Córdoba es una ciudad en la que, durante siglos, convivieron Judíos, Cristianos y Musulmanes. Esto la hace una ciudad digna de perderse en ella, por sus callejuelas llenas de flores y naranjos, por sus patios, por su Mezquita, por su Judería, por sus cruces de Mayo, por su Feria, por su comida, por todo esto y mucho más os recomiendo visitar mi preciosa ciudad.

Aquí os propongo una ruta para conocer los lugares que no te puedes perder y poder disfrutar en poco tiempo de esta maravillosa ciudad.

Primer día

Como dice el refrán: “A quien madruga dios le ayuda” y, en este caso, tiene razón ya que si empiezas la ruta bien tempranito podrás ver algunos de los lugares más emblemáticos de la ciudad ¡gratis! Si vas de 08:30 a 09:30 a la Mezquita y al Alcázar de los Reyes Cristianos ahorrarás un total de 14,50€. Si quieres visitar la Mezquita más tarde el precio es de 10€.

Uno de los puntos de partida de esta ruta puede ser La puerta de Almodóvar donde sin darte cuenta, te verás inmerso en el Barrio de la Judería. Callejeando por este barrio encontrarás prácticamente todos los atractivos turísticos, pero si quieres seguir mi consejo, vete directamente a la Mezquita. La Mezquita es uno de los monumentos más asombrosos del mundo entero y la principal atracción turística de Córdoba.

Interior de la Mezquita de Córdoba

Interior de la Mezquita de Córdoba

Después de visitar la Mezquita te recomiendo ir al Alcázar de los Reyes Cristianos está relativamente cerca (con suerte llegaras antes de las 09:30 y también lo podrás visitar de manera gratuita). Si no llegas a tiempo o lo quieres visitar más tarde el precio es de 4,50€

Este monumento fue construido en el siglo XIV por orden de Alfonso XI, pero toma su nombre de Isabel de Castilla y Fernando de Aragón, quienes estuvieron en él durante la segunda mitad el siglo XV preparando la campaña contra el reino musulmán de Granada.

Jardines del Alcázar de los Reyes Cristianos

Jardines del Alcázar de los Reyes Cristianos

Al salir del Alcázar a mano izquierda encontrarás las Caballerizas Reales. Fundadas en 1570.

Hasta las 10:00 no abren las puertas por lo que podrás aprovechar para reponer fuerzas y tomar el típico desayuno andaluz que consiste en zumo de naranja natural, café y pan tostado con aceite de oliva y tomate natural. Al lado de la Puerta de Almodóvar es buen sitio para ello y así de paso aprovechas para ver bien esa parte de la muralla y sus bonitos jardines.

Recomiendo volver a entrar por la Puerta de Almodóvar y hacer una parada en La Sinagoga. Es una de las tres más importantes de España. La entrada es gratuita y abren todos los días a las 09:00 horas excepto los lunes.

Después de visitar la Sinagoga puedes volver a las Caballerizas reales que ya estarán abiertas. La entrada es gratuita y abren todos a excepción del lunes.

Saliendo de las caballerizas a mano izquierda está el Barrio del Alcázar viejo que es famoso por sus patios populares.

No os podéis perder el grupo de esculturas de bronce, en homenaje a todos aquellos vecinos que cuidan de los patios de la ciudad y cuya labor ha permitido que la Unesco declare Patrimonio Inmaterial de la Humanidad la Fiesta de los Patios de Córdoba. Están situadas en este barrio en la plaza Manuel Garrido Moreno, al final de la calle Martín de Roa.

Escultura de una anciano y un niño en homenaje a los patios de Córdoba

Escultura anciano y un niño en homenaje a los patios de Córdoba

Las obras han sido diseñadas por el escultor José Manuel Belmonte. Estas estatuas forman un grupo escultórico que representan el pasado, el presente y el futuro de la fiesta. La escultura que podemos ver en la foto representa el pasado y futuro, o lo que es lo mismo, la transmisión de la tradición, simbolizado en la maceta que el abuelo tiende a su nieto, quien subido a la escalera, le está ayudando en el cuidado del patio.

Hay una tercera escultura de la que hablaré cuando paseemos por la zona en la que está  instalada.

Te animo a perderte por las calles de este precioso barrio y visitar uno de sus patios que está abierto todo el año de forma gratuita. Se llama Casa patio, está ubicado en la calle San Basilio 50-54. ¡Estoy segura que te gustará!

Casa patio

Casa patio

Si sigues caminando por esta callejuela puedes llegar hasta la Puerta de Sevilla, otra de las puertas de la muralla que defendía la antigua ciudad.

Una vez terminado este recorrido seguro que tienes hambre, vuelve hasta la Mezquita para ir a tomar un pincho de tortilla y una deliciosa tapa de salmorejo en la Taberna Santos. Este bar es conocido en casi todo el mundo por sus increíbles tortillas de 20 huevos. ¡Son enormes! Ganó un premio hace unos años. El bar es muy pequeñito pero podrás comprar tu tapa y tomarla en la calle disfrutando del sol como lo hace todo el mundo.

pixlr_20160309152931131_20160309172904233

Tapeando en la taberna santos

Después de haber repuesto fuerzas, puedes ir a la Calleja de las Flores, sin duda uno de los rincones más bonitos de la judería. Esta se encuentra al lado de la Mezquita.

