Hawaii (en español Hawái) es un superlativo en sí mismo: una de las olas más grandes del mundo (Jaw), uno de los lugares más húmedos del planeta (Wai´ale´ale). Posee once de las trece zonas climáticas que existen. Los cuatro biomas más importantes del planeta (tundra, desierto, selva tropical y zonas templadas). Es  uno de los puntos más alejados de tierra firme, uno de los volcanes más activos del mundo (Kilauea)…¿Continúo?

No es una exageración, encuentras verdaderos contrastes entre sus diferentes islas, sin olvidar que es el más reciente de los estados americanos y que por tanto la influencia americana se hace latente demasiadas veces. Particularmente me parece una aberración construir campos de golf en cualquier lugar, pero ¿¡en Hawaii!? Hacerlo en Hawaii es un sacrilegio. Pero así es como ellos entienden el ocio.

¿Cómo llegar?

Hawaii es caro, y la primera sorpresa llega con los billetes de avión de Hawaiian Airlines. No incluyen el equipaje, solo el de mano (como si fuera una aerolínea low cost, pero sin serlo). Al facturar se paga cada bulto: cada maleta o mochila que supere (medidas 55cm largo x 35cm ancho x 22 de alto y el peso máximo de 11.5 kg) Se deben pagar 25 dólares desde EEUU y 20 dólares (15 si eres socio) en interinsulares. Es muy fácil hacer el check in en las máquinas destinadas a ello en los aeropuertos, aunque siempre hay un agente de la aerolínea para ayudarte en todo momento. La tele de los asientos es de pago y los auriculares más de lo mismo. Pagar una película puede resultar carísimo (8 dólares).

Compramos el vuelo a través de la misma página de la compañía porque era el mismo precio. Elegir “Multi-city” si visitas más de una isla es la mejor opción si además conoces las fechas. El precio está en torno a los 450 dólares por persona en la época en que fuimos (abril) siguiendo la ruta Los Angeles/Maui/Kauai/Los Angeles.

Alojamiento y transporte

Nuestro alojamiento en Kauai fue a través de Airbnb, un apartamento equipado con lo esencial situado en Princeville. La situación era muy buena, a pocos minutos en coche de la bella Hanalei, y a poco más del comienzo del trail de Kalalau, que era nuestra principal actividad. Del aeropuerto está a 45 minutos sin tráfico. Si volviera a Kauai sin duda buscaría alojamiento en Hanalei. Un pueblo bonito donde los haya, rodeado de naturaleza salvaje, playas, buenos y baratos bares y sobre todo, un ambiente desenfadado y alegre, donde andar en chanclas todo el día o descalzo… si no llueve. El precio del apartamento fue de 80 dólares por dia. Había una cama doble y un sofá cómodo donde perfectamente podría dormir otra persona. En la ciudad de Kapa´a hay hospedajes más económicos. También existe la posibilidad de trabajar a cambio de alojamiento buscando en Workaway, donde hay varias ofertas para todas las islas de Hawaii.

En el aeropuerto puedes conseguir mapas de todo tipo, info con descuentos además del mapa que proporciona la aerolínea. Allí alquilamos un 4×4 orientados por las recomendaciones de los foros. Esta es la isla más salvaje de todas, y habrá caminos donde agradezcas llevar este tipo de vehículo.
Kauai tiene una sola carretera principal que rodea la isla casi por completo. Pero no puedes dar la vuelta completa a través de ella ya que se corta en la parte noroeste por la presencia de Nā Pali. No existe transporte público salvo los taxis, así que la única opción es el alquiler de coche o moto o hacer autostop.

¿Qué hacer en Kauai?

OESTE

Tenemos el Polihale State Park donde encontramos la playa con el mismo nombre. Un buen lugar de acampada y un mejor lugar desde donde observar uno de los mejores atardeceres de la isla.

Es complicado llegar, ya que la mayoría de caminos son de tierra y llevar un 4×4 facilita mucho el acceso. Es más, muchos de los habitantes locales llevan hasta la misma playa su coche y aparcan justo al lado de su tienda de campaña. Esta es una práctica muy habitual en la isla, y sobre todo al caer la tarde, observas a los grandísimos todoterreno adentrarse en la misma arena para observar el atardecer desde la parte posterior de la pick up o los maleteros abiertos. Y no viene mal, pues las lluvias repentinas son muy habituales y nada te garantiza que el sol que brilla ahora dentro de media hora esté cubierto de nubes.

