Después de largo tiempo sin escribir en el blog, he encontrado por fin la motivación para volver a hacerlo y… ¡qué gran sensación! Parece que necesitaba un motivo de peso para hacerlo y ese motivo es El Ostional, en Nicaragua. 

El Ostional es un pueblo o comunidad de ascendencia Nahoa, con una población de apenas 1.200 habitantes (aunque cuenta con más comunidades, lo que incrementa este dato). Está situado en la Municipalidad de San Juan del Sur, en Rivas, en el litoral del Pacífico, muy muy cerca de la frontera con Costa Rica. Sus actividades son la pesca, el buceo artesanal, la agricultura, la ganadería y el ecoturismo, sin grandes lujos.

Cartel que indica la distancia desde el Centro a la Playa

Su nombre data de la gran cantidad de ostiones (un tipo de ostra) que había en la zona en el momento de su descubrimiento. Esto produjo la avaricia de los colonizadores y, bueno, ya te puedes imaginar el resto… Yo, sinceramente, ni quiero ni me voy a centrar en eso en este post. Como ves, no tengo una visión objetiva sobre este tema.

En El Ostional no hay cajeros o ATMs, así que asegúrate de llevar dinero en efectivo porque cuando yo estuve no podías pagar con tarjeta nada de nada. Aprovecho para comentarte que a mí la tarjeta que mejor me ha resultado en Nicaragua es la Revolut, te dejo mi enlace aquí por si te resultara útil. También utilizo la Bnext, pero para esta zona no la recomiendo.

¡No dejes de probar la Toña! Mi cerveza nica favorita :)

¿Qué hace de El Ostional un lugar especial?

SU PLAYA

Es una playa casi virgen y tranquila, poco conocida y menos aún visitada. Una playa de una belleza desmesurada con unas vistas al fondo de la provincia de Guanacaste, Costa Rica, que pocos han tenido la oportunidad de observar y disfrutar. Perder la noción del tiempo observando el vaivén de las olas con esa imagen al fondo, créeme, es una experiencia única

 

No sé muy bien aún si por suerte o por desgracia, pero el caso es que esta zona no cuenta con recursos suficientes para hacer grandes inversiones turísticas. Esto es algo que yo, ahora mismo, agradezco y, es por esto, que este lugar sólo admite y debe admitir, como dice el título de este artículo, ecoturismo y turismo sostenible. Es muy importante la preservación de lugares como éste. Aquí no tiene cabida el turismo de masas y, sinceramente, espero que jamás lo tenga. Por suerte, a día de hoy, tampoco hay capacidad para ello. Si este no es tu estilo de viaje, no es una zona que te vaya a interesar mucho…

 

Sin embargo, y, a pesar de no tener grandes recursos, la zona ofrece diferentes atractivos y tours para que el visitante tenga una experiencia única del lugar. ¿Cuáles? Vamos por partes. Más adelante te hablo de esto en el apartado ¿Qué hacer en El Ostional?

SU MANGLAR

El manglar de El Ostional, como todos los manglares, además de ser un ecosistema muy frágil y estar amenazado por falta de recursos, protege al pueblo de adversidades como tormentas tropicales, tsunamis y maremotos, que son tan comunes en zonas de actividad volcánica. 

Es un manglar chiquito, pero muy especial, ya que en sus aproximadamente 16 hectáreas de extensión no solo da cobijo a infinidad de vida animal, si no que además alberga casi todas las especies de mangle que se dan en Centro América. Incluso está compuesto por algunas especies que, hasta hace bien poco, solo se creían presentes en su país vecino, Costa Rica. Estas variedades de mangle son el Mangle Piñuela y el Mangle Pie de Paloma (Tabebuia Palustris), con una linda flor blanca que lo caracteriza. 

Flor de mangle

También es especial por la cantidad de especies nucleares que se dan en él (únicas en el reino vegetal: sus semillas germinan aún conectadas al árbol madre, resultando la creación de nuevos arbolitos ya crecidos antes tomar contacto individual con el suelo) y la abundancia de un árbol denominado Manzanillo, altamente venenoso y muy curioso. Te animo a investigar un poco más sobre estas especies. Con estos datos, comprenderás la importancia de este manglar y, obvio, la importancia que tiene preservarlo.

