Escrito por: Erika Tejero.

Durante un mes y algunos días, hice base en Goa mientras estudiaba mi curso intensivo de Acupuntura. Vivir en India es una experiencia distinta a todo lo que se pueda haber vivido antes.

India es el país más especial por el que he viajado, nunca deja de sorprenderme a cada paso, a cada olor.

Había viajado en tren por todas las ciudades más turísticas del norte de India y esta vez decidí ver el sur. Viajé desde Sri Lanka en el peor vuelo que haya tenido, jamás volveré a volar con Mihin Lanka, estábamos en ese avión aterrorizados. Recorrí los Backwaters de Kerala y me embriagué de su verdor tan fértil.

Navegando por los Backwaters de Kerala

Navegando por los Backwaters de Kerala.

Llegué a Anjuna, al norte de Goa, y busqué un bonito lugar para pasar ese mes de curso y lo encontré. Una habitación desde la que escuchaba el mar rompiendo con fuerza. Encima de la playa, con un balcón desde donde podría admirar las mejores puestas de sol en el mar. Colgué mi hamaca, hice algunos cambios y, entusiasmada, convertí en mi hogar aquella habitación sobre el mar.

12087349_10206481347784559_265260725_n

Lo más importante para vivir en Goa, es tener una moto. Sin moto no es posible moverse y moverse es muy importante. Así fue como alquilé mi moto por un mes y comencé a vivir aquella aventura a 2 ruedas.

IMG_1844
Iba y volvía cada día a la escuela donde por la mañana dábamos clases teóricas y por las tardes atendíamos a pacientes reales, vestidos con bata blanca. Nos llamaban doctores. Nos hacían sentir que lo éramos.

11075179_10205146351290481_5712027182062233660_n

Tratamiento con sanguijuelas.

Pocas puestas de sol pude ver desde aquella habitación. Poco me importó.

Conducía en un ir y venir de carreteras polvorientas, esquivaba perros y vacas. Sin casco y a lo loco. Paraba a disfrutar de un refrescante zumo de caña de azúcar, mi preferido.

Los miércoles podía embriagarme de la mezcla de especias que vendían en el mercado de Anjuna, un mercado ruidoso y atestado de turistas.

11083909_10205221803056728_2352466344904409038_n

Puesto ambulante de zumos de caña de azúcar.

Los sábados el mercado era nocturno, un poco más lejos. Ahh… ese mercado, cómo lo extraño… repleto de luces y puestos de artesanías, sorprendentemente ordenado y cuidado en los detalles. En el centro un gran escenario daba a conocer grupos que ambientaban en directo. A un lado, apetitosos puestos de comida de todo el mundo, apto para vegetarianos, dietas, no dietas y hasta se podía ver pollos dando vueltas asándose en las brasas y provocando ese delicioso aroma tan peculiar. Para los indios esto era toda una atracción y venían de toda India por sacarse fotos con los pollos volteando. Así es India, nunca indiferente.
En los 2 extremos superiores y rodeados de más puestos de artesanías se encuentran los pubs.

¿Qué sería de Goa sin sus famosas fiestas? Imposible saberlo. Si algo es destacable en Goa son sus macro festivales, a menudo en descampados al aire libre y musica psicotrance. A menudo aderezados con sustancias psicotrópicas.

Cada noche la fiesta es en un “garito” diferente. Cuando la fiesta era en Anjuna playa, la música superaba el sonido del mar y necesitaba tapones para poder dormir.

IMG_1842

Fiesta Holy, el festival de los colores de India.

Recuerdo con cariño las tardes de domingo en Arambol, el mercado de artesanías y los besos entre las olas.

10277125_10205137392186509_2970335174904775445_n

Playa de Arramblo.

Allí encontré mi piedra de luna, o quizás ella me encontró a mí, quien sabe. Mientras escribo mis memorias, ella contempla emitiendo esa luz interior que me hechizó nada más verla.

IMG_1845

Puesta de sol desde Arramblo.

Goa es diferente a la India tradicional, Goa es arte y cultura. Es aprendizaje entre lineas. Es fiestas y playa. Es motorizarse por obligación y por placer. Es aprender acupuntura y después, cuando pensaba marchar, descubrir los masajes en el agua. Y quedarme y aprenderlos también.

Sin duda una experiencia maravillosa e irrepetible. Gracias a todas las personas que hicieron posible estas experiencias vividas en este lugar tan mágico.

Y tú, ¿quieres ser también nuestra amiga nómada? Aquí te contamos cómo. ¡Anímate!