Escrito por: Anabel Montes.

Cuando viajas conoces lugares espectaculares, sitios cuya belleza te dejan abrumada y en los que una foto no es capaz de captar la realidad pues es la esencia lo que guardas en tu memoria.

Pero hay lugares que te marcan por las circunstancias por la compañía, por el momento. Yo encontré mucho más que una playa paradisíaca, yo encontré un lugar donde querer estar, donde querer quedarme para siempre, un hogar llamado TONSAI.

Tonsai beach es una playa situada en el sur de Tailandia, pertenece a Krabi. Aunque en realidad es un archipiélago solo se puede acceder a ella en barca desde la playa de Ao Nang. El viaje cuesta 100 baths y suelen esperar a que se llene con 8 personas. Eso sí, prepárate a mojarte, nada de muelles ni diques secos, con el agua por las rodillas y alguna ola por la cintura lanzas la mochila arriba y te subes por una escalerilla. Genial.

Cuando sales de Ao Nang comienzas a ver las típicas estructuras rocas lisas de postal de Tailandia pero en cuanto giras a la izquierda y enfilas la playa te das cuenta de hacia dónde estás yendo.

Tonsai es uno de los pocos sitios del sur de Tailandia que aún conservan esa magia, una especie de reducto hippie de gran pureza. Cierto es que estuve en low season cuando la playa no está tan limpia y se acumulan residuos traídos por las lluvias entre otras cosas, algunos lugares están cerrados y/o en obras preparándose para la temporada pero eso es lo que hace que  haya poca gente allí y que tengan espíritu mochilero y ganas de vivir aprendiendo y de aprender viviendo.

¡Solo tarde 17 horas en llegar desde Bangkok! Autobús desde Khao san road en Bankhoh hasta Surathanni, minivan de Surathanni a Krabi, otra minivan de Krabi a Ao Nang y el bote hasta Tonsai. El agotamiento del viaje bien merece la pena pero lo primero es lo primero, buscar alojamiento.

No todo está abierto con lo cual no había mucho donde escoger, así que mi primera noche la pase en unos bungalows muy bonitos en el “Chill Out bar & Bungalows” Los precios van desde 170 baths por noche en dorm compartida, 300 baths el bungalow doble y 400 baths el triple. Los bungalows son estructuras elevadas del suelo de madera con una terrazita, cama con mosquitero ventilador y un baño con ducha privado independiente de la habitación. Lo justo y necesario. El ambiente es inmejorable, los nativos que llevan el negocio y Leyla, la chica australiana que en ese momento trabajaba te hacen sentirte como en casa.

 

El resto de la estancia cambié de lugar a otro que eran más baratos y aún quedaba viaje por delante así que todo lo que sea ahorrar bienvenido sea. Bungalow doble sencillo por 150 baths y doble deluxe por 300 baths…que quede claro que con deluxe me refiero a que es más bonito y con cristaleras grandes pero igual de sencillo y discreto.

Lo mejor de Tonsai es que no hay ATM, hay un pequeño supermercado con lo justo y la electricidad se corta de 6:00 a 18:00. Aprovecha donde estás y olvídate de todo

Si te imaginas un lugar con aguas cristalinas, altas palmeras, sin carreteras ni ruidos de coches ni alboroto…solo el sonido del mar, animales y de gente feliz…este es tu sitio.

¿Qué hacer en Tonsai?

Ser feliz.

 

Aparte de ello se pueden hace muchas actividades. La principal atracción que tiene Tonsai es la escalada. Practicantes de todo el mundo se dan cita para subir las paredes de roca dejando regalos impresionantes al llegar arriba  mirar atrás. Tanto si eres practicante asiduo y tienes tu propio equipo como si eres amateur o como si nunca antes lo has hecho, este es sin duda uno de los lugares donde tiene que hacer escalada.  Por 800 baths tienes el equipo completo, monitor nativo y día de escalada. Una de esas experiencias que recordarás siempre.

Otra de las actividades que se puede hacer es alquilar un kayac y explorar lo que quieras, playitas, calas, islas…siéntete libre.

Hay numerosas excursiones organizadas desde allí tanto de un día como de varios y son muchas las opciones de destino.