Tal vez sea un lugar único en el planeta y, aunque no lo fuera, te aseguro que es un lugar que desprende una energía muy bella, yo diría que hasta mágica. Es hermoso.

Explorando el manglar

También quiero contarte que existe un proyecto abierto para la construcción de un aula al aire libre dentro del manglar, te dejo más información en Perfil Proyecto Aula de Aire Libre Sendero Accesible Las Piñuelas, el dossier del manglar entero es extensísimo, llevan años y años de investigación, la pasión de cualquier biólogo y/o naturalista.

Cartel explicativo

Puedes contactar con Salvador, que es quien está llevando este proyecto a cabo, y/o también hacer tu donativo mediante Western Union, aunque lo más económico es hacerlo en una de sus oficinas. El sistema bancario en Nicaragua es una locura y eso que el de España cada vez es peor… Habilitó una cuenta bancaria específicamente para el proyecto y menudas comisiones cobran los bancos nicas por recibir transferencias internacionales, yo aluciné. Me tuvo que devolver la transferencia y probamos éste otro método.

Sus datos:

Nombre: Manuel Salvador Sanchez Santana

Documento de identificación o cédula: 567-250177-0000D

Dirección: Playa El Ostional, 00505, San Juan del Sur, Dpto. de Rivas. Nicaragua.

Teléfono: + 505 8498 66 50

Yo he donado 15$ por esta vía, si no, no osaría a pedirte a ti ni a nadie que colaborase.

Haciendo lo que más me gusta: fundirme con la naturaleza.

¡Con muchos poquitos y con trabajo en equipo se consiguen grandes cosas!

Mantener ecosistemas como este es algo prioritario si queremos que el mundo siga siendo un lugar habitable.

SU BOSQUE TROPICAL

El Ostional también está rodeado de bosque, bosque seco tropical, con la peculiaridad de ser caducifolio (pierde las hojas en verano, a partir de Diciembre). Además, es refugio también de muchas especies de aves (como el ave nacional de Nicaragua, el colorido Guardabarranco), cientos de invertebrados, reptiles, mamíferos, cangrejos, mariposas diurnas y nocturnas, etc. 

Una de tantas porciones de bosque… ¡Vida!

Cuando no puedes ser más feliz rodeada de vegetación

Bien merece la pena un paseo (o varios) para estar en contacto con toda esta biodiversidad. Sus sonidos transmiten diferentes sensaciones. En invierno, la intensidad y diversidad de tonos verdes, además de ser un regalo visual, oxigenan el lugar y le dan un aspecto aún más salvaje. Árboles como el Jabillo, el Acetuno, el Caoba, el Pochote, la Ceiba común y otros muchos más no te dejarán indiferente. Sinceramente, es algo que no te debes perder. En la actualidad, además, para conservar estos ecosistemas, se están realizando diferentes procesos de reforestación de manera particular.

Monos aulladores o congos en el bosque

Mono Carablanca o Capuchino

SU FAUNA

Alrededor de El Ostional, tanto en las aguas del Pacífico que lo bañan, como en su manglar y en sus bosques se haya infinidad de vida animal. En El Ostional todo, absolutamente todo, está vivo (todo el planeta está vivo, pero acá se percibe con mucha más intensidad). Claro que, con tales ecosistemas, no es nada raro que se dé tantísima vida animal.

Aves en la Playa de El Ostional

Puedes encontrar especies marinas como rayas, mantas, tortugas solitarias, meros, algún delfín y, bueno, de vez en cuando, familias de ballenas también dejan ver sus chorros y hasta algún ballenato juguetón.

Tortuga Paslama

Hay muchísimas familias de monos aulladores que, de vez en cuando, te sorprenderán y hasta te asustarán con sus aullidos. La verdad es que verlos y oírlos es una mezcla rara y mágica de sensaciones. Imponen, eso sí. También se dan otras especies de monos como el mono araña y el carablanca (¡lindísimos!).

