Escrito por: Myriam Fabregat.

Supongo que todos estáis de acuerdo en que no os iríais con cualquiera al “fin del mundo”. Vivir, compartir una vida y, especialmente viajar, supone una prueba de conocimiento y respeto mutuo. Podemos tener amigos y familiares a los que queremos muchísimo y, sin embargo, no iríamos jamás con ellos “al fin del mundo”. Desde que nacieron nuestros hijos tenemos claro que iríamos con ellos al fin del mundo, pero lo cierto es que, cuando nacieron, no pensábamos ni por asomo hacer un viaje en familia que nos llevaría precisamente allí: “al fin del mundo”.

Sí, a pesar del esfuerzo que supone atender a dos niños pequeños, a pesar de tener que aparcar ciertas cosas que antes parecían prioridades, a pesar de no disponer de tiempo para muchas actividades antes habituales, a pesar de las noches sin dormir, de las preocupaciones cuando se ponen malitos, a pesar de todo eso y mucho más, sabemos que podemos hacer un viaje en familia al fin del mundo. Y lo sabemos, porque, en nuestro caso, esto no es sólo una frase hecha.

Graffiti en Ushuaia

En el año 2013 emprendimos nuestro viaje de 6 meses “De Tierra de Fuego a las Galápagos” y fue en esa ocasión cuando viajamos hasta Ushuaia con nuestros peques de 2 y 4 años. Hoy os contamos nuestra experiencia y nuestros consejos para disfrutar de Ushuaia en familia. ¿Te animas a leernos?

Ushuaia es la ciudad más austral de Argentina, podemos decir que es la ciudad más austral del mundo. Situada en la orilla norte del Canal Beagle, entre la cadena montañosa del Martial y su preciosa bahía. Su emplazamiento es realmente especial. Forma parte de la provincia argentina de “Tierra de Fuego, Antártida e Islas del Atlántico”. Más al sur, al otro lado del Canal Beagle, está Isla Navarino, la isla chilena que presume de tener los pueblos más australes del mundo, Puerto Williams y Puerto Toro.

Casi todos los viajeros llegan a Ushuaia desde el norte pero, en nuestro caso, llegamos desde el sur, desde Isla Navarino. Cuando llegas a Ushuaia desde Puerto Williams, realmente no parece que estés llegando “al fin del mundo” si no que vienes “del fin del mundo”. Ushuaia es una ciudad grande, cosmopolita, con un gran puerto de mercancias y pasajeros. Con una oferta hotelera amplia, tiendas de todo tipo y una oferta cultural diversa. Situada al sur de la isla grande de Tierra de Fuego, es la ciudad de referencia junto a Río Grande en esta región.

Puerto de Ushuaia

¿Cómo llegar a Ushuaia?

La manera más cómoda de llegar a Ushuaia es en avión hasta su aeropuerto Malvinas Argentinas. Hay vuelos directos desde Buenos Aires y El Calafate. Pero, como todas sabéis, la manera más cómoda no suele ser la más interesante. Se puede llegar también en coche, en autobús y en barco.

Para llegar en coche hay que tomar algún transbordador, por ejemplo, desde Punta Arenas en territorio chileno con la compañía Transbordadora Austral Broom. Es recomendable consultar horarios pues varían según la época del año y las condiciones climáticas.

Para viajar en bus primero hay que llegar a Río Gallegos y, desde allí, tomar otro bus en un trayecto bastante largo que implica también el cruce del Estrecho de Magallanes y parada en Río Grande. El paisaje es espectacular y merece mucho la pena. También se puede ir en bus desde Chile por Puerto Natales y Punta Arenas, el recorrido también es magnífico pero muy largo.

Puerto de Ushuaia

Nosotros decidimos ir desde Punta Arenas hasta Puerto Williams – situado en el lado sur del Canal Beagle- navegando con el Ferry Yaghan.

