Escrito por: Oihane Ugalde.

Está situada al oeste de la península italiana. La costa Sarda la bañan aguas del Mediterráneo. Las islas de Córcega y Cerdeña están separadas por el estrecho de Bonifacio. Tiene una extensión total de 24.090 km² con espectaculares playas, paisajes, acantilados que mueren en el mar y muchísimos yacimientos arqueológicos. La zona oeste y sur de la isla posiblemente sea donde encontremos las costas más vírgenes. Cerdeña se divide en, provincia de Cagliari (sur), Oristano (oeste), Sassari (noroeste) y Nuoro (este).

Es de clima mediterráneo, los meses de más calor se concentran de mayo a septiembre, aunque yo fui a mediados de octubre e hice día de playa con baño incluido. También son los meses más secos y cuando menos llueve.

Imagen Wikipedia

Imagen de Wikipedia

Estuve 3 días en esta espectacular isla y mi viaje lo centré en Alghero y alrededores, ya que tiene mucho por ofrecer.

Es una ciudad situada en la provincia de Sassari. Su nombre proviene de un alga, la playa de la ciudad… ¡está abarrotada de algas! Desconozco si es así todo el año, yo estuve en octubre y apenas se podía ver la arena, todo lo cubrían las algas y el olor que con ello conlleva. Los alguerenses de mayor edad la llaman “Balçaruneta” (Barceloneta), esto es debido a que los colonos que repoblaron Alguer (en catalán) en la edad media procedían de Barcelona de ahí que todavía podamos oír hablar en catalán a algunas personas. Es un catalán antiguo mezclado con sardo o incluso italiano que yo, como catalana, no entendía.

El casco antiguo es muy bonito, con callejuelas estrechas y altos muros de piedra, restaurantes pequeñitos con buena y auténtica cocina de mar italiana, la muralla que envuelve el casco antiguo es de gran belleza, incluso en algunos puntos de los muros se pueden apreciar cañonazos. Cerdeña estuvo involucrada en la II Guerra Mundial, los torreones que se han conservado son muy característicos y por el paseo podremos observar auténticas catapultas. El centro en sí muestra muchos rasgos típicos de las ciudades medievales. Tiene un puerto deportivo, situado en las faldas del centro histórico. De ahí salen barcos que programan varias excursiones a lo largo del día para conocer la costa desde el mar. También tiene que ser bonito, yo opté por el autobús turístico que aún así el precio picaba un poquito, pero eso os lo explico después.

Esta ciudad también dispone a pocos kilómetros del aeropuerto de Fertilia. Hay autobuses “arst” que te llevan justo hasta el centro de Alghero. Hay muy buena combinación y buen transporte público. Las líneas de estos autobuses cubren bastante territorio y pueblos, disponen de bonos para mínimo 7 días hasta 1 mes, solo es para no residentes y del 15 de junio al 15 de septiembre. Yo no pude utilizarlo porque no me lo vendían para tres días y el mes de octubre ya quedaba fuera de su oferta. De todas formas creo que la mejor manera de conocer y recorrer la isla siempre va a ser alquilando un coche o una moto. Las carreteras costeras están bastante bien, suelen ser lentas ya que tienen muy buenas vistas panorámicas, pero lo que son las carreteras secundarias… ¡esas son para conducir con cuidado y sin ninguna prisa!

Empecemos por el principio…

Viernes 16 Octubre 

Llego al aeropuerto Alghero-Fertilia. Es un aeropuerto pequeño con un mostrador central de turismo donde te atienden muy bien. Decidí coger el autobús hasta el centro de la ciudad. Se tiene que sacar el ticket por adelantado, hay una máquina azul al lado de los baños, cuesta 1,50€ / trayecto (octubre 2015), la última parada es Alghero centro. Iba con alojamiento ya reservado por Internet así que sin datos, ni wifi en el móvil y con los deberes poco hechos, me costó un poco encontrarlo. En el mapa que me habían dado de la ciudad no aparecía el nombre de esa calle, pregunté a la gente a ver si alguien sabía dónde estaba el B&B Monti pero tampoco supieron indicarme mucho. La verdad que en la calle no hay ninguna indicación y queda escondido en un callejón cerrado.

Dos noches me costaron 58€, era una habitación grande de dos camas y terraza, baño con todo el equipamiento, secador, ducha, toallas, agua caliente… barra 24h con cositas varias de comida, tés, café…A los dueños los vi poco, sólo a la llegada.

Sábado 17

¡Día de sol! Paseo hasta la punta de Las Tronas, una caminata cerca del mar por la mañana siempre ayuda a empezar mejor el día. Fui viendo por diferentes zonas bastantes búnquers siguiendo la costa. Os recomiendo que esta ciudad la caminéis tranquilamente. Las Tronas es una pequeña zona rocosa bonita de fotografiar. Hay un restaurante bonito que está en un sitio muy agradable, pero supongo que eso se paga.

