Escrito por: Adriana Luna.

Domingo, 3 de junio de 2018, el Volcán de Fuego situado muy cerca de Antigua Guatemala erupciona. Yo me encuentro en México y siento que en algún momento tengo que ir allá a hacer un voluntariado.

No estudié medicina ni tengo ninguna formación al respecto, pero sentía que algo podría hacer: “querer es poder“.

Y es que dentro de un viaje no sólo hay diversión, fotos de paisajes bonitos y cánticos. También puedes encontrar experiencias que te marcan para toda tu vida, en las que tú puedes aportar y ellas te aportan a ti

Por más que busqué, no fue fácil encontrar una asociación/grupo que apoyase la causa presencialmente.
Pero al final ella me contactó a mi. Gemma, una aventurera y voluntaria catalana que estaba en Antigua Guatemala me contactó para darme el contacto de Danny, uno de los líderes de “Antigua al Rescate“.

La magia en los viajes es maravillosa.

Aquel fatídico primer domingo de junio a las 3 p.m, el pueblo de San Miguel los Lotes, localidad que se encuentra a solamente 2 km del volcán y con 5.000 – 6.000 habitantes, quedó totalmente sepultado por la lava, fluido piroplástico y ceniza del Volcán de Fuego.

San Miguel los Loes. Guatemala.

San Miguel los Lotes. Guatemala.

Tres meses después de aquel suceso, lxs supervivientes (un 25-30% de su población) aún siguen luchando para encontrar a sus familiares desaparecidos, puesto que todos sus bienes personales quedaron totalmente calcinados. Siguen viviendo en refugios, se sienten totalmente olvidados.

El Volcán de Fuego sepultó el pueblo.

El Volcán de Fuego sepultó el pueblo.

Y es que parece que cuando hay una catástrofe natural todo el mundo se vuelca al inicio, pero unos meses después se queda en el olvido y ni siquiera encuentras noticias en la prensa sobre cuál es la situación actual.

Apoyo

Apoyo llevando medicamentos.

Apoyo llevando medicamentos.

La lucha no está siendo fácil puesto que lxs supervivientes no están encontrando apoyo por parte del gobierno guatemalteco. Actualmente la población se siente únicamente respaldada por “Antigua al Rescate“.

A pesar de su proximidad al volcán, sus habitantes nunca estuvieron formados para hacer frente a una catástrofe de esta índole y aunque el gobierno dispone de recursos para detección de catástrofes naturales, aquel fatídico domingo nunca fueron avisados ni evacuados.

¿Dónde está todo ese dinero? ¿En qué lo emplea el gobierno si no lo usan cuando más necesario es? Esto es lo que se preguntan todxs.

Pero lo que más les preocupa es encontrar a sus seres queridos que están sepultados bajo el lodo negro que yo tuve la “suerte/desgracia” de pisar. Desgraciadamente, el gobierno se demora mucho en dar la autorización para seguir buscando los cuerpos. Se sienten engañados.

Datos oficiales

Imagen del pueblo sepultado tres meses después.

Imagen del pueblo sepultado tres meses después.

Según los datos, el gobierno guatemalteco, ha registrado 110 fallecidos, todos ellos del día de la evacuación, de aquel 3 de junio.
Lo más desgarrador es que han ralentizado la búsqueda de más cuerpos dado que la responsabilidad de la negligencia caería sobre ellos. No están dispuestos a seguir buscando y dar los números exactos de los fallecidos. Y es que, no es justo.

Pongámonos en el caso en el que un familiar nuestro se encontraba en casa, en la iglesia, en la escuela aquel fatídico día y no lo hemos vuelto a ver, ¿quién no tiene corazón para dejarse la piel y seguir buscándolo? No es justo.

Antigua al Rescate

Parte del equipo de "Antigua al Rescate"

Parte del equipo de “Antigua al Rescate”

Antigua al Rescate“, con base en Antigua Guatemala, es una asociación creada por 7 jóvenes guatemaltecos (Danny, Fredy, Willy, Sofía, Marcos, Fernando y Héctor), con un corazón  y una profesionalidad enorme, que ante la pasividad que veían por parte del gobierno para afrontar esta catástrofe decidieron unirse.

Ellos mismos, gracias a las aportaciones de gente de buen corazón (locales y extranjeros), organizan jornadas médicas donde atienden a la población.

Cuentan con la ayuda de doctores desinteresados y voluntarixs que vienen de cualquier parte del mundo a ayudar sin pedir nada a cambio. Atienden a los pacientes (muchos de ellos necesitan ayuda psicológica que el gobierno no les ha proporcionado), les llevan medicamentos, ropa, bebida, comida y diversos artículos de primera necesidad que almacenan en la bodega y que yo tuve el gusto de ayudar a organizar.
Todo ello proviene de donaciones.

El gobierno ha bloqueado la entrada de ayuda proveniente de países colindantes como México o Honduras. Los camiones no pueden entrar. Quieren tener un control total de la situación.

Jornadas médicas y albergues

Medicamentos que se usan en las jornadas médicas.

Medicamentos que se usan en las jornadas médicas.

Durante mi estancia allí, también ayudé en la atención de los pacientes: registro, hablar con ellxs para saber lo que les ocurría, tomarles la presión arterial, pasarles al doctor y posteriormente proveerles los medicamentos prescritos por el doctor. ¡Es increíble cómo el ser humano puede tener tanto aguante!

Antigua al rescate” dispone, además, de 3 albergues donde acogen a la gente y cocinan para ellxs. Lxs voluntarixs dan más de 700 comidas diarias.

