Hace años que tenía ganas de conocer la costa del Algarve. Era una de las zonas que me quedaba por conocer de Portugal, país en el que viví durante dos años en la preciosa ciudad de Oporto, por el que he viajo desde el centro hasta el norte, pero del sur no conocía nada y me moría de ganas por hacerlo. Este verano por fin, he tenido la suerte de conocer este paraíso portugués.

Durante 7 días recorrí varias playas del Algarve en furgoneta, sin muchos planes, sin horarios, sin prisas, dejando que todo fluyera.

Antes de salir de ruta leí algunos post en blogs de viajes y pedí recomendaciones a María del blog Nómada del S.XXI que en estos momentos anda viviendo por allí. No hay nada mejor que recibir recomendaciones de una viajera que conoce la zona de maravilla. Mil gracias linda =)

También me descargué la aplicación Maps.me, los mapas de las zonas por las que iba a viajar y marque todos los lugares que tenía interés en visitar.

Vistas de la Playa da Marinha

Algunas recomendaciones a tener en cuenta antes de comenzar la ruta:

  • Realizar una revisión al coche, por seguridad en carretera y para evitar sustos durante el viaje.
  • Instalar la aplicación Maps.me para el móvil, es un GPS que funciona genial sin necesidad de internet, es muy útil.
  • Instalar la aplicación Furgo Pefectos para el móvil, es una aplicación donde podrás encontrar los puntos de pernocta de los usuarios de esta app y de furgovw, es de gran ayuda.
  • Llenar el depósito en España. Los precios son más baratos y podrás ahorrar unos euros. Que nunca viene mal.
  • Los municipios principales disponen de supermercados más económicos en los que te podrás ahorrar unos euros.
  • Llevar siempre agua y algo de comida en la furgo para los recorridos más largos y las playas más salvajes que nos disponen de chiringuitos ni restaurantes cercanos.
  • Las duchas públicas sólo las encontrarás en algunas playas. Escribiré en los posts las que he encontrado en mi ruta.
  • Llevar zapatillas para el agua, algunas playas y calas son de roca y lo ideal es bañarte con este tipo de calzado para evitar heridas.
  • Llevar tu kit para hacer snorkel, si te gusta practicarlo. En esta zona disfrutarás de lo lindo.
  • Cambiar la hora. En Portugal es 1 hora menos que en España.

Playa da Marinha

Ruta

Durante 7 días recorrimos el Algarve por la carretera de costa N-125 con la que podrás realizar cualquier trayecto sin tener que pagar por circular. Si deseas tomar esta vía tienes acceso de forma libre a través de la A-22, debiendo abandonarla en las dos primeras salidas con dirección a Castro Marim o Monte Gordo-Altura. Si continúas sin salirte las cámaras empezarán a tomar fotografías de tu vehículo y tendrás que pagar los peajes, pero si la abandonas en alguna de estas dos salidas no tendrás que pagar absolutamente nada, ni siquiera tienes que parar en ningún sitio al cruzar la frontera (cabinas de tele-peaje).

1ª parte de la ruta: Castro Marim – Isla de Tavira – Pego do Inferno – Olhão – Praia dos Arrifes – Praia da Galé –  Praia da Albandeira – Praia de Benagil -Praia da Marinha – Praia dos Três Irmãos.

Playa da Albandeira

Día 1

Salimos de Córdoba a media noche para evitar pillar tráfico e ir más tranquilxs. Cuando pasamos la frontera nos dirigimos hacia Castro Marim y pernoctamos en la zona de caravanas gratuita que hay habilitada en el pueblo al lado del castillo.

Cuando nos despertamos por la mañana seguimos nuestro camino y fuimos a Tavira donde pasamos parte del día en la isla de Tavira. Es una isla de arena dorada de unos 11 km de largo, situada a lo largo de la costa de Algarve, al sur de la ciudad de Tavira, y que es parte del Parque Natural da Ria Formosa.

Para acceder a ella hay que tomar un barco. El precio es 2€ ida y vuelta. Los barcos salen cada 30 minutos, a las en punto y a las y media.

