Visitar Indonesia por tu cuenta no es ninguna locura. Eso sí, necesitarías varías vidas para conocerlo por completo, puesto que ¡cuenta con más de 17.500 islas!

Yo disponía de un mes, en el que recorrí: Java, Bali, Flores, Rinca y Komodo (pasando por Lombok y Sunbawa) por carretera, y te aseguro que merece la pena sentir la esencia del país. ¡Hazlo antes de que se pierda!

En este post te cuento los maravillosos lugares que puedes visitar por libre en la isla de Java, cómo llegar a ellos, qué puedes ver, dónde alojarte y el precio que cuesta su entrada.

Java, la isla más poblada del mundo. Es de origen volcánico y, como tod@s sabréis, en ella se encuentra la capital de Indonesia, Yakarta. Sin embargo, Yakarta no está entre los destinos turísticos más populares…

Entonces, ¿qué veo en Java?

Java tiene la riqueza de poder combinar cultura y naturaleza… ¡No te pierdas, entre otras cosas, sus templos y sus volcanes! Pero hay mucho más… ¡Sígueme!

 

  • YOGYAKARTA:

Malioboro Street en Yogya

Malioboro Street en Yogya

¿Qué es? Yogyakarta, también llamada “Yogya”, es una ciudad artística situada estratégicamente como base para visitar lugares mágicos como Borobudur, Prambanan o Dieng Plateau. Pero no solo es un lugar de paso, Yogya conserva su cultura y su gente es increíble.

Merece la pena descansar unos días en esta ciudad tan acogedora, dónde conocí a muchos locales que en un principio te paran porque quieren sacarse una foto contigo, ¡es lo más normal!, pero que después son tan amables que pueden llegar a acompañarte por su ciudad…

Su gente es tan atenta que llegaron a hacerme una ruta en moto para enseñarme su ciudad y ¡me acababan de conocer!

Tal vez esa es una de las grandezas de viajar sola.

De ruta con Ita y Danilo por Yogya

De ruta con Ita y Danilo por Yogya

¿Cómo llegar? Se puede acceder a Yogya en avión o en tren desde Yakarta. El precio es similar (alrededor de 30 euros) y el tiempo de trayecto en avión es de 1 hora, mientras que en tren tardas sobre 8 horas.

Una vez dentro de la ciudad resulta muy fácil moverte haciendo autostop.

¿Dónde me alojo? Como alojamiento recomiendo 100% el Eduhostel, un hostel de mochileros cercano al centro, muy limpio y con una relación calidad/precio buenísima.

Si lo que quieres es interactuar con locales, (¡aún más!) yo hice Couchsurfing un par de noches y puedo asegurar que me sentí como en mi casa.

¿Qué puedo ver? Caminando llegas a su calle principal, Malioboro Street, una calle muy concurrida con sus aceras repletas de pequeños puestos donde los locales venden todo tipo de productos. El mercado está abierto de 9 a.m. a 9 p.m. (todos los días) y los puestos de comida de 5 p.m. a 12 de la noche.

Aquí encontrarás muchas agencias y/o hoteles dónde te ofrecerán excursiones a Borobudur, Prambanan o Dieng Plateau (pero como te contaré más adelante, puedes ir por tu cuenta).

Muy cerca del centro encuentras el Palacio del Sultán o Kraton (palacio aún habitado) y el Castillo de agua o Tamansari (castillo de descanso con piscinas para el Sultán).

Palacio del Sultán o Kraton

Palacio del Sultán o Kraton

¡No te pierdas los espectáculos (obras teatrales, musicales…) en el Palacio del Sultán!

Castillo de agua o Tamansari

Castillo de agua o Tamansari

Es muy común que te ofrezcan tuk-tuk para llegar a estos lugares, ya que los locales te dicen que “está lejos”, pero si eres de los que te gusta caminar, ¡no lo aceptes! Puede haber alrededor de 2 km de distancia entre los lugares indicados.

  • BOROBUDUR:

Disfrutando de Borobudur

Disfrutando de Borobudur

¿Qué es? Es un santuario y lugar de peregrinaje budista que se encuentra a 40 km de Yogya. ¡Seguro que lo has visto ya en alguna foto!

Una vez al año los budistas de Indonesia celebran el Vesak (la celebración más destacada del budismo) en este monumento, que está considerado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

¡La sensación de paz que se respira cuando llegas a Borobudur es increíble!

