Escrito por: Oihane Ugalde.

Para cualquier ruta o caminata, por simple y fácil que pueda llegar a ser o parecer, hay que llevar siempre una mochila pequeña con algunas cosas básicas:

  • Documentación personal.
  • Dinero en efectivo, aunque sea poco.
  • Mapa de la zona a recorrer.
  • Algún dispositivo GPS o móvil, o que alguien sepa “más o menos “ donde estás.
  • Agua, refresco, zumo…
  • Algo de comida. Nunca está de más ir un poco preparado, muchas veces cuando vas caminando encuentras algún paraíso medio perdido en el cual te gustaría quedarte un rato más. Si llevas las provisiones necesarias estarás más tranquilo y disfrutarás del paraíso. Podemos llevar frutos secos, algún bocadillo, fruta, barritas de cereales… ¡También hay que decir que se nos puede complicar la cosa y hay que ir preparado en esta vida para lo que pueda venir!
  • Jersey o pieza de manga larga, siempre puede refrescar.

A partir de aquí, lo que viene no diría que es indispensable, pero a mí, personalmente, me gusta llevarlo para hacer rutas mas largas:

  • Frontal. Luz led pequeñita que se pone en la cabeza. Hay que pensar que se puede hacer de noche sin darnos cuenta o podemos encontrar una cueva y necesitar luz.
  • Mechero.
  • Silbato, brújula, termómetro y lupa. Me gusta llevarlos colgados en la mochila.
silbato

Silbato con brújula

sábana

  • Sábana térmica de emergencia. Es pequeñita y ocupa poco espacio en la mochila.
  • Mini botiquín: Toallitas antisépticas, de alcohol y jabón. Un par de tiritas y un trozo de cordel o cuerda que nunca se sabe el servicio que te puede prestar, a veces muy útil para colgar ropa, si se te rompe un cordón de la bota o alguna cinta de la mochila. Yo siempre lo llevo en un bolsillo pequeño de la mochila y más de una vez me sacó de un apuro.
  • Chubasquero o ropa de agua. Esto ya depende de la zona donde se vaya y siempre antes mirando un poco al cielo, mejor aún si nos informamos de la predicción meteorológica. En la montaña, igual que en el mar, el tiempo traiciona muy rápido, las nubes corren más de lo que uno puede llegar a imaginar y en un momento… ¡Zas! ¡Chaparrón!
Funda mochila 30L - saco sábana

Funda mochila 30L y saco sábana

  • Funda de agua para la mochila. También importante sino queréis que todo lo que lleváis dentro se moje y tengáis que tirar el móvil, por ejemplo, a la basura.
  • Saco sábana. Eso ya es muy opcional, dependiendo de la duración  de la ruta y, también, de si planeáis quedaros a dormir en algún refugio.
  • Rollo de papel higiénico. Los “kleenex” están hechos de un material que tarda mucho en desintegrarse, en cambio, el papel higiénico lo hace en pocos días.
  • Navaja multiusos pequeña.
Creo que es importante concienciar un poco a la gente cuando queremos salir a caminar por la montaña.

A veces, no somos muy conscientes de que, cuando nos adentramos por según que terrenos, la montaña puede dar alguna sorpresa si no conocemos bien el lugar, así que cuanto mas preparados vayamos, menos sorpresas vendrán. Nunca es peso extra si eso te puede ayudar. Por ejemplo, el llevar un mechero no ocupa lugar y, en un momento dado, se puede encender una hoguera para calentarse. Son cosas que nos serán de gran ayuda si, por lo que sea, nos perdemos por la montaña.

Estos son mis consejos, hago bastante montaña y me he encontrado con gente en situaciones un poco apuradas que se podrían haber evitado llevando el material adecuado encima. A veces, es fácil desorientarse y lo que empezó siendo un paseo, acaba siendo una aventura.

Consciencia montañera y… ¡¡buenas rutas!!

Y tú, ¿quieres ser también nuestra amiga nómada? Aquí te contamos cómo. ¡Anímate!