A unos 15 minutos andando por un pequeño y serpenteante camino está Railay beach. Un lugar también paradisiaco pero con un turismo algo diferente, resorts de lujo, muchas tiendas…pero con impresionantes playas. Aquí se puede subir al viewpoint y admirar la belleza de las dos playas en distinta costa con la estrecha jungla en medio y para los que se atrevan, bajar a la secret Lagoon un lugar pequeño paraje recóndito al que se accede medio escalando primero y bajando por abruptos caminos donde tienes que agarrarte a una cuerda llena de barro y resbaladiza. Hay que tener cuidado si ha llovido pues el último tramo es algo “peligroso” y el agua y el barro pueden jugarte una mala pasada pero despacito y con acierto merece la pena ir hasta allí.  En la playa encontramos una cueva repleta por doquier de figuras falocéntricas en honor a la fecundidad. Curioso cuanto menos.

Camino a la SecretLagoon

Como en todo Asia hay que tener cuidado con los monos, no es que sean éstos agresivos ni nada por el estilo pero las típicas recomendaciones de no llevar comida en las manos que puedan intentar coger o directamente, no llevar nada en las manos cuando pasas cerca de muchos y sobretodo, si te agarran algo dejarlos ir con ello…mejor perder un bocadillo, una sandalia o pañuelo a una visita al médico y vacunas de rabia por una mordedura.

¿Dónde comer?

Algo que no deja a nadie indiferente es la comida del lugar. La comida tailandesa es deliciosa bajo mi opinión pero es que en Tonsai las raciones son desorbitadamente grandes y deliciosas.

1- Sao Legacy. El primer sitio que ves cuando desembarcas y empiezas a caminar por el único camino de la playa. Hay muchas opciones vegetarianas que se pueden “veganizar” solo hablando con las cocineras.  Desde la veggie burguer del tamaño de una cabeza, los curro es, los pancakes, el Kruat-buat-chee que es un postre consistente en pedazos de banana fresca en un bol con leche de coco caliente con azúcar…y todos los shakes!!!!!

2- Mama’s chicken.  Más de lo mismo aunque las raciones no son tan grandes pero con gran variedad de menú y un sorprendente Shake de nutella que hará que te chupes los dedos.

 

¿Dónde tomar algo y relajarte?

Hay mucha opcione bares donde tomarte un cóctel como en toda Tailandia pero éstos tienen un encanto especial.

1- Freedom bar. Al final de la playa con colchonetas elevadas es el mejor sitio donde tomar algo de día mientras ves a gente escalar con el sonido del mar de fondo.

2- VIking bar

3- Chill Out bar. Un lugar con mucho encanto con construcciones de madera con cojines y hamacas por doquier. Ponen muy buena música , espectáculos de fuegono tan espectaculares como en phi phi o Koh tao pero más cercanos. Te vas a sentir muy a gusto en este sitio.

4- Sunset Pirate Bar. El mejor lugar de Tonsai con diferencia porque simplemente cuesta explicarlo con palabras…es un bar de escaladores por lo que todo es escalable y así se demuestra día a día…consta de dos pisos de madera con una red entre ellos donde tumbarte o colgarte o utilizar para subir y bajar si no te apetece ir a las escaleras. Rinconcitos para tumbarte por todos lados, tumbonas, un escenario libre para que toque quien quiera y uno de los mejores ambientes que puedas imaginar. Los dueños del local son unos tailandeses con muy buen rollo y un humor genial que no dudan en ayudarte si necesitas algo siempre regalándote una sonrisa.

 

Como dice el camarero del Sunset Pirate bar:”I’ll see you when you see me”

 

Pero el problema es que este pequeño paraíso tiene fecha de caducidad y yo fui presente del inicio del fin…un muro de cemento horrible que rodeaba una zona de selva que iba a ser deforestada para la construcción de un resort de lujo que destruirá por completo la magia y naturalidad del lugar. Nosotros somos los visitantes y debemos ser conscientes de que estamos de paso (o no) y abogar por un turismo responsable y no destructivo de un hábitat espectacular.

Espero encontrarte igual cuando vuelva a verte.

Pintada hecha en el muro de cemento que rodea el futuro resort

Pero reconozco que tengo este cariño tan especial a este lugar por las amistades que hice allí. A veces te encuentras con gente desconocida en el camino pero que tras unas horas parece que seáis amigos de toda la vida, supongo que cuando mucha gente busca lo mismo en algún momento siempre te encuentras en ese preciso punto y eso hace que la conexión sea muy fuerte y para siempre.

Gracias a vosotros qué sabéis quienes sois por haber formado parte de mi camino, estoy segura de que nos volveremos a encontrar en alguna otra parte del mundo.

Ser felices y buenas rutas.

Y tú, ¿quieres ser también nuestra amiga nómada? Aquí te contamos cómo. ¡Anímate!