Es una suerte tener amigos en el extranjero porque cada uno de ellos es un viaje potencial. De la misma forma, tú eres para ellos un futuro viaje. Para mí lo mejor es que le enseñan a una aspectos insólitos de las ciudades. A veces basta con dejar la gran avenida para entrar en un barrio recoleto, agradable y sobre todo… ¡libre de turistas! Esto es lo que me pasaba cuando mi amiga María José vivía en Londres. Los cinco viajes que hice para verla me saben ahora a poco y echo mucho de menos esa ciudad, especialmente la que nunca vi.

De todos mis viajes he elegido cinco pequeños destinos londinenses que me traen muy buenos recuerdos. Seguro que muchas los conocéis. Para las que no, espero que os inspiren en vuestros futuros viajes a Londres. En todos os remito a las estaciones de metro más cercanas, que a veces son orientativas, porque la red de metro londinense es bastante potente.

1.  Kensington Gardens  

Marble Arch (Central line), aunque se puede acceder desde muchas otras estaciones de metro.

“Vosotros mismos no tardaréis mucho en daros cuenta de que será muy difícil seguir las aventuras de Peter Pan si no estáis familiarizados con los Jardines de Kensington. (James M. Barrie, Peter Pan. Cap. I).”

Así empieza Peter Pan, de James M. Barrie, la novela que nos llevó a los Jardines de Kensington una tarde muy fría de diciembre.

Kensington 1

Los Jardines de Kensington quedan unidos a Hyde Park y una apenas nota cuando deja uno para entrar en el otro. Es una delicia pasear por ellos, al igual que por la mayoría de jardines ingleses de Europa. Tienen una forma desordenada y romántica que no tienen los demás. La sensación al pasear por ellos, especialmente si es un frío día de invierno, es de melancolía e introspección. Una delicia. La historia de este es fácilmente accesible en Wikipedia u otras páginas de Internet, así que me centraré en las dos cosas que más me gustaron.

Una es el monumento a Peter Pan, que nos emocionó mucho. Estos jardines son el lugar donde Peter aparece en la novela por primera vez y esta ubicación es la que eligió el autor para levantar la estatua en 1912. Es pequeñita para que los niños puedan apreciar lo bonita que es, con ardillas, ratones, conejos, hadas y otros personajes de la obra trepando hacia Peter Pan, que está en lo alto.Kensington 2bis

La segunda son las cosas que una puede encontrar en un jardín inglés:

… recordatorios como este de lo deprisa que pasa el tiempo.

Kensington 4

… y hasta árboles de elfos. Este es un viejo roble ya muerto convertido en el Roble élfico (Elfin Oak) en 1930. Está oculto detrás de una reja bastante cerrada, por lo que no era fácil sacar fotos de los personajes que están tallados en él. Entre eso, que la luz era ya escasa y que mi cámara de entonces no era gran cosa, las fotos no son para ganar un premio, pero se ven bastante bien las figurillas de los personajes que viven en el viejo árbol, que son un primor.

Kensington 7

Kensington 8    Kensington 9

    Kensington 5

Kensington 6

2.  Pollock’s Toy Museum

Goodge St. (Northern Line).

El Museo Pollock de juguetes es uno de esos sitios modestos que uno no ve en su primera visita a Londres. No es nada espectacular, pero deja un agradable sabor de boca y tiene una atmósfera de tristeza y abandono que resulta muy evocadora.

Pollock 1

Tiene también tienda y una sucursal de la tienda en el turístico Covent Garden, tan frecuentado por los turistas españoles. Ahora mismo estaba viendo los objetos tan bonitos que tienen en su tienda online.
Recuerdo que cuando lo visitamos estaba prácticamente vacío y no había nadie vigilando las salas. Cientos de juguetes viejos de todas partes del mundo se apilaban en las estanterías cogiendo polvo. Había muñecos siniestros que parecían tener vida.

Pollock 2

Triste casa de muñecas noruegas

Triste casa de muñecas noruegas

Caballitos de madera

Caballitos de madera

Sombras chinescas

Sombras chinescas

Los personajes típicos de guiñol inglés, Punch y Judy

Los personajes típicos de guiñol inglés, Punch y Judy

Y hasta un retrato tétrico de una niña que aproveché para llevarme mi foto siniestra del lugar.

Pollock 7

El museo se encuentra en una casa antigua de estrechas escaleras y con poca luz, muy sugerente, casi escenario de película de terror. Lo dicho, un lugar especial, pero no para ver en una primera visita rápida a Londres en la que lo que se busca son emociones más fuertes y lugares más representativos.

3.  Little Venice

Warwick Avenue (Bakerloo Line).

En el barrio residencial de Maida Vale, en la confluencia del Regent’s Canal y el Grand Union Canal, está este precioso y tranquilo rincón en el que empieza un paseo que en cuestión de casi dos horas te lleva a Camden Town. El paseo en sí ya vale la pena, pues vas atravesando una zona de mansiones increíbles a los dos lados del canal y pasas por al lado del zoo. De esa parte no conservo ninguna foto porque iba enfrascada en una conversación muy interesante. Pero sí conservo estas de la parte llena de embarcaciones-casa donde vive la gente. Hay algún bar, un teatro de guiñoles y existe la posibilidad de hacer la excursión en barca. Pero lo mejor es disfrutar del espectáculo de los barcos-casa y admirar el sentido de la decoración que tienen los ingleses, que son en mi opinión los que mejor combinan los colores vivos y suelen aprovechar cualquier detallito para que se convierta en un elemento decorativo espectacular. Por supuesto, les encantan las flores.

