Siempre quise ir a China, pero nunca pensé que fuese a ir por temas de trabajo, que sólo estaría 2 semanas y que tuviera que aprovechar al máximo el fin de semana si quería sacar algo de provecho “viajero”. Los desafíos me apasionan.

La ciudad más cercana al lugar donde estaba trabajando era Shanghái y sólo tenía 2 días.

Shanghái es la ciudad más poblada de China y una de las más concurridas del mundo.

Contraste de rascacielos modernos frente a los barrios chinos más tradicionales.

Acribillé a preguntas” a mis compañeros de trabajo locales y me hicieron un itinerario con el que pude sacar mucho partido al fin de semana. ¡No se pueden visitar más cosas en tan “poco” tiempo y es que no hay nada mejor que ser guiada por locales!

Para que tú también puedas aprovechar al máximo un gran fin de semana en Shanghái

¡aquí te dejo este post!

ITINERARIO RESUMIDO

Aun siendo una ciudad muy grande, recomiendo visitarla a pie (sobre todo en una ruta de 2 días).

El tiempo me sonreía en el primer día de mi ruta, por lo que lo aproveché para deambular por la diversidad de sus barrios (chino, francés y la zona de Xintiandi) y terminar viendo el atardecer en el auténtico “malecón” chino de Shanghái (el Bund). ¿Todo a pie? Sí, lo hice todo caminando y ¡no fue ninguna locura!

La lluvia no iba a frustrar mi plan en mi segundo día, así que improvisé y tomando el transporte público (el metro) recorrí los puntos más tradicionales de la ciudad. Como quería sumergirme en su cultura, los templos budistas y el casco antiguo (Old City) no podían faltar. Terminé mi ruta en uno de los lugares más bohemios de la ciudad…

¡Si te hace buen tiempo, te recomiendo visitar Shanghái entero caminando!

Nota: Los precios indicados en este post corresponden a junio de 2017.

ITINERARIO DETALLADO

DÍA 1 ->  PEOPLE SQUARE – BARRIO FRANCÉS – XINTIANDI – NANJING ROAD – THE BUND

 

Me alojé en el Radisson Blu Hotel Shanghai New World en el gran People Square, también conocido como “la Plaza del Pueblo”. Esta plaza con portentosos jardines es un punto de referencia en Shanghái y una de las más importantes puesto que los edificios y museos principales se encuentran aquí. Está situada al lado de Nanjing Road.

 ¡Éste fue el comienzo de mi gran ruta a pie!

People Square. Comienzo de mi ruta.

People Square. Comienzo de mi ruta.

Callejeando por los alrededores de People Square podrás encontrar increíbles edificios, de esos que parecen maquetas de película…

Cualquier callejuela alrededor de People Square.

Cualquier callejuela alrededor de People Square.

Aunque People Square se encuentra a sólo 5 minutos caminando de Nanjing Road (imperdible), yo decidí aprovechar la mañana y caminar hasta el Barrio Francés (French Quarter) y la zona de Xintiandi, ¡me encontraba repleta de energía!

Una hora caminando distan entre People Square y el Barrio Francés (ten en cuenta que también puedes llegar en metro). Me habían hablado muy bien de este barrio por lo que no dudé en acercarme, pero lo más curioso es que lo que más me gustó de esta caminata no fue el destino sino el camino.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En el trayecto encontré típicos barrios chinos con muchas callejuelas, con restaurantes locales, mercados de comida y mercados de insectos. Sus casas están “adornadas” con cableados eléctricos, ropas tendidas en medio de la acera, y carteles de colores por todas partes… Percibía que sus habitantes hacían prácticamente la vida en la calle y ¡eso es lo que me impresionaba!

Mercado de animales en Shanghái.

Mercado de animales en Shanghái.

Mis compañeros locales me comentaron que los grillos son considerados animales de compañía, ¡por eso veía tantos puestos de grillos en el mercado! La verdad es que estaba alucinada.

Puestos de grillos en el mercado.

Puestos de grillos en el mercado.

¡Los cánticos de los grillos eran tan intensos que estaba completamente asombrada!

Quizás este ambiente tan exótico fue lo que hizo que me “desencantara” con el Barrio Francés, no porque no fuera bonito, es bonito. Pero es una zona exclusiva muy europeizada, con restaurantes y pubs no tan económicos si lo comparas con el resto de China. Su arquitectura europea junto al ambiente oriental del lugar no me impactaron tanto como la vida china que me encontré en el camino. ¡Es cuestión de gustos!

