Escrito por: Raquel Lainde.

Soy nómada digital desde antes de que se inventara el término, hace más de una década. En estos últimos años he estado más sedentaria, porque estoy criando tres hijos maravillosos y vivo sujeta a su calendario escolar.

“Nómada digital” y “Madre” pueden parecer conceptos incompatibles, sin embargo para mí no hay nada mejor que el nomadismo digital durante la maternidad. Tiene sus inconvenientes, por supuesto… pero creo que las ventajas los superan con creces.

Las ventajas son:

  • Puedes priorizar a tus hijos. No creo que haya nada más difícil para una madre que dejar a sus niños enfermos al cuidado de otra persona para ir a la oficina. Si trabajas en internet puedes quedarte con ellos el tiempo que sea necesario. Estarás a su lado cuando te necesiten.

    Mejorando el trazo mientras mamá trabaja. #DiasSinCole #ConciliacionFamiliar

    A post shared by Raquel Lainde (@raquellainde) on

  • Puedes trabajar donde y como quieras. No hay que hacer malabares durante las vacaciones escolares. Llevas el portátil a cualquier destino con tus hijos y trabajas por las noches mientras duermen. Si la carga laboral es grande siempre será posible contratar una nanny que los cuide allá donde vayas.

    #MesaDeTrabajo nocturno. Subiendo las escaleras, el sueño de mis niños...

    A post shared by Raquel Lainde (@raquellainde) on

Los inconvenientes son:

  • La incertidumbre económica. Cuando tienes hijos la estabilidad económica, que antes te parecía prescindible, se convierte en una prioridad. Es fundamental contar con un colchón de dinero grande para imprevistos y no basta con un sueldo mileurista para mantener a una familia. Tienes que escoger bien los proyectos en los que te involucras y priorizar los que sean más rentables a medio y largo plazo. El nomadismo digital es cosa de autónomos. Es decir: la cantidad de dinero que ganes será directamente proporcional a la cantidad y calidad de trabajo que saques adelante. Hay épocas que puedes permitirte trabajar menos, pero también habrá otras en las que tengas que hacerlo a destajo. Esto es especialmente relevante cuando la salud entra en juego. A mí me ha tocado trabajar en el hospital mientras operaban a mi madre para no dejar tirado a un cliente, o he tenido que continuar mirando a la pantalla durante algún que otro ataque de migraña para no fallar en los plazos de entrega. 

Conclusión:

Ya te lo he dicho al principio, para mí ser “Nómada digital” es un planteamiento apto para todos los perfiles… y es una maravillosa opción de vida para mujeres que son cabeza de familia.

Ser nómada digital puede darte la libertad necesaria para disfrutar plenamente de la maternidad y los ingresos suficientes para mantener a tu prole con relativa tranquilidad. Solo necesitas aprender a organizarte bien… y trabajar duro 😉

Merece la pena.

#FELICIDAD.

A post shared by Raquel Lainde (@raquellainde) on

Si tienes dudas, ideas o discrepancias escríbeme. Me encantará hablar contigo sobre esto 😀

Y tú, ¿quieres ser también nuestra amiga nómada? Aquí te contamos cómo. ¡Anímate!