Escrito por: Manoli Benítez.

…Día 5 de agosto, me encuentro donde todo comenzó: en Bangkok, aquí finaliza mi etapa en Asia, aunque tengo claro que volveré por muchas razones pero la más importante es que en este viaje he “REAPRENDIDO” millones de cosas, como por ejemplo que el futuro no existe, que no hay nada que pueda hacer para planearlo, que un simple mensaje puede cambiarlo todo, o una tormenta, o un avión que se retrasa, o un bus que no llega.

Reaprendí que puedo sentirme más agusto con un desconocido que al lado de muchas personas que ya conozco. Que el dinero es necesario pero efímero y daña mucho si de él depende nuestra rutina o nuestra forma de ver la vida.

CIMG0907

  Reaprendí sobre la felicidad de los momentos simples como el olor de un buen café, el olor a ropa limpia, una puesta de sol, un zumo fresco, del agua del mar rozándote los pies…

IMG-20150406-WA0006

  Reaprendí acerca del fracaso y que debería ser una palabra suprimida en el diccionario porque no existe, sólo existen las subidas y bajadas y lo aprendido mientras tanto.

Durante este tiempo también he estado en distintos escalones inventados por la sociedad pero sin sentirme ni menos ni más, porque el dinero y el éxito no nos definen como personas, solo si así lo queremos.

No sé cómo hubiese aprendido todo esto sino fuese viajando, tampoco sé si mi vida vaya a ser así mucho tiempo, si encuentre a la persona que me acompañe aquí o allá, si vaya a tener más o menos dinero, si alguien me conozca y me quiera en su vida por lo que hago ahora o sólo muy pocas sepan que existo, si voy a ser mamá algún día o no, solo sé que estoy donde he decidido estar y que vuelvo sólo porque así lo siento. Y eso es suficiente para saberme feliz HOY, mañana no lo sé y tampoco me preocupa.

Reaprendí que el cambio es algo curioso y que no todo el mundo es capaz de aceptarlo. Durante el viaje me han pillado muchas sorpresas y resulta que de repente ya las cosas no son como eran, tu mundo se ha transformado. Todo es incierto y no hay vuelta atrás, sólo debes ser valiente, aceptarlo y disfrutarlo.
Cuando viajas es así, la vida te mira a la cara día tras día sin más.

20150710_083058

Viajar también me sirvió para perdonarme errores imperdonables, también para intentar olvidar a personas inolvidables, me decepcioné de personas que pensé que nunca me fallarían, sonreí cuando no podía, hice amigos eternos, pensé que moría de la tristeza por un abrazo de un amigo, tuve miedo de perder a gente, incluso a alguien especial pero… SOBREVIVÍ y lo mejor de todo es que estoy más viva que nunca. Y aunque aún me faltan dos semanas de aventura en Londres puedo sacar dos reflexiones importantes:

  • La primera es que el que arriesga no pierde nada y que a veces perdiendo al final… también se gana.
  • Y la segunda es que vuelvo sin dinero pero más que rica que nunca.

IMG-20150505-WA0046

Y tú, ¿quieres ser también nuestra amiga nómada? Aquí te contamos cómo ¡Anímate!