Una fachada en el Barrio Francés en Shanghái.

Una fachada en el Barrio Francés en Shanghái.

El Barrio Francés se denomina así tras la “Segunda Guerra del Opio”, cuando los franceses se asentaron en esta zona tras ganar la guerra (junto con los británicos), contra el Imperio Chino.

Encontrarás numerosos restaurantes a precio europeo.

Encontrarás numerosos restaurantes a precio europeo.

Desde el Barrio Francés continué caminando alrededor de 45 minutos hasta Xintiandi.

Xintiandi, cuyo significado es “nuevo cielo y tierra”, es una zona peatonal digna de ser visitada. Allí encontrarás diferentes opciones de ocio, restaurantes y tiendas, pero lo que realmente no te puedes perder es el área de shikumens (estilo arquitectónico de Shanghái, traducido como “puerta de piedra”) tradicionales de mediados del s. XIX. Percibirás que están reconstruidos en callejuelas estrechas. ¡Es cuestión de reinventarse!

Una de las Puertas de Piedra en la zona de Xintiandi.

Una de las Puertas de Piedra en la zona de Xintiandi.

Si te fijas en sus casas adosadas, verás que ahora tienen un uso muy diferente como bonitas librerías, interesantes cafeterías, restaurantes y centros comerciales.

¡Curiosa diversidad de barriadas en una ciudad tan moderna como tradicional, esto es Shanghái!

Después de haber comido en uno de los pequeños establecimientos que me encontré por el camino, decidí volver caminando a People Square para hacer la ruta que me esperaba por la tarde ¡Me voy al Bund!

Pero para ir al destino, aún me queda atravesar el camino, y esta vez el camino no era ni más ni menos que el gran Nanjing Road.

A 5 minutos caminando de People Square se encuentra una de las calles de tiendas más transitadas del mundo: Nanjing Road. En esta calle encontrarás todo tipo de establecimientos desde tiendas de ropa, locales de comida, espectáculos callejeros, vendedores ambulantes… ¡El escenario había cambiado completamente!

Caminando por Nanjing Road.

Caminando por Nanjing Road.

Después de caminar 2 kilómetros, llegué al Bund o el malecón de Shanghái. Esta zona comienza en el puente Baidu y tiene un recorrido de 1,5 kilómetros a orillas del río Huangpu.

Pasea por el Bund contemplando el barrio de Pudong al frente del río, el distrito financiero de Shanghái. Es un área de grandes y brillantes rascacielos donde se encuentran edificios emblemáticos como la Torre de la Televisión Perla de Oriente (Oriental Pear Tower), la Torre Jin Mao o Shanghai World Financial Center.

Las vistas son increíbles tanto de día como de noche. ¡Te recomiendo ver el atardecer desde este punto!

Barrio de Pudong al frente del río, el distrito financiero de Shanghái.

Barrio de Pudong al frente del río, el distrito financiero de Shanghái.

Puedes pasar el túnel y adentrarte en este gran distrito. También encontrarás muchas excursiones que son ofrecidas desde el mismo Bund.

¿Hay un momento mejor para terminar el día?

Y para recomponer fuerzas, cené en uno de los establecimientos que encontré en Nanjing Road a la vuelta al hotel, tienes muchísima variedad y la comida es muy económica. Aquí sí que encontrarás “auténtica comida china”, ¡nunca antes había comido algo parecido!

¡Premio a la gran caminata del sábado!

DÍA 2 -> JING´AN TEMPLE – JADE BUDDHA TEMPLE – YUYUAN GARDEN – OLD CITY – TIANZI FANG

 

En este segundo día por la ciudad, la lluvia era intensa a ratos, así que hice el recorrido en transporte público, fue una auténtica… ¡ruta en metro!

Para ello comprobé que el billete de metro de un uso tenía un coste de 3 yuan (CNY) (0,38€/0,50$) y el billete con usos ilimitados durante todo el día tenía un coste de 19 CNY (2,45€/3,00$) por lo que opté por éste último. Haz tus propios cálculos para ver si te compensa.

¡Comienza mi ruta por los templos y la zona más tradicional de Shanghái!

Tomando la línea 2 del metro (línea verde) me bajé en la parada Jing’an Temple, para ver el gran templo que da nombre a la misma parada.

Una de las divertidas esculturas que te puedes encontrar en plena calle en Shanghái.

Una de las divertidas esculturas que te puedes encontrar en plena calle en Shanghái.