las Tronas

Las Tronas

Cuando di por finalizadas las fotos proseguí mi marcha hacia el centro. Recorrí toda la parte de la muralla hasta el puerto, no os voy a dar mucho detalle de las vistas, porque es un paisaje digno de visitar. En el puerto hay varios barcos que recorren los alrededores de la costa y también salen ferries que comunican con otras ciudades, Cagliari, Sassari… Al final me decidí por el bus turístico, que cuesta 18€  y “pica”, pero va haciendo el recorrido durante todo el día con sus respectivas explicaciones históricas y te puedes bajar y subir tantas veces como quieras para visitar diferentes zonas. Este que cogí iba desde el centro explicando la historia y las curiosidades de la ciudad hasta el Capo Caccia donde está La Grotta di Nettuno ( Las Grutas de Neptuno). Me hice todo el recorrido hasta ahí. Es un paisaje espectacular el que podremos observar acantilados y paredes que caen rectas al mar, acompañados por un faro que está cerrado al público. No os voy a estropear la sorpresa explicando como es la bajada a las grutas, ya que quedaréis boquiabiertos. Se baja por la Escala de Cabirol. Visita obligada, pero no recomendada para personas con asma.

Horario de la Gruta:

Abril-octubre: Todos los días de 9 a.m. a 7 p.m.

Noviembre-marzo: Todos los días de 10 a.m. a 3 p.m.

grutas nettuno

Grotta di Nettuno

Precios:

Adultos 13€.

Niños (de 3 a 12 años) 7€.

Grupos (mínimo 25 personas) 9€.

Precios de Octubre de 2015.

Como os digo, las grutas son espectaculares así que recomiendo altamente el esfuerzo. También se puede llegar en barco.

Cuando acabé, volví a coger el autobús y, esta vez, me bajé en una playa de dunas blancas para disfrutar del agua y de la puesta de sol. Está en una zona boscosa llamada Pineda di Maria Pi. Un dato útil es que en la zona del espigón, dónde está el chiringuito de madera, hay wifi gratis que llega del hospital.

puesta sol

Puesta de sol

Se puede ir caminando por toda la playa hasta Alghero pasando por las rocas de detrás del camping. Caminando por el paseo, pregunté para alquilar una bici y, así, al día siguiente poder salir por los alrededores. La bici me costó 8€/dos días. La cogí y me fui a pedalear por el centro y la muralla iluminada. Preguntando un poco, me dijeron que la comida más típica es el cochinillo y la langosta. Como no me iba a pedir un cochinillo, y mi presupuesto no llegaba para la langosta, me comí una pasta casera rellena de verduras que estaba impresionante. Era un restaurante familiar muy pequeñito y estaba medio escondido. Fue un buen hallazgo.

Domingo 18

Con la mochi atada a la bici, me dispuse a hacer kilómetros pedaleando. Carretera Alghero-Bossa, dirección sur. Es una carretera panorámica, con bastantes curvas, que sube y baja. Os recomiendo que, antes de coger la bicicleta, no hagáis como yo y os informéis de los desniveles. Iba con una bici sin marchas y me pegué una buena paliza. Toda esa zona de costa es el Mar di Serdegna. Cuando me cansé de pedalear, llegué a una playa en Villanova de Monteleone, decidí que me merecía una coca cola bien fresquita y un buen baño. En la playa hay un bar-restaurante. Debe ser una zona bastante turística en verano, pero en octubre apenas había gente.

Me relajé, disfruté, descansé y repuse fuerzas para la vuelta.

Esa noche me alojaba en otros apartamentos en la zona de Fertilia, que está más al norte de Alghero, fue un detalle que no pensé y que significaba más rato pedaleando. Me encanta la bici y disfruté muchísimo, pero son datos a tener en cuenta. También me costó  encontrar los apartamentos de Fertilia, no tienen indicación de ningún tipo y, después de tres vueltas, pregunté a una mujer que había por allí y resultó ser que era ella la que me estaba esperando para darme las llaves y acompañarme a mi alojamiento. Era un piso entero: cocina con comedor, un baño con lavadora, dos habitaciones y un sofá cama, muy grande para mi sola… No entraba el desayuno, pero encima de la mesa me dejaron tes y magdalenas. También tienen wifi y una gran terraza.

Lunes 19

Allí me encontré con un amigo que también venia de viaje y que había alquilado coche, así que, después de desayunar y de un pequeño paseo en bici por Fertilia y devolverla, quedamos para ver el interior de la isla.

Bajamos hasta Bosa, un pueblo costero. Sólo vimos la parte de la playa y el puerto, pero parecía interesante el casco antiguo. Leí que su playa esta considerada de las más limpias de Italia. Fuimos conduciendo por carreteras estrechas y secundarias, muchas curvas, campos de cultivo, viñedos y terreno bastante árido. Ese mismo día sobre las 13h teníamos que estar ya en el aeropuerto, así que tampoco podíamos entretenernos mucho. El itinerario fue: Alghero – Bosa Marina – Suni – Padria – Mara – Lago de Temo ( la carretera pasa justo por encima del lago y es muy bonita) – Villanova Monteleone – Alghero – Aeropuerto de Fertilia.

Estos fueron mis días por la costa Sarda, me queda mucho todavía por ver y ella tiene mucho que ofrecer, intentaré próximamente hacerme otra escapada, así que…

¡Qué no pare el movimiento y buenas rutas, compañeros!

Y tú, ¿quieres ser también nuestra amiga nómada? Aquí te contamos cómo. ¡Anímate!