Pensamos que esta opción podía ser la más adecuada viajando con nuestros hijos de 2 y 4 años. Nos permitía admirar el paisaje y que nuestros pequeños pudiesen moverse sin las constricciones a que obliga el autobús, dormir cómodamente por la noche en una butaca-cama y compartir el trayecto con otros pasajeros. El viaje es largo pero en barco es relajante.

El Ferry Yaghan te lleva en unas 30 horas por los canales y fiordos del extremo sur americano mientras admiras los preciosos glaciares que se descuelgan en el mar. Con cómodas cámas-butacas llega hasta Puerto Williams en Isla Navarino (donde pasamos unos 10 días disfrutando de la isla). Desde allí, cruzamos con una lancha neumática de Ushuaia Boating atravesando el Canal Beagle (7,2 km) en una navegación de unos 30 minutos. Os aseguro que nunca olvidaremos la emoción de atravesar el Canal Beagle con nuestros hijos en aquella lancha.

Puerto de Ushuaia

¿Dónde alojarse en Ushuaia?

Ushuaia es una ciudad muy turística. Tanto en verano como en invierno, todo el año, recibe turistas. La mayoría llegan en avión y en cruceros que recorren el sur de Argentina. Es por ello que los alojamientos no son económicos. Nosotros elegimos el Hostal Yakush que nos hizo un precio especial para nuestros niños para la semana que pasamos allí.

Sin embargo, tras este tiempo, tenemos claro que con nuestra experiencia actual recurriríamos a la opción del alojamiento colaborativo con couchsurfing y IntercambioCasas. En los últimos años nos hemos habituado a utilizar estas opciones que nos parecen mucho más interesantes y enriquecedoras. Otra alternativa, es alquilar una estancia o habitaciones mediante plataformas en internet.

¿Qué hacer en Ushuaia?

La ciudad ofrece muchas alternativas. A continuación os explico aquellas más interesantes si hacéis un viaje en familia al fin del mundo, pero también si viajáis solas o acompañadas.

Bosque Yatana – Fundación Cultivar

El bosque Yatana es uno de esos ejemplos de que una iniciativa aparentemente insignificante puede convertirse en un ejemplo para toda una sociedad y puede suponer una transformación completa de una realidad. Recuperar un lugar abandonado, un basurero, y transformarlo en un bosque para la recreación de los sentidos, para el arte, para observar la naturaleza y encontrarse con otras personas en comunión con el mundo natural y los primeros pobladores de Tierra de Fuego. Hay magia en este lugar. Espiritualidad. Uno de los lugares que no podéis dejar de visitar.

En su momento, pudimos hacer la visita libremente, recorrer aquel espacio y dedicar un tiempo a descansar y dibujar. Según leemos en su web ahora las visitas son guiadas y forman parte del proyecto educativo del bosque. Se realizan actividades creativas y sensitivas como el baile y diversos talleres para niños y adultos.

Acceso al Parque Yatana

Bosque-Parque Yatana

Parque de Bomberos

En Argentina y Chile las agrupaciones de bomberos están constituidas por agrupaciones de personas voluntarias que dedican su tiempo libre a tener a punto los camiones de bomberos. Están disponibles en ciertos momentos y esperan a ser llamados en caso de necesidad. Están muy bien organizados y es fácil verles en los parques de bomberos trabajando. Son muy amables y acogedores. Cuando visitamos Ushuaia, nuestro hijo Ernest estaba obsesionado con los camiones de bomberos así que, en casi muchas de las ciudades que recorrimos, visitamos sus sedes municipales. Lo mejor es que suelen contar con camiones antiguos muy bonitos y bien conservados que pueden hacer las delicias de cualquier anticuario y coleccionista.

