es la de los tapices

La sala de los tapices, sin duda, es mi favorita

Resulta que el palacio de Christianborg actual sede del Parlamento danés, oficina del primer ministro y Tribunal Supremo danés, fué residencia real durante siglos y sufrió mumerosos incendios y reconstrucciones.

El Castillo de Christiansborg está construido sobre las ruinas de dos castillos anteriores. Y obviamente sus ruinas se pueden visitar.

Uno es el Castillo de Absalón, ¿os acordais del obispo del hacha? ¡Pues ese! Y este se considera el mismo origen de la ciudad de copenhague.

Sobre los restos del Castillo de Absalón se construyó el Castillo de Copenhague y sobre este, el Palacio de Christiansborg.

La siguiente para en la ruta fué la Torre Redonda o Rundetård.

La Torre tiene unos 35 metros de altura y en la cúpula se encuentra el observatorio astronómico. 

Lo bueno es que tan sólo tiene escaleras al final, el resto es una enorme rampa de caracol de 209 metros de longitud. 

En su día era uno de los edificios más altos de la ciudad, hoy en día hay otros más altos, pero sigue ofreciendo unas bonitas vistas de la ciudad a 360°.

En los Jardines del Rey o Kongens Have se encuentra el Palacio de Rosenborg.

En un principio fué construido como residencia real de verano, pero desde hace siglos que no se utiliza como tal.

Si no quieres entrar a ver el interior del palacio, acércate a pasear por el  Jardín del Rey, es muy chulo.

La última visita antes de abandonar la ciudad, fue la NY Calsberg Glytotek.

Un museo con obras de arte que van desde los griegos, egipcios (momias incluidas) o romanos hasta el arte moderno.

Si tienes tiempo no te lo pierdas.

Copenhague, sin duda tiene mucho más que ofrecer que lo que yo decubrí en 48hs, es de esas ciudades en las que necesitas algo más de tiempo para acabar de descubrir.

Espero que te sea útil. Si tienes alguna duda te espero en “Comentarios” para ayudarte.

Saludos y buenas rutas.