¡Déjate llevar y siéntelo!

¿Cómo llegar? Puedes llegar tomado dos autobuses (con la compañía de transporte público Transjogja) desde Yogya. Primeramente, toma el 2B desde “Ngabean Shelter” hasta la estación de autobuses de Jombor. Allí toma el segundo autobús “Jogja-Borobudur Bus“, este autobús te dejará en una estación de autobuses pequeña cerca de Borobudur, caminando 500 metros llegarás al templo.

También puedes llegar a Borobudur mediante excursiones contratadas, taxi, alquilando una moto o haciendo autostop. El horario del templo es de 6 a.m. a 6 p.m.

Si quieres ver el amanecer recuerda que la compañía Transjogja comienza a operar desde las 6 a.m (hasta las 8 p.m). El resto de compañías tienen un horario de 6 a.m. a 4 p.m.

Maravillas dentro del Templo

Maravillas dentro del Templo

¿Cuánto cuesta? El precio de la entrada para extranjeros es de 18 euros para adultos, con un descuento del 50% si eres estudiante. Los precios son muy criticados, puesto que hay una clara diferencia entre los precios de las entradas para locales y los precios dirigidos a extranjeros, siendo para estos últimos hasta 5 veces superiores.

¡Es uno de los lugares que no puedes perderte!

  • PRAMBANAN:

Prambanan

Prambanan

¿Qué es? A 18 km de Yogya se encuentra este lugar mágico que posee más de 200 templos hindúes (los cuales hacen referencia a tres dioses principales de la mitología hinduísta). ¡No es de extrañar que la Unesco lo declarara Patrimonio de la Humanidad!

Mucha gente visita conjuntamente Borobudur y Prambanan en el mismo día, disfrutando del amanecer en Borobudur y reservando el atardecer para Prambanan. Si dispones de tiempo y lo quieres visitar usando el transporte público, yo reservaría un día para cada lugar (ten en cuenta que el horario del templo es de 6 a.m. a 6 p.m.).

Por un momento me desplacé con mi imaginación a Angkor Wat en Camboya.

Prambanan poco le tiene que envidiar.

Disfrutando de Prambanan

Disfrutando de Prambanan

¿Cómo llegar? Es muy fácil la llegada al templo. Se puede tomar un autobús, el 1A, desde Malioboro Street en Yogya, es la última parada (consúltalo de todos modos con el conductor) y se tarda alrededor de una hora.

Como he comentado anteriormente, también se puede hacer la visita mediante una ruta contratada, taxi, alquilando una moto o haciendo autostop.

¿Cuánto cuesta? El precio de la entrada era de 14 euros, con un descuento del 50% si muestras tu carné de estudiante.

Si dispones de carné de buceo, ¡muéstralo en la entrada! tienes un 50% de descuento (pasa como si fuera un carné de estudiante).

  • DIENG PLATEAU:

 

Vistas de Dieng Plateau

Vistas de Dieng Plateau

¿Qué es? Si tuviera que definirlo, diría que fue un grato descubrimiento, puesto que aún no es muy conocido para el turismo. Esta increíble meseta está situada a 115 km de Yogya.

Rodeada de templos y de una naturaleza impresionante se encuentra Telogo Warna, antiguamente era un cráter, y hoy es un lago con actividad volcánica que cambia de color debido a la cantidad de azufre que se concentra en sus aguas.

Cuando el sol lo penetra puede verse de color verde, amarillo, morado o incluso puede llegar a tomar los colores del arco iris.

Dieng Plateau

Dieng Plateau

¿Cómo llegar? No es fácil llegar a Dieng Plateau, pero ¡nada es imposible! Lo más común es contratar una excursión desde Yogya, yo fui en moto (disfrutando de la compañía de los locales de la casa de Couchsurfing en la que me alojé) y las carreteras están tan transitadas que tardé 5 horas solo en llegar.

¿5 horas para 100 km? Sí, eso es, lo has leído correctamente.

Pero merece la pena contemplar los arrozales y los lugares interiores de la isla de Java, donde se puede apreciar la vida rural diaria de los locales, durante el trayecto.

¿Cuánto cuesta? Su precio también varía, dependiendo si eres local o extranjero. Regateando conseguí reducir el precio de la entrada a la mitad. Pagué 3,50 euros, pero inicialmente me pedían 7 euros… ¡Es cuestión de llegar a un acuerdo!