 

Aves como el Guardabarranco, pájaros carpinteros, infinidad de loros, diferentes especies de zopilotes, pelícanos, fragatas, rapaces diurnas y nocturnasReptiles también encontraremos aquí. Iguanas enormes que se lanzan al agua si te sienten cerca (y, créeme, ellas te verán antes que tú a ellas). Por suerte, aunque también hay serpientes, la mayoría no son venenosas.

Guardabarranco

Pájaros carpintero

Y, bueno, una cantidad de insectos desconocidos para mí, que son animales que, en principio, no me interesaban mucho, aunque amo las mariposas, las libélulas y las luciérnagas. Las luciérnagas aportan un misticismo increíble a las noches de El Ostional generando momentos únicos que son difícil de olvidar… ¡Un día también ví una enorme Blue Morpho mientras desayunaba! Un recuerdo que siempre guardaré en mi memoria.

Apenas pude fotografiar mariposas. ¡Muy rápidas para mí!

Cierto es que vas a necesitar repelente en cantidades industriales porque estos «animalitos» (insectos varios) tienen un hambre voraz, avisad@ quedas.

SU GENTE

Sí, su gente le pone la guinda a este lugar haciéndolo aún más auténtico y especial. En general, Nicaragua es un país bien seguro para el turista, nada que ver con lo que nos intentan vender ciertos medios de comunicación. 

En El Ostional encontrarás rostros más o menos morenos y encantadores que siempre están dispuestos a brindarte una mirada curiosa, una sonrisa, un saludo y algo de conversación. Rostros humildes, amables y diligentes, siempre dispuestos a prestarte ayuda, la necesites o no, que te hacen sentir menos foraster@ en el lugar. 

Irvin y Diego durante un atardecer mágico en La Grada.

Esta comunidad de personas alegres y, en su mayoría honestas, castigadas por un régimen político que no ha tenido para nada en cuenta su bienestar, son las que te conectarán más si cabe con el propio entorno, con sus costumbres, con su amor por la música, con su folklore, con sus ganas de pasarlo bien, con el momento presente… ¡hasta con la fauna del lugar! 

Christian durante una excursión improvisada que me dedicó.

Todo este conjunto hará que te cueste horrores abandonar este lugar, ya que te querrás quedar para siempre. De hecho yo, mientras escribía estas letras, aún no había sido capaz de encontrar el momento para dejar El Ostional. Fue muy muy difícil. Estaba completamente atrapada, en el mejor de los sentidos. Me enamoré del lugar, de esa tierra maravillosa que me hizo tantos regalos. Todos son rostros amigos y, eso, cuando estás viajando, se agradece… ¡vaya que si se agradece! 

Son gente extremadamente respetuosa y nada invasiva, tal vez porque saben vivir y disfrutar la soledad, respetan tu espacio personal y el suyo propio. En fin, mis palabras se quedan cortas para describirl@s. 

Christian haciendo de Santa. Fue la primera vez que Santa visitó El Ostional, en las Navidades de 2019.

Casi todos los organizadores de la visita de Santa con amigos. Personas bonitas.

Te animo a que converses con ell@s abiertamente porque no te dejarán indiferente. Las conversaciones fluyen de una manera tan natural… No demuestran un interés más allá de la propia conversación para pasar el tiempo de una forma agradable. Estas mismas conversaciones te darán muchísimas opciones sobre diferentes conceptos sobre la zona y actividades que realizar, con coste y sin él. Sí, ya llegamos a este punto, a las actividades que se pueden realizar en la zona.  

¿Qué hacer en El Ostional?

Son infinitas las opciones que este pequeño y mágico lugar ofrece al turista responsable. Voy a destacar únicamente unas cuantas porque, si no, este post, sí va a resultar infinito y no pretendo eso, pero sí deseo que sea lo más completo posible para que así puedas valorar pasar unos días en El Ostional

Pelícano volando al atardecer. En El Ostional detenerte a observar ya es un privilegio.

