Escrito por: Ashara Parastu.

Adelaide, tranquilísima ciudad situada en el sur, puede que no enganche tanto como otras zonas de Australia. Pero si os acercáis a ella podréis probar sus impresionantes vinos, disfrutar de su cálido clima mediterráneo y empaparos de su ambiente rural.

Aquí os dejo una lista de recomendaciones de los sitios que más me gustaron durante mi estancia de 3 semanas en esta gran ciudad: Adelaide.

1.- ANIMALES “EN SU SALSA”

Kanguro island.

Kanguro island.

La visita a la isla Kanguro Island para mí fue el top ten de mi estancia en South Australia. Venía de Melbourne sin apenas ver fauna, un par de posum en los árboles y unos murciélagos enormes. Pero aquí pude ver canguros, koalas, focas, leones marinos, un echidna despistado, y todo ello en su entorno natural.

Además, pude disfrutar de la mejor puesta de sol de Australia en Vivonne Bay y otras maravillas como las Remarkable Rocks. Y como guinda pude practicar sandboard, deporte al que me he vuelto adicta.

2.- ZONA EUROPEA

Adelaide Hills.

Adelaide Hills.

Adelaide Hills te recordará a la vieja Europa. Se puede llegar fácilmente en bus, para visitar una serie de pueblos muy coquetos que en otoño alcanzan su mayor esplendor. Mi pueblo preferido es el super turístico e “incitador al consumismo” Hahndorf (evitar ir en fin de semana).

Fue el primer asentamiento alemán en la zona. Su calle principal está llena de curiosas tiendas que venden artesanía de cuero, productos naturales, antigüedades, kits para hacer tus propias velas y preciosa artesanía aborigen.

Otra recomendación que os hago es subir desde el pueblo de Crafer andando o en bus a Mount Lofty Submit para poder tener unas impresionantes vistas de Adelaide y del valle.

3.- ODA AL GRAFFITI

Graffiti en Port Adelaide.

Graffiti en Port Adelaide.

Port Adelaide tampoco es que sea un barrio con mucho encanto más allá de un par de edificios antiguos muy bien conservados y un pequeño faro rojo.

Pero si eres amante de los graffitis (como es mi caso), tienes que poner rumbo hacia allí. Ya que aquí se han acogido varios festivales y toda la zona está llena de espectaculares murales. En la oficina de turismo os podéis hacer con un mapa que os ayudará a localizarlos mejor.

4.- EL CULTO AUSSIE AL DEPORTE

Adelaide Oval.

Adelaide Oval.

No hay que perderse la oportunidad de visitar el Adelaide Oval, un mega estadio pegado a la ciudad. Se puede acceder gratuitamente, siempre que no haya ningún partido y pasearse por sus enormes instalaciones.

He entrado en algún otro estadio de fútbol en España pero aquí acabé sintiéndome como una “liliputiense” ante tanta inmensidad de asientos y gradas.

5.- SI LO TUYO ES EL VINO PERO TU PRESUPUESTO NO TE ACOMPAÑA

National Wine Center.

National Wine Center.

Esta región de Australia es donde se produce la mayor parte de los vinos del país. Se pueden hacer tours por los distintos valles pero la opción más es económica es visitar el moderno National Wine Center en Adelaide.

Lo que más me gustó del museo es el sistema que tienen que te permite probar en modo “autoservicio” una gran variedad de vinos. Luego se puede uno despejar en el vecino Jardín botánico y tomar una espectacular tarta de zanahoria en el kiosko al lado del lago, a un precio menos prohibitivo que en el museo.

6.- SABOR RURAL

Exposición en el lado rural.

Exposición en el lado rural.

Pues sí, en esta zona de Australia se respira un aire más rural, la prueba de ello es el culto que tienen a los mercados y las famosas ferias de ganado que se celebran en la zona.

Para hacerse una idea rápida podéis pasaros por su Mercado principal para degustar los productos autóctonos. Y si coincidís con alguna feria, en mi caso fue la Royal Adelaide Show es bastante curioso ver los concursos de belleza de cerdos, ovejas, llamas y caballos.

7.- LECCIÓN DE HISTORIA

El cementerio.

El cementerio.

Sorprendentemente pude aprender un montón sobre la historia de Australia tanto en el cementerio de la ciudad como en el museo de inmigración. En el primero tienes un montón de rutas auto guiadas que te permiten conocer las vicisitudes de los primeros colonos en asentarse por estos lares.

En el museo de inmigración con la visita guiada gratuita puedes descubrir las sorprendentes reglas de la inmigración en Australia a lo largo de los años y la gran diversidad de los pueblos aborígenes.

8.- AQUÍ SI HAY PLAYA

Geelong.

Glenelg.

Como no, por aquí también hay playas, y no tan espectaculares como las de Queensland o Western Australia pero os dejo las dos que más me gustaron: Glenelg, ciudad playera por definición que cuenta además con una curiosa ruta por casas ‘antiguas’ y Semaphore Beach, larga y extensa playa situada en una zona más residencial y tranquila.

 

Y hasta aquí mis consejos sobre Adelaide, ahora… ¿nos vamos a Hobart en Tasmania?

Post sugerido :arrow: MIS 8 CONSEJOS PARA DISFRUTAR DE HOBART, TASMANIA

 

Si quieres seguir los pasos a Ashara Parastu y conocerla más, puedes visitar su blog en https://rutamundos.com/

Y tú, ¿quieres ser también nuestra amiga nómada? Aquí te contamos cómo. ¡Anímate!