Supervivientes comiendo gracias a "Antigua al Rescate".

Supervivientes comiendo gracias a “Antigua al Rescate”.

Parte de los supervivientes están en albergues oficiales (puestos por el gobierno) a los cuales no se puede acceder puesto que están escoltados y por lo tanto no se puede hablar con ellxs. Todo está manipulado, no interesa que la gente hable. No dejan que la prensa entre, no es justo.

La zona cero

Voluntarios buscando los cuerpos.

Voluntarios buscando los cuerpos.

Durante mi estancia, visité también la zona cero. Lxs supervivientes nos ayudan en las búsquedas de los cuerpos de sus familiares (evidentemente son las personas que no se encuentran en los albergues oficiales del gobierno). Ellas mismas dirigen a las máquinas, les indican los lugares donde se encontraban las viviendas y donde pueden encontrar a sus familiares/vecinxs desaparecidxs para que la máquina pueda excavar y buscar.

Tareas minuciosas en la búsqueda.

Tareas minuciosas en la búsqueda.

Una vez que encuentran algún resto humano, un equipo de voluntarios de rescate hace las excavaciones manuales de una forma más minuciosa y los propios vecinos son los que identifican los cuerpos.

Datos reales

Maquinaria en la zona cero.

Maquinaria en la zona cero.

“Antigua al rescate” ha localizado 187 cuerpos más, a parte de los sólo 110 registrados por el gobierno en sus cifras oficiales. Nunca serán incluidos en el recuento final oficial de fallecidos en la catástrofe.
Parece una película, pero no lo es. ¡Es la realidad cruda y dura que está viviendo este pueblo olvidado!

Y es que toda la maquinaria que vi buscando los cuerpos en el lugar está gestionada por el equipo de “Antigua al Rescate” y financiada mediante donativos.

El gobierno ha introducido maquinaria en el lugar solamente para limpiar las carreteras, puesto que San Miguel los Lotes se encuentra en un punto estratégico logísticamente y probablemente se maneja la idea de construir un puente sobre el pueblo. Son sólo intereses.

No siguen buscando cuerpos, hasta el punto de encontrar restos de humanos en sus labores de limpieza y desecharlos junto a la basura. Y ésta es la gota que colmó el vaso.

Está claro que no interesa reportar un número exacto de personas fallecidas puesto que la responsabilidad de la negligencia cae sobre ellos, pero ¿quién puede ser tan insensible de cometer semejante atrocidad?

Engaños

Supervivientes buscando a sus familiares.

Supervivientes buscando a sus familiares.

Las sólo 256 familias supervivientes se quejan de que el gobierno les prometió en un principio mucho, incluidos subsidios y nueva zona para poder rehacer, dentro de lo posible, sus vidas.
Pero tres meses después siguen igual que aquel 3 de junio o peor, puesto que tienen la impotencia de querer seguir buscando a sus familiares y el gobierno se demora en concederles la autorización para que las máquinas de “Antigua al rescate” sigan trabajando en la búsqueda. Hay mucho que hacer.

 Si nos atrevemos a hacer cuentas, según lo que cuentan los superviventes, podríamos decir lo siguiente: sólo sobreviven 256 familias, con una media de 6 personas por familia, hacen un recuento de 1.536 personas vivas. El pueblo tenía entre 5.000 y 6.000 habitantes. En el lugar no se respira vida, está claro dónde está el resto. ¿Porqué no buscamos a todxs lxs que faltan?

Nuevos proyectos

¡Todxs unidxs lo conseguiremos!

¡Todxs unidxs lo conseguiremos!

Recalco lo impresionada que estoy con el excelente trabajo el que está haciendo el equipo de “Antigua al Rescate“.

Actualmente, a parte de todas las tareas que están llevando a cabo, tienen en mente 8 proyectos nuevos.
Uno de ellos ya ha visto la luz: la creación de “asociaciones de mujeres emprendedoras” (la mayoría ha perdido a casi toda su familia) que puedan vender productos para sostenerse. ¡Todo tipo de ideas, talleres, materiales, clases son bienvenidos!  (contactar con Sofía Letona: Instagram: @neusminnaar).
Sin ellxs, lxs supervivientes de San Miguel de Lotes y las comunidades cercanas afectadas estarían más desquiciadas aún.

“Antigua al rescate” ha recibido amenazas e incluso sobornos para que dejen de actuar.

No es justo que haya tan poca sensibilidad y tan poca seriedad para afrontar las responsabilidades de una catástrofe tan grande que seguramente tú, que sigues leyendo este post, no estabas enteradx.

Y es que no interesa sacarlo, pero con este post espero de corazón que la gente conozca la verdad y las familias de las zonas afectadas puedan descansar, dentro de lo que cabe, una vez localicen a todos sus familiares y vecinxs.

“No puedo pedir más de mi estancia en Antigua Guatemala”

Si quieres saber más sobre “Antigua al Rescate“, dejar una aportación o hacer un voluntariado como el que yo hice hazlo a través de su página (pincha aquí ).
¡Danny Torres, Sofía Letona, Willy Posadas o Fernando Barillas canalizarán toda la ayuda!

Gracias a Antonio, Hilario, Regis y al equipo de “Antigua al rescate” por todos los testimonios y hacer posible que yo formara parte de su equipo aquellos días. Nunca los olvidaré. ¡Muy buen trabajo!

“La vida no es esperar a que pase la tormenta, es aprender a bailar bajo la lluvia”

 

Y tú, ¿quieres ser también nuestra amiga nómada? Aquí te contamos cómo. ¡Anímate!