En El Ostional y alrededores se pueden realizar caminatas por el bosque seco, por el manglar, salidas de pesca, snorkel, buceo, surf, yoga, canopy, recorridos hasta playas aún más vírgenes (caminando o en lanchas locales, «pangas»), tours al Refugio de Vida Silvestre La Flor (es una Reserva Natural donde se preserva la reproducción de las tortugas Paslama u Olive Ridley, una especie protegida que acude en masa a desovar en la playa de La Flor… ¡una experiencia única!) y, bueno, bastantes actividades más.

¡Preparada para snorkelear!

Las actividades que yo he realizado y, por tanto, recomiendo realizar son: 

  • Senderismo por el manglar. He realizado varias rutas, guiadas y no guiadas, y la experiencia cambia completamente cuando es guiada. Te recomiendo que, al menos, hagas una caminata guiada para que realmente sepas qué estás viendo. No son largas ni costosas y quedarás maravillad@.

Manglar

  • Senderismo a otras playas más vírgenes con tramos de bosque seco tropical, también guiado. He hecho varias y también han sido experiencias únicas. Además he ido por libre y, aunque también terminé encantada, no es lo mismo ni de lejos… Eso sí, si puedes haz que coincida con el atardecer… ¡momentazo asegurado!

Durante una excursión al Roble

  • Senderismo con avistamiento de aves. Guiado. Esto lo súper recomiendo. Caminar en silencio, buscando e identificando sus sonidos para después visualizar el ave en cuestión es increíble. Y es genial para desarrollar tu agudeza visual.

Una muestra de muchas de las aves que se pueden ver…


Loras


Garza


Pelícano


Guardabarranco

  • Playas el Coco, el Remanso y otras. Por libre. Estas playas son muy turísticas y de acceso relativamente fácil, caminando desde la parada del bus, en moto o en bici. Son playas lindas, muy lindas, que cuentan con restaurantes y/o bares. Personalmente, prefiero playas más vírgenes, pero se merecen un ratito de tu tiempo. 

Playa El Remanso, después de un diluvio. Ideal si surfear es lo tuyo.

  • Reserva La Flor. Guiado y por libre. El Refugio de Vida Silvestre La Flor es un espacio protegido que, principalmente, preserva algunas especies de tortugas marinas, en peligro de extinción, pero se encargan de más cosas. El espacio está vigilado por militares y policías, además de los propios trabajadores del centro. Allí estudian y ayudan con la natalidad (controlan un porcentaje de los nacimientos) de estos seres marinos.

Tortuga en La Flor. De las más tardonas en ir a desovar.

El precio de acceso  a La Flor es de 200 córdobas (6,40$) por adulto extranjero y 100 córdobas (3,20$) niño. También se puede acampar por 500 córdobas (aprox. 15$). Es una de las pocas playas en el mundo que, en temporada, recibe miles de tortugas que acuden a desovar en masa. La temporada empieza en agosto y termina en diciembre/enero. Casi todos los meses se dan unos días de llegada masiva. Esto sí que no te lo puedes perder. Es muy muy hermoso.

Si deseas informarte más sobre éstas u otras opciones, puedes contactar por Whatsapp con Carolina y Salvador en el +505 8353 7091, que regentan un hospedaje en la zona. Salvador también es guía.

Salvador en una de las zonas de reforestación.

Y también con Irvin en el + 505 8417 4295. Irvin es un guía local que hará que tu experiencia en este lugar sea algo que querrás recordar siempre.

Irvin. Atardecer cerca del Roble.

¿Dónde alojarse en El Ostional?

En El Ostional vas a encontrar hospedajes y alojamientos de bastantes tipos, todos ellos más o menos asequibles, dependiendo siempre de tu presupuesto.

Vistas desde el hospedaje Manta Raya.

Te puedes alojar hasta en casas particulares, haciendo aún más auténtica la experiencia. El precio por noche está a partir de 5$ aproximadamente, dependiendo de la época del año, puedes hasta encontrar algo un poco más económico o que incluya el desayuno.

Me consta que, si viajas con carpa o tienda de campaña, también existen lugares en los que puedes acampar, pero no es algo que haya investigado porque no es mi caso. 