Jing’an Temple, cuyo nombre significa “paz y tranquilidad”, es el templo más antiguo de Shanghái y actualmente se encuentra rodeado de modernos edificios marcando un gran contraste con el estilo clásico que tiene él mismo.

Jing'an Temple rodeado de edificios modernos.

Jing’an Temple rodeado de edificios modernos.

¡Me encantó el Buda que se encuentra dentro del templo! Es el más grande del país de estas características con sus 3,8 metros de alto y ¡era realmente simpático!

¡El Buda más grande del país!

¡El Buda más grande del país!

Siguiendo la ruta de los templos, tomé de nuevo el metro, línea 13 del metro (línea rosa) y me bajé en Jiangning Rd. Quería descubrir el increíble Jade Buddha Temple… ¡y no me decepcionó!

Cuenta la legenda que… durante la dinastía Qing, un monje realizó un viaje de peregrinación al Tíbet. Al regresar a China, paró en Birmania donde un emigrante chino le regaló cinco estatuas de jade que representaban a Buda. El monje construyó un templo para cobijar las estatuas todo ello gracias a los donativos que recibió.

Su entrada tuvo un coste de 20 CNY (2,60€/3,20$).

¡Fue un verdadero placer presenciar los cánticos de los monjes en el patio!

Los cánticos de los monjes en el patio.

Los cánticos de los monjes en el patio.

En el interior del templo se encuentran las increíbles estatuas construidas en Jade.

Asombrosa estatua en el interior.

Asombrosa estatua en el interior.

Los budistas locales hacían sus oraciones en el mismo patio sagrado. Me senté un rato largo sola a contemplar el ambiente tan místico de aquel lugar donde sólo se percibía PAZ. Momentos especiales que, sólo los viajes hacia culturas tan dispares a la tuya te hacen reflexionar.

Locales preparando el momento anterior a la oración.

Locales preparando el momento anterior a la oración.

Salgo de este ambiente tan relajado para adentrarme en uno de los lugares más clásicos, pero a su vez más abarrotados que me podía encontrar: Yuyuan Garden. ¡Así es Shanghái! Para ello tomé la línea 10 del metro (línea morada) llegando a Shanghai Old Street (bájate en la parada Yuyuan Station – salida 1).

Yuyuan Garden, Shanghái.

Yuyuan Garden, Shanghái.

Este increíble jardín, uno de los jardines más famosos de la República Popular China, está situado detrás del “City God Temple” en el noreste de la Old City (Casco Antiguo) de Shanghái. Sus mayores atractivos son los pabellones, estanques, y una serie de patios que hacen que el escenario sea de película.

¡Ven a darte una vuelta por este grandioso jardín!

Se distribuye en 6 áreas principales:

Sansui Hall, Wanhua Chamber, Dianchun Hall, Huijing Hall, Yuhua Hall y el Inner Garden.

Old City. Shanghái.

Old City. Shanghái.

A 10 minutos caminando llegarás al centro del Casco Antiguo (Old City). Es muy fácil identificarlo puesto que, ¡todos los edificios son muy tradicionales! Aquí podrás encontrar numerosos establecimientos donde comprar souvenirs, ropa y perfumes selectos además de poder comer auténtica comida china en cualquiera de los restaurantes. Yo comí por 22 CNY (2,85€/3,50$). Los souvenirs los dejé para mi siguiente parada.

Para terminar bien este día tan místico, quise acercarme a una de las zonas más bohemias que tiene la ciudad, ¡Tianzi Fang!

Una de las callejuelas en Tianzi Fang. Shanghái.

Una de las callejuelas en Tianzi Fang. Shanghái.

Tomando la línea 10 del metro (línea morada) y a continuación la línea 9 (línea azul), la parada de metro donde me bajé fue Jiashan Rd.

Esta zona, situada en un área residencial originariamente tradicional, es muy curiosa puesto que actualmente está repleta de artesanía, boutiques, bares y restaurantes apelotonados en pequeñas callejuelas con muchísimo encanto. Las mejores artesanías y sedas las encontrarás en este lugar. El precio es muy asequible y se puede regatear.

Una vez callejeado por este barrio de ensueño, comprado unos regalitos para mi gente más cercana y cenado en uno de los pequeños locales que encontré, volví a People Square.

Shanghái de noche.

Shanghái de noche.

Porque los viajes hacen a las personas e independientemente del tipo de viaje que hagas encuentras personas increíbles en cualquier parte del mundo, este post va para ti, querida Yan. Espero verte muy pronto en algún lugar del mundo.

¡BUENAS RUTAS!