Islandia… ¡Ay, Islandia! Islandia era un país tan diferente y especial para mí como lejano… El caso es que todo llega, claro que sí, las mejores oportunidades suelen presentarse sin forzar e Islandia llamó a mi puerta. Así que, después de soñarlo durante mucho tiempo, por fin recorrí este país hace un par de años.

El recorrido por la isla de 10 días me supo a poco, muy muy poco… Ahora sé que, aunque aquel fue mi primer viaje, de ninguna manera será el último. Islandia, sigue igual, por favor, porque pienso volver… ¡y ver cuánto he cambiado yo!  Más adelante publicaré la ruta que hice en coche siguiendo la Ring Road (carretera nacional que bordea la isla), estos son algunos datos prácticos sobre la tierra de fuego y hielo:

1. Ahorrar en uno de los países más caros (y más seguros) del continente europeo.

Sí, se puede: si haces acampada libre, duermes en campings y, además, ahorras en la comida (si a esto sumas hacer autoestop…). El nivel de vida es caro comparado con otros países europeos, bastante más caro, pero, en contrapartida, a mí me pareció que los islandeses, igual que muchos de sus vecinos nórdicos, gozan de una calidad de vida impresionante. Eso sí: comprar ropa allí es una auténtica locura, procura llevar todo lo que necesites porque si no, la broma de necesitar unos simples calcetines te puede salir cara, unos 12€/par (hablo de unos “decentes” y calentitos, nada del otro mundo).

Los supermercados más económicos son los de la cadena Bónus (los del cerdito-hucha) y hay una diferencia de precios considerable respecto a cualquier otro supermercado en Islandia. Por cierto, las sopas instantáneas están riquísimas y el clima hace que “acompañen” siempre. Encontrar estos supermercados es cosa fácil, se ven desde la carretera y están por toda la isla. Los supermercados Krónan (los de la moneda) son la segunda opción más barata, aún así ya se nota al pasar por caja… ¡mejor comprar en el Bónus!

Islandia también ha sido declarado más de una vez, por diferentes organizaciones internacionales, como el país más pacífico a nivel mundial. En general, es una isla tranquila: hubo días en los que, conduciendo, no nos cruzamos con ningún coche en varias horas, aún siendo temporada alta.

2. Moneda, propinas y regateo.

Corona islandesa (króna), siglas ISK. En islandés Kr.

Cambio aproximado: 1 EUR = 112 ISK*, 1 USD = 100 ISK*.

*Mayo de 2017.

Coronas islandesas. Kr.

No necesitas llevar efectivo para (casi) nada. Puedes pagar cualquier cosa con tarjeta, ¡hasta un paquete de chicles o un café! En los únicos lugares que solo aceptan efectivo es en los puestos de los mercados de artesanía, en cualquier otro establecimiento se puede pagar con tarjeta sin importe mínimo.

El regateo no es común en Islandia. Los restaurantes te añaden a la cuenta un porcentaje por el servicio, por lo que yo consideré que no son necesarias las propinas.

3. Carreteras. Aquí está la aventura.

La web de información sobre carreteras y conducción en Islandia es http://www.road.is/ y el teléfono de información el 1777. Ofrecen un folleto mapa gratuito en pdf que se puede descargar desde esta web, en mi opinión no vale mucho, aunque explica un poco el tema de las carreteras, pero yo prefiero Google maps. Este es el enlace de descarga http://www.road.is/vefur2.nsf/Files/RoadSystem2017/$file/vegakerfid2017-enska.pdf. Lo que sí recomiendo es echar un vistazo a la web, permite hacerse una idea de lo que encontraremos allí, además de poder consultar las cámaras de las principales carreteras.

Ring Road. Sureste de Islandia.

Las velocidades máximas permitidas son de 90 Km/h en carreteras asfaltadas, 80 Km/h en carreteras de grava y 50 Km/h en tramos urbanos. La Ring Road o nacional 1 es la carretera principal (y la única de un solo dígito) que rodea la isla y da acceso a la mayoría de lugares de interés del país y está asfaltada casi en su totalidad, sólo aproximadamente 30 están sin asfaltar. Es muy común en Islandia que las carreteras sean semi-asfaltadas (con tramos de asfalto y tierra) o carreteras de tierra, en buenas condiciones o no, te puedes encontrar de todo.

Para simplificar el sistema de carreteras de Islandia es conveniente saber que de la Road 1 salen carreteras de dos dígitos (en peores condiciones, pero aún transitables por todos los vehículos porque la mayoría están semi-asfaltadas) y de las de dos dígitos salen las de tres dígitos (que son pistas o caminos y que, seguramente, estén en malas condiciones con guijarros y socavones enormes). Después están las carreteras F, que son las pistas de montaña, transitables únicamente por vehículos 4×4. Nosotras procuramos cuidar el coche de alquiler, que no era un todo terreno, e intentamos evitar cuanto pudimos las de tres dígitos. Aún así, por alguna nos tocó meternos y en otra nos tocó dar la vuelta para desandar lo avanzado de lo mal que estaba. 

Carretera 92. Este de Islandia.