El caso es que yo te voy a recomendar el mejor: El Hospedaje Manta Raya.

Camino de entrada al Manta Raya.

No solamente porque está situado a pocos metros de la misma playa de El Ostional, que ya le da un atractivo incomparable, si no porque es un lugar con personalidad propia y con una energía lindísima. Lo regentan Salvador y Carolina, con su familia. Ofrecen 2 opciones: habitaciones privadas con capacidad para 2-3 personas con abanico (ventilador) y también otras con las mismas características que, además, cuentan con aire acondicionado. Ambas opciones incluyen baño privado con ducha.

Terraza – comedor del Manta Raya.

Los precios dependen de la temporada, del número de personas y del número de noches que te alojes con ellos, pero ya te anticipo que son asequibles. Esta información mejor que te la proporcionen ellos directamente porque ya te digo que los precios son precios oscilantes

También cuenta con un pequeño bar en el que puedes tomar unos jugos (zumos o licuados de frutas de la zona) refrescantes, además de otras bebidas. Cuentan con servicio de comidas y te puedo asegurar que Carolina cocina riquísimo. Hasta la propia gente del pueblo le hace encargos. Eso ya dice mucho, ¿no crees?

Delicioso almuerzo en el Manta Raya. Aquí todavía no era vegetariana.

Otro ejemplo de riquísimo almuerzo preparado por Carolina.

Te pueden incluso asesorar acerca de otros lugares en el pueblo que ofrecen estos mismos y otros servicios como frutería, pequeños supermercados y demás. No buscan acaparar la clientela, si no compartirla, otro gran aspecto a destacar que hacen de este sitio un lugar excepcional.

Salvador y Carolina

Por supuesto que también organizan tours locales, expediciones por el manglar, snorkel, buceo, salidas en pangas (pequeñas barcas locales) y mucho más.  

Yo, que soy algo especial, lo he sentido como un hogar. Te aseguro que no tiene nada que ver con otros hospedajes en los que he estado y, precisamente por este motivo, lo recomiendo y mucho. 

¿Cómo llegar a El Ostional?

Puedes llegar a este lugar tan especial de varias formas: en bus, en taxi y/o también rentando una moto o carro (coche) en San Juan del Sur, que es el núcleo urbano más próximo y, por tanto, tiene más servicios. Si eres un deportista nato, también puedes rentar una bici y hacer este trayecto así. Y, bueno, si te gusta la aventura y conversar con la gente, puedes probar a hacer dedo (pedir o tirar ray [del inglés ride], en lenguaje local).

Alquilar una moto en San Juan del Sur tiene un coste de entre 13 y 20$/día, dependiendo del tiempo de alquiler. Te recomiendo Nicaragua Moto Rentals, el negocio de Claudia Y Bladimir, contáctales en el +505 8788 5920 y diles que vas de mi parte. Así sentiré que el tiempo que he invertido en escribir estas líneas habrán merecido la pena.

La primera vez que ahogué la moto. La verdad es que hubo muchas más… XD

El recorrido es empinado. La carretera únicamente está adoquinada hasta Playa Hermosa, después le sigue un amplio y ancho camino de grava y tierra que transcurre por zonas verdes de bosques que alimentan tu retina. Por favor, ten este dato en cuenta si tomas la decisión de rentar cualquier tipo de vehículo.

Lo que yo recomiendo: el bus. Precio 50 Córdobas (1,50 $) por trayecto. Los colectivos salen desde el Mercado de San Juan del Sur (algunos vienen desde Rivas, pero desconozco cuáles son) y el trayecto te tomará alrededor de 1 hora y media. Te dejo los horarios a continuación.

La Puerta del Mercado. Justo enfrente salen los buses a El Ostional

San Juan del Sur – El Ostional: 7:10 am, 1:10 pm, 4:30 pm y 5:10 pm de lunes a sábado. Los domingos únicamente a las 4pm.

El Ostional – San Juan del Sur: 5:25 am, 7:30 am, 12 am y 3:40 pm de lunes a sábado. Los domingos hay dos, a las 5:25 am y a las 7:30 am.