Aparcar en la ciudad Tavira es un poco complicado y de pago en casi todas las zonas, pero después de dar unas vueltas aparcamos al lado del mercado que era gratis.

Vistas desde el barco camino de la Isla de Tavira

Nosotrxs en cambio continuamos nuestro camino y terminamos la tarde en Pego do Inferno. Se trata de una cascada de unos 3 metros que conforma un pequeño lago. Esta localizada en San Esteban a unos 8 km de Tavira.

Este es un lugar ideal para disfrutar del relax y tranquilidad en un entorno idílico y también para divertirse saltando desde lo alto de la cascada o desde una cuerda situada en el árbol de la imagen. Sin duda fue una magnifica elección para terminar la tarde.

Pego do Inferno

Cuando empezó a caer el sol seguimos nuestro viaje y paramos en Olhão. Nos dirigimos hacia el paseo de la Avenida 5 de Outubro donde sacamos nuestra mesita y nos preparamos la cena. Esa noche pernoctamos en un aparcamiento de tierra en la Rua das Praínhas, al lado del paseo donde cenamos.

Día 2

Cuando nos despertamos continuamos nuestro viaje en dirección Albufeira y pasamos la mañana en la playa dos Arrifes, situada al oeste del municipio. Es una cala pequeña que se encuentra protegida de los vientos por acantilados bajos y erosionados, donde se pueden observar algunas de las grutas tan características de la región del Algarve. La playa está dominada por tres imponentes rocas que dan lugar al otro nombre que recibe esta cala – Tres Penecos.

Es una cala bonita y se puede hacer snorkel en ella, pero al ser tan pequeñita cuando sube la marea no queda prácticamente sitio para poner las toallas. Nosotrxs nos fuimos por este motivo y seguimos camino en busca de otra playa.

Después de dar unas cuantas vueltas y de no encontrar aparcamiento cerca de la Playa de São Rafael que era la siguiente playa que queríamos visitar, desistimos y nos fuimos a Playa da Galé. En esta playa almorzamos, nos dimos un baño y nos fuimos. Estaba abarrotada de gente y no nos gustó mucho.

Seguimos camino en dirección al siguiente municipio Lagoa y paramos en Playa da Senhora da Rocha. Es un pequeño arenal enclavado entre altas escarpas bañado por aguas cristalinas y tranquilas. Al Oeste, la playa está limitada por una pinta rocosa, que la separa de Playa Nova. Se puede acceder a esta cala mediante un túnel excavado en la roca.

 

Playa da Senhora da Rocha

Esta playa me gustó mucho, pasamos un rato muy agradable. Coincidió con que era la semana pirata en el pueblo y de repente aparecieron una veintena de personas en la playa vestidas de piratas, cantando y bailando que se dirigían a la orilla para recibir a un barco pirata. ¡Muy curioso!

Piratas en la Playa Senhora da Rocha

Esta playa dispone de duchas. Para los que viajáis en furgo y dormís en ella es un dato importante a tener en cuenta.

Después de darnos una ducha nos dirigimos hacia la Playa da Albandeira para pasar allí la noche. Este lugar me enamoró desde que entramos con la furgo en el parking. En él había más furgos y caravanas, las vistas eran preciosas, la playa súper salvaje y como broche final había mesitas y bancos de madera mirando al mar, ¡qué más se puede pedir! Disfrutamos de una cena muy especial y nos fuimos a dormir deseando que amaneciera para ir a explorar la zona con la luz del día.

Merendero de la Playa da Albandeira

Día 3

Cuando me desperté me puse mis sandalias de trekking y me fui a explorar la zona caminando por lo alto de los acantilados. Quería ver las vistas al mar y el arco que forman las rocas que tiene el mismo nombre de la playa. ¡El paisaje es espectacular!

Para acceder a la Playa da Albandeira hay que bajar unos escalones de madera. En el lado derecho de esta hay un pequeño agujero por el que se puede pasar y acceder a la otra zona de la playa cuando la marea esta baja. No os la perdáis por nada del mundo, es preciosa.