SUR

Tenemos dos parques nacionales importantes

  • Waimea Canyon State Park
  • Kōke´e State Park

Esta página ofrece información útil de los trails: distancias, dificultad, tiempos, accesos y recomendaciones. La mayoría de parques permiten la acampada libre y al parecer en muchos lugares espectaculares, tal vez acampes sola o con pocos vecinos.
Nosotros solo visitamos el Waimea Canyon, al que llaman el Gran Cañon de Hawaii y no es de extrañar, ya que sus formaciones rocosas rojizas contrastan con el verde característico de la isla. Tienes varios miradores desde donde admirar su grandeza.

Pero si lo que quieres es una aventura más intensa, adéntrate en el Kukui Trail, 8 kilometros de dureza extenuaste que se ven recompensados con la vista espectacular de las formaciones rocosas de Waimea antes de entrar al bosque y llegar al río. Poca gente se aventura en este camino, debido a su dureza, pero si estás preparada físicamente será uno de los mayores disfrutes del viaje.

IMG_1425

Po´ipu

Esta preciosa playa al sur de la isla es la típica estampa que esperamos ver cuando venimos a Hawaii. Con arena blanca, vegetación frondosa a escasos metros, aguas cristalinas, y altas palmeras ondeantes en la dirección del viento. Dispone de varias zonas habilitadas para hacer barbacoas y también otras techadas para picnic a escasos metros del agua. En esta área hay muchos lugares recomendables para hacer snorkel como son:
– Baby Beach
– Koloa Landing
– Po´ipu Beach park

IMG_1455
En Koloa Landing tuvimos la suerte de encontrarnos con una familia de tortugas enormes que pasaban un rato en la playa. Podías acercarte y grabarlas de cerca y eso fue una experiencia magnifica.

Cerca de Po`ipu está el Spouting Horn Beach Park, un blowhole que expulsa agua a varios metros de altura cuando hay oleaje fuerte. Aparte de observar el agua tambie´n se escucha un fuerte silbido que explica una leyenda hawaiana:

Antiguos hawaianos creían que este litoral, una vez, estuvo custodiado por un lagarto gigante llamado Kaikapu. Todo el mundo tenía miedo de él porque se comía a cualquiera que tratara de pescar o nadar en la zona. Un día, un joven llamado Liko entró en el océano para burlar al lagarto. Kaikapu lo atacó, pero Liko metió un palo afilado en su boca, nadando debajo de la lava, y escapó a través de un pequeño orificio a la superficie. El lagarto siguió a Liko y se quedó atascado en el tubo de lava. A día de hoy, se puede oír el rugido del lagarto y ver su aliento pulverizado a través del agujero.

ESTE

Tomando la carretera 583 llegas a las Wailua Falls, unas cascadas impresionantes que puedes admirar desde lo alto o adentrarte hasta su base por caminos abiertos y mal indicados en sus alrededores.

IMG_0874
Al final de la carretera 580 accedes a la caminata Blue Hole. Este trekking requiere de al menos 12 horas y es extremadamente complicado. Se recomienda contratar guías locales ya que muchos tramos no constan de un camino abierto y la desorientación puede llevar a pasar la noche allí. Este trekking lleva ni más ni menos que a uno de los puntos más húmedos del planeta (Wai`ale`ale) y ostenta un récord guiness de precipitaciones en el año 82. Su nombre indica “agua desbordada” y es que de todos lados fluye agua que recorre las montañas ladera abajo. Una recompensa increíble para un gran esfuerzo.

napali1

 

En esta zona nos encontramos con dos lugares para practicar surf:  Wailua Bay y Kealia Beach. Encontrarás varios establecimientos donde alquilar el material que necesites, por horas o días, previa fianza.
Al norte por la 56 nos encontramos con Kapa´a, un pequeño pueblo de ambiente joven con buenas playas y alojamiento más económico que el resto de pueblos.