La verdad es que conducir en Islandia es relajado siempre y cuando no te la juegue el tiempo, no se puede ir a gran velocidad lo que facilita la conducción. Una de las cosas que me resultó más curiosa es que podías pasar conduciendo toda la tarde y apenas cruzarte un coche o dos, si eso no es conducción relajada… Quitando Reykjavik que sí tenía algo de tráfico, en el resto de carreteras no sientes presión de ningún tipo. Las señales de tráfico también me resultaron curiosas, especialmente las que indican “precaución, animales en libertad”, las más comunes son las que muestran dos ovejas islandesas, pero también las vi con aves volando, con patitos cruzando detrás de una pata grande. Esas fueron las que más me llamaron la atención,  algunas son de los más simpáticas.

Señal de tráfico

Está permitido hacer autoestop. Y, claro está, es la forma más económica de moverse.

4. Alquilar un vehículo.

Islandia es un país que, como yo, una vez lo pises querrás descubrirlo kilómetro a kilómetro y, por desgracia, el transporte público interurbano no es el fuerte del país. Así que alquilar cualquier cosa que tenga ruedas, en mi opinión, es siempre la mejor opción. Es de los alquileres de vehículos más caros que he pagado y, por suerte, compartí con 3 personas más. Nosotras llevábamos el permiso de conducir internacional, pero con el permiso de conducir español es suficiente. Consulta las coberturas del seguro de alquiler porque circular por las carreteras F no suele estar cubierto y, además, encontrarás cláusulas que cubren o excluyen los daños por grava y cosas así. Si las coberturas de los seguros siempre es algo a mirar con lupa, agudiza todos tus sentidos al contratar este en Islandia, tiene lo suyo…

5. Mejor época para viajar a Islandia. 

Islandia es frío, pero menos de lo que imaginas en un principio. O menos de lo que imaginé yo: va a ser verdad eso de que no hay clima frío sino ropa no apropiada. ¡Fan total de la ropa térmica de calidad! Es de clima oceánico, los veranos son templados y luminosos y los inviernos suaves, duros y oscuros por la falta de luz. El tiempo en Islandia es muy variable a lo largo del día: puede hacer un sol de justicia, al rato hacer mucho viento, nublarse, llover, dependiendo de la altitud, sol de nuevo y así continuamente. Prepárate para ponerte y quitarte capas a lo largo del día. En verano las máximas pueden alcanzar los 23ºC y en invierno las mínimas pueden ser de hasta -10ºC en las tierras altas y zonas de mayor altitud.

Atardecer

La mejor época para viajar a Islandia es entre Mayo y Agosto, que es cuando más horas de luz hay. Recomiendo informarse bien de las temperaturas medias y nocturnas si se duerme en campings, la elección del saco de dormir adecuado puede resultar un fastidio al principio, pero es super importante. Yo estuve en agosto y dormí genial, la verdad es que ni pasé frío ni calor por las noches, el saco que llevé era para 0ºC temperatura confort. Respecto a la ropa, lo mismo, son cosas que conviene llevarlas de casa porque en Islandia son caras, echa un vistazo a las temperaturas medias antes de viajar y selecciona prendas de abrigo ligeras. Viajarás con más comodidad.

6. Temporada de auroras, mi sueño sin cumplir.

En Islandia son afortunados y se pueden contemplar las luces del Norte desde finales de agosto, cuando los cielos se van oscureciendo, hasta mediados de abril. En invierno las probabilidades aumentan y también lucen más brillantes por el frío. Se puede consultar la predicción de auroras boreales en Islandia en http://en.vedur.is/weather/forecasts/aurora/. Yo no tuve la suerte de ver ninguna, tendré que volver… ¡qué le vamos a hacer! ¡Encantada! 🙂

7. Está permitida la acampada libre.

Está permitida la acampada libre en cualquier lugar, a excepción de los lugares donde se prohíbe expresamente. También hay campings con más o menos servicios por toda la isla. Hay bastantes webs en las que puedes consultar el listado de campings. Nosotras utilizamos una diferente cada una.

Camping en el lago Mývatn

8. Alquiler de material de acampada.

Hay varios establecimientos que alquilan material de acampada y excursionismo, la mayoría están concentrados en la zona de Reykjavik, aunque hay en más zonas. Nosotras dormimos en campings la mayoría de las noches y, aunque los precios no son baratos, al final pueden resultar aceptables para muchos enseres necesarios que resulte complicado o incómodo llevar en el avión, así que decidimos alquilar la tienda allí, en https://www.iceland-camping-equipment.com/. Reservamos con antelación por internet. Es una opción más a tener en cuenta. El hornillo sí lo llevábamos y se pueden comprar bombonas de gas en cualquier gasolinera y también en muchos supermercados.