Arco da Albandeira

A mí fue una de las playas que más gusto de todo el viaje, me encantan los sitios salvajes, tranquilos y alejados de las multitudes y esta playa lo tenía todo. ¡La recomiendo al 100%!

Si tenéis pensado ir a cenar o almorzar llevar provisiones y agua suficiente. No hay chiringuito en la playa y los supermercados para comprar están lejos.

Lado derecho de la Playa de la Albandeira

Después de pasar un rato muy agradable en esta playa y de hacer snorkel nos fuimos en busca de la famosa cueva que sale en todas las fotos típicas del Algarve. Esta cueva se encuentra en la Playa de Benagil, en el pueblo con su mismo nombre.

Esta playa queda situada en uno de los tramos más bonitos de la costa algarvía, donde las escarpas recortadas forman grutas y cavernas.

Al ser una de las más bonitas de la zona está bastante concurrida, pero sin duda merece una visita. Nosotrxs llegamos a la playa con un objetivo claro, ver la cueva de las fotos y lo conseguimos. Llegamos a ella nadando desde la playa. Hay que nadar un poco, pero el esfuerzo sin duda merece la pena ¡Es una pasada!

Cueva de la Playa de Benagil – Imagen blogturismo.com

Desde esta misma playa salen barcos que hacen paseos de 1 hora aproximadamente y el precio es de 25€. No puedo dar mucha más información porque no lo hicimos.

Cuando llegó la hora de almorzar nos dirigimos hacia nuestra furgo. La teníamos aparcada en el pueblo en una zona arbolada con bastante sombra, sin edificar ni asfaltar, parecía que estábamos en medio del campo. Sacamos la mesa y las sillas y nos pusimos a cocinar. Disfrutamos de una comida muy agradable.

Después de reponer fuerzas y descansar un rato decidimos movernos e ir hasta Playa da Marinha. Es más grande que la anterior y muy recomendable. Tiene un parking amplio que da acceso a las escaleras para bajar a la playa.

Esta bellísima playa está rodeada por un acantilado alto esculpido por la erosión, en un rincón de naturaleza preservada, en estado casi salvaje. Esta considerada como una de las cien mejores playas del mundo.

Antes de bajar a la playa, disfruta del paisaje que se divisa desde lo alto del acantilado que le da acceso y, después, de recorrer la larga escalinata llegarás a un arenal bañado por un mar de aguas azules turquesas y verdosas.

Vistas desde lo alto del acantilado de la Playa da Marinha

Después de disfrutar un ratito de esta playa volvimos a la Playa de Benagil para tomar una ducha y continuar el viaje. Por la mañana vimos que esta playa tiene duchas y no queríamos desaprovechar la oportunidad, ya que no todas las playas disponen de ellas.

La idea era parar en Portimão, pero lo poco que vimos con el coche no nos gustó nada de nada. Edificios altos, muchos hoteles, un montón de tráfico por toda la ciudad… Paramos a hacer unas compras en el supermercado y seguimos nuestro camino hasta la Playa dos Três Irmãos en Alvor. Aparcamos en el parking de la playa y aquí preparamos nuestra cena y pernoctamos esa noche.

En los lugares que elegimos para pernoctar no tuvimos ningún problema con la policía. Portugal es el país perfecto para viajar en furgo o en caravana.

Si te ha gustado la ruta y quieres continuar descubriendo la costa del Algarve conmigo, ¡no te pierdas el final del viaje en la 2ª parte, puedes leerla aquí!

La 2ª parte continua por los siguientes pueblos y playas: Praia dos Três Irmãos – Praia Dona Ana – Praia do Camilo – Ponta da Piedade – Praia do Porto de Mós – Sagres – Praia da Mareta – Praia Beliche – Cabo de San vicente – Forte de Santo António de Belixe – Fortaleza de Sagres – Vila do Bispo – Praia do Castelejo – Praia da Cordoama – Praia do Amado – Praia de Vale Centianes – Praia do Carvalho.

Aún quedan muchas playas y lugares lindos por descubrir. ¡Que no pare el movimiento!