Centro de voluntarios bomberos de Ushuaia

Museo Marítimo y Presidio de Ushuaia

Conocer la historia de Ushuaia y cómo fueron los primeros años de la llegada de los colonos de origen europeo debe ser una prioridad en cualquier visitante a esta zona tan alejada del mundo. Su prisión guarda en sus muros historias duras y tristes que podréis conocer si la visitáis. Hoy en día se ha convertido en un museo muy interesante y en un centro cultural único. Además cuenta con una agradable cafetería.

Fue en 1884 cuando llegaron los primeros presos a la colonia penal creada por el gobierno argentino en Ushuaia. En 1902 ya se habían levantado las primeras edificaciones del presidio y se creo la línea férrea cuya parte incial podemos ver hoy en la prisión. En la actualidad, todavía se sigue utilizando una parte de las vías de este antiguo ferrocarril para llegar al Parque Nacional de Tierra de Fuego: es el “Tren del Fin del Mundo”. Esto fue posible a partir de 1994, cuando se reconstruyó con fines turísticos.

Antiguo Presidio-Museo de Ushuaia

Exterior del Presidio de Ushuaia. Locomotora del fin del mundo.

Museo Yámana

Los primeros pobladores de estas tierras, los indios onas y yámanas, supieron adaptarse a vivir en este entorno tan hostil aprovechando sus recursos de manera sorprendente. Conocer su cultura y su pasado -no tan remoto pero ya desaparecido- en este pequeño museo fue todo un regalo para nosotros y una oportunidad para conocer su cultura ancestral. Hemos leído que ahora está cerrado pero confiamos que vuelvan a abrirlo próximamente.

Museo Yámana

Glaciar Martial

A pocos quilómetros de Ushuaia se encuentra el Glaciar Martial al que se puede subir en coche y, desde el aparcamiento, tomar un bonito sendero que transcurre junto al río, subir hasta los valles superiores. El glaciar se encuentra tan sólo a 1.050 m.s.n.m. y es una de las fuentes de agua potable de la ciudad. Por desgracia el glaciar está en regresión, entre 1984 y 2003 experimentó una disminución en su espesor de 50 cm al año.

Se pueden realizar diversas caminatas en primavera y verano. Cuando llegan los fríos del otoño y el invierno, se abre la estación de esquí. Las vistas de la bahía son espectaculares y el Canal Beagle se extiende inmenso a nuestros pies. Divisar toda la cordillera y,a l sur, las islas chilenas que limitan el canal es todo un espectáculo. Existe además un telesilla que permite subir o bajar cómodamente si alguien prefiere no caminar.

Vista de la Bahía de Ushuaia y el Canal de Beagle desde el Glaciar Martinal

Aeroclub de Ushuaia

A poca distancia del centro de Ushuaia está el aeroclub del que salen diariamente avionetas en dirección a diversos puntos de la región. Hay además una escuela de pilotos y hacia allí nos dirigimos para ver los aparatos haciendo su circuito repetitivo de aprendizaje: despega-aterriza, despega-aterriza… En la zona de acceso encontraréis un avión DC-3 5-T-22 “Cabo de Hornos” que fue el primer avión argentino que aterrizó en la Antártida en 1962. Es un Bien de Interés Histórico Nacional que durante sus años de servicio transportó correo, provisiones y materiales a diversas zonas de la región.

Si os apetece, es posible hacer un vuelo de 15, 30 o 60 minutos por los cielos de Ushuaia y disfrutar de la cordillera de los Andes, el Canal Beagle o, incluso, llegar hasta Cabo de Hornos y sobrevolar la cordillera Darwin. Si os lo podéis permitir y tenéis ilusión de hacer un vuelo de este tipo, sin duda este es el lugar.

Aeroclub de Ushuaia

Avionetas en el Aeroclub de Ushuaia

Estancia Harberton

Cuando preparábamos nuestro viaje al fin del mundo leímos diversos libros, ensayos y novelas, que nos transportaron hasta ese lugar mucho antes de poner nuestros pies allí. Sin duda, el libro de Lucas Bridges “El último confín de la Tierra” fue uno de los que más nos impactó. Lucas era uno de los hijos de Thomas Bridges, fundador de esta hacienda ovejera. Este huérfano de origen inglés adoptado por un misionero anglicano, llegó a estas tierras del sur con sólo 13 años y aprendió la lengua yahgán, la de los indios canoeros yámanas.  

