No puedo comenzar mi andadura bloguera si no empiezo por el principio, Valencia. Llevo años viajando, pero hace relativamente poco tiempo me he empezado a interesar por mi ciudad. La rutina, las mismas vistas hacen que no valores que haya mucho por descubrir en tu propio entorno, pero si otros dedican sus vacaciones a ella, por qué no hacerlo yo cualquier día. Y por qué no, de paso poder guiar a tus invitados sabiendo lo que haces.

Pues bien, Valencia es relativamente pequeña, tiene una temperatura agradable la mayoría del año, es accesible y es entretenida.  El ocio varía según la época del año, la mayor afluencia de gente se concentra en una semana de marzo, concretamente del 15 al 19. Son las fiestas locales, las Fallas y realmente es algo digno de vivir.

Venir preparado mentalmente a las aglomeraciones, colas, atascos y demás es la peor parte, a cambio la ciudad te devuelve un tiempo extraordinario, un ambiente inigualable, fiesta y diversión. Los peatones invaden la carretera y a cualquier hora del día tienes un plan.

image

Playa de la Patacona

En cuanto llega mayo, el tiempo te brinda días de playa, incluso en abril podría decir. Día de playa como tal, ya que durante todo el año la gente acude a pasear y hacer deporte. A partir del 1 de junio y hasta el 31 de agosto los servicios de transporte son completos y puedes llegar desde cualquier punto.  Por la noche en verano, pasear por el paseo marítimo es muy agradable. La temperatura, la gente o los puestos callejeros te hacen pasar un buen rato. Además, en los jardines de Viveros, todas las semanas hay conciertos.

A principios de noviembre llega a Valencia el Gran Premio de la Comunidad Valenciana de motos. Durante unos días la ciudad se llena de motos y moteros. El tiempo vuelve a acompañar por esas fechas, y el ambiente y la fiesta reina por diversos puntos de la ciudad. Aunque el circuito se encuentra a unos kilómetros de la ciudad.

 En definitiva, Valencia es mi ciudad y toda la zona de Levante, en general, es extraordinaria. Además,  se conoce en poco tiempo. Te propongo una ruta rápida:

Empezando en la Ciudad de las Artes y las Ciencias, vista rápida desde el puente l’ Assut de L’ Or ( su nombre significa Azud de Oro, y es un homenaje a las estructuras que servían para elevar el nivel del cauce del río Turia y regar las huertas de alrededor). Visita a la ciudad con el palacio de Príncipe Felipe, Hemisferic y sobre todo vista desde L’ Umbracle.

image

L’ Umbracle

Continuamos por el antiguo cauce del río Turia, ahora habilitado para el ocio y deporte. Pasamos por al lado del Gulliver, una escultura de 70 metros desde donde los niños juegan en toboganes y escaleras. Y representa el momento donde Gulliver es apresado y atado por los liliputienses.

Este paseo se merece un recorrido de ida y vuelta por el cauce. Hay ocio por doquier, desde la mencionada Ciudad de las Artes, hasta bares, explanadas de césped donde pasar un rato tumbado bajo la sombra, lugares para hacer deporte, el Palacio de la Música y el parque de Cabecera en el otro extremo. De vuelta, subimos por el puente de Aragón y accedemos al centro dando un paseo por la Gran Vía Marques del Turia, por el parque central donde se encuentran árboles centenarios de hasta 20 metros de altura. Y llegar hasta el barrio de Ruzafa.  Comer, pasear por el mercado y por sus laberínticas calles o salir de copas. Este renovado barrio, tan de moda ahora, mezcla varias culturas, es epicentro de las fallas y es céntrico y accesible.

Volvemos sobre nuestros pasos y nos dirigimos hasta hacia el centro pasando antes por el Parterre. Después tomar la calle de La Paz  (aquí nos podemos desviar por la calle Poeta Querol y visitar el palacio del Marques de Dos Aguas) y llegamos a la Plaza de la Reina donde se encuentra La Catedral y el Miguelete.

Llegaremos hasta la plaza de la Virgen y después nos adentraremos en el barrio del Carmen a través de la calle Caballeros.

image

Plaza de la Reina

En este barrio hay que detenerse. No puedes irte sin haber visitado con tranquilidad este lugar. Por la noche es el mejor momento. Tomarse un agua de Valencia, visitar las Torres de Serranos o las de Quart, sentarse a conversar en la animada plaza del Tossal…

image

Torres de Quart

Abandonamos este barrio por la calle de Bolseria para dirigirnos a la plaza del Ayuntamiento. Vamos a pasar por dos sitios clave:

– El Mercado Central, solo abierto hasta las 15h. Agrupa cerca de 400 comerciantes. De estilo modernista,  es agradable pasear por sus calles llenas de género fresco y su constante murmullo.

– La Lonja de la Seda, patrimonio de la UNESCO desde 1996. Conviene rodearlo para observar sus gárgolas, distintas entre si.

Si bien puedes andar casi toda Valencia en un día, muchos lugares te harán volver y te resultará agradable “perder” el tiempo en ellos. Y a veces los tópicos son imprescindibles, como tomarte una horchata con fartons. Dos nombres que no están en tu vocabulario pero que después no podrás olvidar.

Hasta la siguiente ruta en…