  • MONTE BROMO:

    Monte Bromo

    Monte Bromo

¿Qué es? ¡Éste sí lo conoces! Uno de los volcanes más activos de Indonesia, con 2.329 km de altura es el Monte Bromo. La actividad principal cuando visitas el Bromo no es acceder a su cráter cómo podrías pensar, sino contemplar el amanecer desde la montaña Gunung Penanjakan.

Tendrás que madrugar y caminar de noche, pero realmente merece la pena. Sus alrededores son increíbles y el camino que tienes que recorrer hasta llegar al punto más alto no tiene desperdicio.

No te preocupes si crees que no estás en forma, ¡no es nada difícil llegar a su cima!

¿Cómo llegar? La mejor opción es alojarte en Probolinggo. Yo cogí un tren local desde Yogya hasta Probolinggo, tardando un total de 9 horas. ¡No había turistas en el tren, era increíble! Esta opción la puedes tomar si no tienes prisa, pero recuerda que te puedes acercar a la estación de Yogya y preguntar allí, puesto que hay más opciones.

Nada más llegar a Probolinggo, contratamos entre un grupo de personas una furgoneta “van” que nos recogía sobre las 2 de la mañana para llevarnos al punto de salida de la ruta.

¡El Bromo me esperaba, lo vería al amanecer!

Viendo el amanecer

Viendo el amanecer con Alba Nómada

¿Dónde me alojo? Existen varios hostales en Probolinggo, pero la verdad es que no te puedo recomendar ninguno puesto que yo me alojé en casa de locales, mediante Couchsurfing.

¿Cuánto cuesta? Su precio teórico es de alrededor de 15 euros, pero conseguimos acceder desde otra entrada en la que no tuvimos que pagar nada (excepto el simbólico precio de 1 euro por acceder a un entorno protegido).

No te olvides de llevar una chaqueta que te abrigue, y ¡a disfrutar de las visitas!

  • KAWAH IJEN:

Gran experiencia en el Kawan Ijen

Gran experiencia en el Kawah Ijen

¿Qué es? Una de las mejores experiencias que tuve en Indonesia fue subir al volcán Kawah Ijen. No sólo por lo que la naturaleza me ofrecía sino también por lo que mis ojos veían sin poder quitar mi atención…

Por una parte, tenía un gran lago formado en el cráter del volcán, con un color realmente extraordinario (incluso un chispeante azul) debido al azufre que allí se concentraba.

Por otra parte, decenas de mineros se jugaban la vida (y aún hoy se la siguen jugando) extrayendo azufre puro en un lugar hostil lleno de gases que no te dejan ni respirar. Los visitantes llevábamos máscaras, ellos ni máscara, ni guantes, ni siquiera calzado adecuado.

Explotación del azufre en el Kawan Ijen

Explotación del azufre en el Kawah Ijen

El camino hasta llegar al cráter es bastante complejo, pero merece totalmente la pena visitar este lugar que me dejó sin palabras.

¿Cómo llegar? Desde Probolinggo tomé un autobús local hasta Banyuwangi, siendo un total de 9 horas por carretera. Nada más llegar, contratamos entre un grupo de personas una furgoneta “van” que nos recogía sobre las 12 de la madrugada para llevarnos al punto de salida. Recomiendan llegar al cráter sobre las 3-4 de la mañana para poder verlo plenamente en su color “azul chispeante”.

¿Dónde me alojo? En Banyuwangi tienes varias opciones, opté por el Hotel Baru. La relación calidad/precio era aceptable.

¿Cuánto cuesta? La entrada costó alrededor de 7 euros. En esta ocasión no encontramos otra entrada alternativa más económica.

Vistas desde el volcán

Vistas desde el volcán

¡Abrígate bien! Las máscaras te las irán ofreciendo durante el trayecto al volcán, al igual que te ofrecerán acompañarte a cambio de unas rupias. No es ninguna broma “dejarte ayudar” puesto que el acceso es bastante complejo. ¡Lleva calzado adecuado!

Una vez visitado el Kawah Ijen, tomé rumbo a la isla de Bali. Para salir de Java y entrar en Bali tomé un taxi privado para llegar al puerto. Desde el puerto en un ferry puedes llegar a Gilimanuk, ya en la isla de Bali.

 

Después de saber que puedes visitar estos asombrosos lugares por tu cuenta,

¿vas a excluir Java de tu itinerario en Indonesia?

¡BUENAS RUTAS!