Little Venice 4

Little Venice 5

Little Venice 2

Little Venice 3

Little Venice 1

4.  White Chapel

Liverpool Street (Central Line).

Esta parte de la ciudad se adentra en los territorios de Jack el Destripador. Os recomiendo que leáis la novela ilustrada Desde el infierno, From Hell, que es la que nos inspiró ir allí. Poco queda ahora del Destripador, aunque vimos visitas guiadas como esta. Ahora es una zona muy alegre y con mucha marcha. También un buen sitio para salir a comer o cenar, ya que en ella está la famosa Brick Lane, llena de restaurantes indios. Mmmmmmm…
No sé si las fotos os dirán algo. Yo sí pasé un buen rato por ver los lugares del cómic. La iglesia de Christ Church Spitalfields, del famoso arquitecto barroco Nicholas Hawksmoor, da entrada al barrio.

White Chapel 1

Y frente a ella está el mítico pub donde acuden las prostitutas del cómic, muchas de las cuales serán víctimas del Destripador, el pub Ten Bells.

White Chapel 2

White Chapel 3

Era sábado por la tarde y la zona estaba llena de gente tomando copas en las terrazas. Había tanta animación que nos quedamos por allí a tomar algo y a cenar en un restaurante indio tandoori.

White Chapel 4

White Chapel 5

5.  Cementerio de Highgate

Archway (Northern Line).

He dejado lo mejor para el final. ¿Y qué mejor final que acabar en el cementerio? Estos lugares son a veces una buena experiencia en un viaje. Muestran a la perfección las ideas sobre la muerte que hay en las diferentes culturas en el modo de honrar a sus muertos y algunos de ellos son pequeños bosques donde dar un paseo espectacular.
El cementerio de Highgate no es excesivamente antiguo, de mitades del siglo XIX. Tiene dos partes, la Este y la Oeste, esta última más antigua y ya clausurada para el entierro de nuevos muertos. En la parte nueva está la tumba de Karl Marx.
No hay una boca de metro cercana, así que hay que llegar dando un agradable paseo por un barrio residencial muy tranquilo. En la puerta te hacen esperar, ya que las únicas visitas posibles a la zona antigua son guiadas.Highgate 1

La parte vieja del cementerio está gestionada por una fundación privada, la de los Amigos del cementerio de Highgate, a los que la ciudad de Londres se lo vendió por el precio simbólico de 27 libras. Ellos lo cuidan y llevan las visitas, que son entrañables y simpáticas. El lugar es increíble, tomado por la vegetación, que se ha hecho el ama del lugar. Incluso nos dijeron que allí viven zorros y otra fauna salvaje en libertad. Aunque nosotras llegamos allí sin apenas planearlo y no encontramos casi cola, consultando ahora la página web veo que ahora hay que reservar por anticipado y que los precios han subido. En fin, el turismo llega a todas partes. Suerte haber descubierto este lugar cuando todavía era casi desconocido.
De nuevo mi cámara me jugó una mala pasada. Ante lo verde y boscoso del sitio, no dudé en activar la opción de “Fotos en bosque” o algo así, por lo que me salieron fotos del color de Shreck que luego tuve que arreglar, con unos resultados algo artificiales.
Lo mejor del sitio es el aire de abandono que lo hace parecer mucho más antiguo de lo que es. El musgo crece en la piedra, las raíces han perforado muchas de las tumbas, algunas lápidas se han hundido. Las esculturas son muy distintas a las de los cementerios españoles. Son muy románticas y simbólicas.

Highgate 2

Highgate 3

En esta tumba hay un domador de leones. Es muy bonita.

Highgate 4

Highgate 5

Highgate 6

Highgate 7

Hay una parte, la Avenida Egipcia, formada por un túnel en el que hay varios enterramientos. La moda de Egipto iniciada en el siglo XIX por los descubrimientos arqueológicos en ese país se extendió incluso a la decoración de cementerios.
Highgate 8

Había muchas tumbas con el caballo sin jinete. Nos dijo la guía que en la cultura funeraria de Gran Bretaña eso era símbolo de la muerte.
Highgate 9

Esta tumba es especialmente bonita. Pertenece a Thomas Sayers, un famoso boxeador que quiso que en su tumba estuviera representado su perro.
Highgate 10
La vegetación se ha hecho la dueña del lugar.

Highgate 11

Highgate 12

Highgate 13

Highgate 14

La parte Este del cementerio es de entrada independiente y resulta más “civilizada”. Está todo más cuidado y la vegetación no es tan cerrada ni el lugar tiene un aire tan decadente. Encontramos tumbas muy bonitas como esta.
Highgate 15

Y la tumba de Karl Marx, que es el personaje histórico más importante enterrado en este cementerio, aunque hay otros, como un director de cine e incluso el inventor del sello postal.
Highgate 16

Si os gustan los cementerios, este es un buen ejemplo de cementerio inglés. Además es enorme y un lugar excelente para pasar una mañana.

Esta última visita la hicimos un mes de agosto. El día antes de irnos dimos un paseo junto al Támesis, donde encontramos esta escena tan londinense. Los músicos callejeros de Londres son auténticos profesionales y da gusto sentarse a escucharlos. Fue una buena despedida de la ciudad. ¡Hasta pronto!
Pianista