 

NORTE

En el norte nos encontramos con el Kilauea, que significa “escupiendo” o “propagandose mucho” es el volcán mas activo de Hawaii y uno de los más activos del mundo. Desde aquí se accede a una caminata de aproximadamente 4 horas. Puedes ver tubos de lava, llegar al cráter, ver la caldera. Desde AQUÍ obtienes una guía gratuita en inglés para informarte: historia, fauna y flora, mapa…

Si tu presupuesto es abultado incluso puedes alojarte en el único hotel que se encuentra en el borde del parque nacional y observar boquiabierta la caldera desde donde escupe lava el volcán.

Volcano-House-Crater-Glow-View

 

Siguiendo la Kūhiō Highway (56) llegamos a Hanalei, un buen lugar para relajarse tomando cerveza polinesia o hawaiana, o paseando por sus rústicas calles y observar cómo las finas cascadas caen desde las cumbres verticales que casi siempre tapan las nubes. Buen lugar también para la práctica de surf, con olas largas, y para ver unos de los mejores atardeceres que puedas haber visto jamás, en la playa de Hanalei al lado del Hanalei Pier.

 

IMG_1400

IMG_1010
Más al oeste, continuando la carretera hacia Nā Pali nos cruzamos con dos sitios perfectos para bucear Tunnels Beach y Ke´e Beach; en este último también se puede hacer snorkel.

Ke´e Beach tiene una belleza especial, no solo por los arboles que hunden sus raíces profundas en la misma arena, ni por el agua cristalina que llega hasta la orilla, tampoco por la arena blanca y ni siquiera por los gallos y gallinas que campan a sus anchas por toda la isla, sino por la vista privilegiada que ofrece de la increíble costa de Nā Pali.

IMG_0856

 

Nā Pali se presenta ante ti con sus escarpadas laderas y sus bordes afilados, que bajan en picado hasta el océano furioso que golpea con fuerza la montaña. Se puede visitar de varias formas: en helicóptero, barco o andando. Jamás en coche. Su caprichosa meteorología la hace una senda peligrosa. Ya de por si el camino es duro, pero si llueve (lo cual es muy habitual) es muy probable que cierren la senda. Y adentrarte en ella es arriesgado y peligroso. Si te encuentras con un responsable del parque por allí te dirá que está totalmente prohibido y que si bajo tu responsabilidad decides entrar y sucede un accidente, los gastos del rescate correrá a tu cargo y estos ascienden a varios miles de dólares. Así que es importante consultar la meteorología, madrugar, ir bien equipado y con provisiones y agua para el día y un poco más.
Kalalau trail
En los foros se mencionan los múltiples accidentes (en ocasiones mortales) que se producen en este trekking. Y es que hay zonas donde el agua invade el camino y este se hace resbaladizo. Otras donde el espacio es mínimo y pasas a escasos centímetros del borde del acantilado. Zonas donde hay gran riesgo de desprendimiento de rocas, más si caen lluvias y es algo fácil de comprobar ya que el camino está lleno de piedras de diferente tamaño que más de una vez te hace mirar con temor el techo rocoso bajo el que circulas.
Hay diferentes paradas: la más cercana y habitual está a dos millas (solo de ida) y es donde el 80% de la gente que visita Nāpali hace su final del camino. Se llega a Hanakāpi´ai, una playa de fuerte oleaje llena de piedras que los aficionados al Stone Balance consideran su templo.

IMG_1123

IMG_1194

 

Conviene madrugar porque el camino se llena de gente y es bastante engorroso tener que hacer cola para pasar por sitios más estrechos. Además de que el parking es muy limitado.
Aquí el camino se bifurca y puedes tomar varios senderos, el de vuelta (2 millas), a las Hanakāpi´ai Falls (2 millas más desde este punto, 4 para volver al coche). Hanakoa (6 millas desde el comienzo, 12 de ida y vuelta) y Kalalau (12 millas de ida, 24 i/v)

IMG_1357

IMG_1150

 

La frondosa vegetación espera impaciente al borde del camino y al mínimo descuido invade cualquier paso que las personas hayan trazado, el verde es color predominante y el agua que emerge de las entrañas de la tierra sacia la sed aventurera con la que llegas a la isla. El espíritu Aloha te invade desde el momento que bajas del avión y nada ni nadie te hará olvidar los increíbles paisajes que tus ojos han contemplado.

Mahalo (gracias) por haber leído este post y ¡muy buenas rutas!