Y, bueno, con esto ya termino mis comentarios sobre este pedacito de tierra en el litoral del Pacífico que me ha robado el corazón. Si te decides a darle una oportunidad, no dudes en comentarlo más abajo, me hará muy feliz saber que has estado en el que, hasta ahora, es mi lugar favorito en el planeta y, si te puedo asesorar en algo, pues también estoy a la orden, una expresión muy de Centroamérica.

Espero, al menos, al escribir estas letras, haber sabido transmitir un poco de mi amor por El Ostional, si no todo. 

Atardecer bajando de La Grada

Atardecer épico. El último que vi allí.

«Todo cambia, cuando te entregas.

Todo fluye, cuando lo sueltas.

Todo llega, cuando es su tiempo.

Todo sana, cuando lo aceptas.»

Agradecimientos

Gracias a Maritxu, de Nómada del S. XXI por su sororidad constante con nuestro espacio y por haberme “despertado” mientras estaba en San Juan del Sur. Bella, sabes que no tengo palabras para agradecerte esto. Te apapacho, siempre

Gracias a Carolina, Salvador, Diego y Maxi. Gracias sinceras por los juegos, por responder pacientemente a mis locas preguntas, por los consejos, por permitir mis excentricidades, por las conversaciones diarias, por compartir su vida y costumbres, por ayudarme a crecer más como persona y, en definitiva, por regalarme gran parte de su tiempo, entre muchas otras cosas. Solo puedo deciros que para mí ha sido muy importante… Gracias, gracias, gracias...

Carolina durante una de las salidas. ¡Foto! XD

Gracias a Irvin por perderse conmigo, por ayudarme a conocer y entender este lugar a través de su flora y su fauna, por sus explicaciones, por mostrarme atardeceres secretos, por sus advertencias, por sus lecciones de historia y por muchas otras cosas más. Gracias, Irvin, de corazón

Irvin en la Playa de El Ostional.

Gracias a Vanesa por su ayuda con todo, por su hospitalidad, por estar ahí cuando me surgían dudas, por su cariño y por cuidarme tanto conociéndome tan poco. Vanesa, eres la bondad personificada. Mil gracias por todo.

Gracias a Jairo por ayudarme a tener confianza conduciendo la moto, por los ratitos de conversación, a veces más transcendentales y a veces menos, por el intercambio cultural, por tener siempre un ratito para mí acompañado de una sonrisa sincera y alguna que otra broma. Gracias por tu tiempo, Jairo. ¡Muchísimas gracias! 

En una de las creaciones hidráulicas de Christian, un inventor en toda regla.

Gracias a Christian por enseñarme que siempre, absolutamente siempre se puede ser mejor persona y que encima puede ser increíblemente divertido. Por mostrarme sus incansables ganas de mejorar el planeta. Christian, es muy grande TODO lo que haces, TODO. Christian, entre otras mil cosas, dirige el proyecto Teach a Man to Fish. Te invito a que eches un vistazo porque es súper interesante.

Christian con otros componentes de Teach a Man to Fish y vecinos de El Ostional durante la puesta en marcha de otra de sus creaciones.

Todos ustedes han hecho que mis días en El Ostional hayan sido extraordinarios. Aún sin saberlo, o tal vez sabiéndolo, me han aportado millones de aprendizajes, sensaciones y experiencias que difícilmente puedo expresar con palabras. Jamás lo olvidaré.

Y gracias, Ostional (como lo llaman sus habitantes y la gente de la zona), por haberme dado tantísimo. GRACIAS. GRACIAS. MILLONES DE GRACIAS. Estoy segura de que voy a volver… y será pronto.

Mirando al Pacífico. Sé que volveré…

Por último, te dejo enlace de la ruta por Costa Rica que hizo mi compañera Laura y que a mí me resultó tan útil en su día, es muy fácil acceder a El Ostional desde este país, a través de la conexión Liberia – San Juan del Sur, por la frontera terrestre de Peñas Blancas. Gracias también a ella por haberme acompañado tanto durante este viaje.