Alquilamos un coche para recorrer los alrededores de Ushuaia y visitar la Estancia Harberton donde aún hoy residen los descendientes de Thomas Bridges, Will y Lucas. Entre el romanticismo y la nostalgia recorrimos aquella estancia. Sus praderas, el Canal Beagle, las nubes que pasaban veloces y el intenso sol, las flores, la ropa tendida… Todo invitaba a imaginar cómo debió ser la vida de esta familia, su relación tan especial con los indios y finalmente la crisis de un modo de vida con fecha de caducidad.

De camino a la Estancia Harberton

Estancia Harberton

Centro de Conservación de Cetáceos Marinos Acatushun

A pocos metros de la Estancia Harberton está este centro de investigación de aves y mamíferos marinos de los ecosistemas australes. Cada año, estudiantes de biología y veterinaria, llegan hasta aquí para trabajar en diversas líneas de investigación a partir de los animales que se recogen varados en las playas cercanas. Con el tiempo, a partir de la colección de Natalie Goodall, se fueron clasificando y ordenando centenares de muestras biológicas. Así surgió este bonito museo en el que aprendimos muchas cosas sobre las aves y los mamíferos marinos, pero también sobre los invertebrados, la flora o el clima de la región.

Museo Acatushún

Museo Acatushún

Parque Nacional Tierra de Fuego

Este famoso parque nacional es el lugar perfecto para descubrir la costa, los lagos y los bosques australes de lengas y robles, de líquenes y musgos y de fauna única como el enorme picapinos o carpintero negro patagónico de cabeza roja. Situado a 12 km de la ciudad, tiene una extensión de casi 70.000 hectáreas aunque abiertas al acceso público “solo” hay 2.000. Se puede llegar por ruta nacional nº3. Con los niños merece la pena tomar el “Tren del Fin del Mundo” y hacer el recorrido en un antiguo tren con locomotora de vapor por la vía que unía el presidio de Ushuaia con los campos de trabajo de los presos. Por último, la opción para presupuestos más holgados es tomar un catamarán en el puerto de Ushuaia y navegar hasta la bonita Bahia Lapataia y hacer algunas de las rutas señalizadas.

Paisaje de la zona

Excursión al Lago Fagnano por el Paso Garibaldi

Al norte de Ushuaia se levantan las grandes montañas que separan Ushuaia del resto de la isla de Tierra de Fuego. Con un coche alquilado podéis llegar al paso Garibaldi donde podréis disfrutar de las fabulosas vistas del Lago Fagnano. Desde allí, el viaje hasta Tolhuin no es muy largo, un buen sitio para merendar y pasar la tarde junto al algo. Una parte del trayecto atraviesa una zona tristemente deforestada en la que cientos de árboles han sido talados para generar haciendas ganaderas. Son imágenes tristes que también se encuentran a lo largo de un viaje.

Vistas desde el Paso Garibaldi

Os aseguro que el fin del mundo no está tan lejos. ¿Te apetece un viaje especial? Sin duda Ushuaia es un referente para los grandes viajeros, un hito geográfico. Llegar allí en familia es un recuerdo inolvidable. Mientras en el hemisferio norte llega el otoño y encaramos el invierno, allá, en el sur, llega la luz, la primavera y el verano. La Navidad puede ser una buena ocasión para viajar a Ushuaia ¿te lo habías planteado?

Si quieres seguir conociendo las aventuras de Nosaltres 4 viatgem,  ¡no te pierdas sus relatos viajeros en su blog!

Y tú, ¿quieres ser también nuestra amiga nómada? Aquí te contamos cómo. ¡Anímate!