9. Nunca pasarás sed.

Absolutamente todo el agua corriente de Islandia es potable, incluso la que está caliente por la actividad geotérmica (huele ligeramente a huevo podrido y la primera ducha allí se hace rara, pero acabas acostumbrándote). Gastar dinero en agua mineral en Islandia, en mi opinión, es un despilfarro completamente innecesario, mejor beber agua de glaciar, ¿no? Mayor pureza, imposible…

10. Avistamiento de animales salvajes.

En Islandia se pueden ver multitud de especies de aves y mamíferos en libertad. Los islandeses, inteligentes, tratan de preservar su ecosistema, tal vez único en el mundo. Es hogar de varias especies de focas, del zorro ártico, del caballo autóctono islandés, del frailecillo común y de multitud de animales más. También se pueden avistar ballenas en el Norte. Hay multitud de puntos de interés para el avistamiento de animales salvajes y las señales de la carretera, como decía antes, son la mar de divertidas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

11. Actividad volcánica.

Tal vez Islandia sea tan especial porque está situada en la confluencia de dos placas tectónicas, la euroasiática y la norteamericana, y cuenta con más de 100 montañas volcánicas de las que sólo 18 han entrado en erupción alguna vez. La zona de mayor actividad geotérmica se concentra a lo largo del límite de las placas, dejando lagos termales y ríos de agua caliente por todo el país. El volcán Hekla es el más activo, pero la erupción en 2010 del volcán Eyjafjallajökull (o el caos aéreo que causaron sus cenizas) hizo que toda Europa y más de medio mundo hablara de Islandia.

El pequeño Eyjafjallajökull al fondo, que causó tanto alboroto en 2010.

12. Emergencias. Visado.

El número de emergencias en Islandia es el 112. El número del Servicio de Información para Viajeros de la Asociación Islandesa de Búsqueda y Rescate (ICE-SAR) es el 570-5900.

Los ciudadanos de países Schengen no necesitan visado. Si viajas desde otro país, consulta si necesitas visado en http://www.utl.is/index.php/en/who-needs-a-visa.

13. Electricidad. Internet.

La corriente es de 220 voltios (220V a 50Hz), tipo de enchufe europeo. Recuerda llevar adaptador en caso de ser necesario.

Yo no eché en falta tener conexión a Internet cuando realmente la quería. Diría que prácticamente hay wifi gratuito en casi todos los establecimientos públicos (gasolineras, bares, restaurantes, etc.), pero tal vez mi memoria esté exagerando los recuerdos… En cualquier caso, hay conexiones gratuitas accesibles allá donde vayas, siempre que exista un mínimo de “civilización” (obvio que en plena naturaleza lo mejor es aprovechar esa desconexión, ¡ESTÁS EN ISLANDIA!).

14. Dato curioso sobre su población. Otros alojamientos.

Islandia es un país bastante pequeño, de algo más de 100.000 Kmy tiene pocos habitantes, pero más de la mitad de su población vive en Reykjavik y alrededores. Lo que hace gran parte de la isla esté deshabitada. El país entero es núcleo de energía volcánica y geotérmica. Está situado en el extremo noroeste de Europa y la mayor parte del territorio es meseta. Cuenta también con algunos picos montañosos, infinidad de cataratas, glaciares, volcanes, géiseres y costas accidentadas. Llama la atención que todos los núcleos urbanos y pueblos, por pequeños que sean, tienen piscinas municipales climatizadas a precios bastante populares. Si haces acampada libre son una gran opción también para la higiene diaria.

Fiordo. Norte de Islandia.

En temporada alta, la capacidad hotelera suele estar al 110%, por lo que encontrar alojamiento en un hostel fuera de Reykjavik o Akureyri puede ser complicado y, además, no es barato (30-35€ litera/noche en habitación compartida con baño compartido), la calidad de los establecimientos es medio-alta. Si esta es tu forma de viajar, no lo dejes para el último momento y reserva con antelación. Es de las pocas veces que hago esta recomendación, pero en Islandia la cosa va así.

Hacer couchsurfing allí es difícil, pero no imposible. Nosotras tuvimos la inmensa suerte de que nos acogieran a las 4 la primera noche (mil gracias Unnar y Kaya por ser unos anfitriones tan geniales), pero debido a la poca población (= pocos usuarios) nos resultó bastante complicado y, bueno, viajar en temporada alta tampoco ayuda.

15. Vegetación. El musgo allí es “de otro planeta”.

He aquí otra cosa que me fascinó: el musgo. Será que soy algo friki porque era una de las cosas que más me llamaba la atención antes del viaje, ¡tenía unas ganas locas de verlo y tocarlo! Es el tipo de vegetación más común de Islandia y adquiere un grosor enorme. Caminar sobre ese musgo es como caminar por esponjas gigantes. También se puede encontrar otro tipo de vegetación como arbolillos, arbustos y otras plantas interesantes como el algodón ártico y/o fresas silvestres, pero para mí ninguna tan especial como esa gruesa capa de musgo que cubre desiertos de lava enteros. Se puede encontrar algún bosque con árboles algo más altos también, pero no es lo más común.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

16. ¡Y aún quedarían mil datos que añadir!

La verdad es que Islandia es un país de lo más curioso y podría seguir añadiendo datos, pero si has llegado hasta aquí, te recomiendo que la explores y descubras con personas que sean especiales para ti porque la isla también lo es. Si quieres añadir algo que pueda ser de utilidad a esta lista, coméntalo más abajo. ¡Felices viajes! ¡Siempre!