Calleja de las flores

Calleja de las flores

Si te gustan los museos, caminando unos minutos está el Museo de Bellas Artes, ubicado en la Plaza del Potro, una plaza con mucho encanto. Está ubicada en el barrio de la Ajerquía.

Por la tarde, de lunes a sábado hasta las 19:30 podrás visitar Medina Azahara. La fastuosa y misteriosa ciudad que Abd-al Rahman III mandó construir a los pies de Sierra Morena, a ocho kilómetros de la capital.

Si no dispones de coche podrás coger la línea de bus 01 desde el centro, te dejará a unos 0,5 Km de donde tienes que ir a buscar las entradas para después poder subir al conjunto arqueológico. El precio es 1,30€. Esta es la opción más barata ya que también hay buses turísticos que te llevan directamente, pero tendrás que pagar más de 8€.

Para subir a ver las ruinas puedes subir en autobús, el precio es 1,30€ también. Yo aconsejo subir caminando. Son sólo 2,5 Km y el paseo es muy agradable.

Otra cosa que no debes perderte es pasear por el Puente Romano y ver las impresionantes vistas de la Mezquita desde el otro lado del río. Podrás tomar unas preciosas fotografías. A mi especialmente me gusta ir al atardecer o por la noche. Las vistas con todo iluminado lo hace aún más especial.

Vistas a la Mezquita desde el puente romano

Vistas a la Mezquita desde el puente romano

Segundo día

En la ruta del primer día ya habrás visitado casi todos los lugares de interés, pero todavía hay algunos reservados para este segundo día.

Puedes empezar la ruta visitando El  Palacio de Viana ubicado en la Plaza de Don Gome en el Barrio de Santa Marina. No hay opción de verlo gratis, pero para mí merece la pena pagar su entrada ya que incluye una visita guiada de 1 hora por sus 12 patios y el interior del palacio.

A continuación, acércate hasta la Puerta del rincón. Se encuentra situada en la intersección entre las calles Alfaros e Isabel Losa. Aquí encontrarás la tercera escultura del grupo que he hablado anteriormente. Muestra a una mujer regando las macetas de la pared mediante la tradicional caña. La  escultura que podemos ver en la foto representa el presente de la tradición encarnado en la figura femenina.

Escultura mujer en homenaje a los patios de Córdoba

Escultura mujer en homenaje a los patios de Córdoba

Si continuáis por esta calle un poquito más abajo a mano derecha te encontrarás la Cuesta del Bailío, una de las entradas de la muralla que comunicaban la Ajerquía con la Medina. Al fondo de la misma se divisa la Casa del Bailío, con una bella fachada renacentista. A partir de esta conocida calle se accede a la Plaza de Capuchinos, presidida por el afamado Cristo de los Faroles. Esta imagen es una de las más singulares de Córdoba.

Volviendo a la calle Alfaros, encontrarás al final de la misma el Ayuntamiento y justo a su lado hay restos de un Templo Romano.

Restos romanos

Restos romanos

Subiendo la calle llegarás a la Plaza de las Tendillas, es una de las plazas más importantes de la ciudad. Está ubicada en el centro, en este encontrarás todo tipo de comercios y restaurantes.

Una vez termines tus compras, dirígete a la Plaza de la corredera, otro de los lugares más emblemáticos de la ciudad. Sin duda mi plaza favorita. En ella podrás encontrar muchos bares con terrazas y si hace sol puedes pasar un rato muy agradable bebiendo algo fresquito y degustando alguna tapa típica de la cocina cordobesa. En esta plaza se encuentra el Mercado de Sánchez Peña.

Después de esta ruta ya habrás conocido todos los lugares imperdibles de Córdoba, pero si todavía estás con ganas de caminar, piérdete de nuevo por el barrio de la Judería, camina por sus calles sin dejar de pasar por la Calle de la Hoguera y la Calle del Pañuelo. ¡Tienen un encanto especial!

La mejor época para venir a visitar Córdoba es durante la primavera. En esta estación la ciudad está más bella que nunca, toda llena de flores y la temperatura es muy agradable. Si tienes la suerte de venir en el mes de Mayo seguro que podrás disfrutar de alguna de sus fiestas populares. Si no puedes venir en esta estación, otra ocasión puede ser en otoño ya que el verano suele ser demasiado caluroso.

Hace un par de meses tuve la suerte de compartir parte de este recorrido con dos de mis compis nómadas. Ellas quedaron encantadas con mi ciudad, espero que tu también lo hagas cuando vengas a descubrirla y a perderte por sus calles. Si necesitas ayuda, no dudes en escribirme y te ayudare a planear tu visita.

IMG-20151212-WA0049

Callejeando con mis nómadas

Si te gustó la ruta, no te pierdas el siguiente post sobre la gastronomía y fiestas populares de Córdoba.