Escrito por: Erika Tejero.

Nota: Conviene advertir que este tema crea mucha polémica y todo lo que se explica a continuación, está basado en mi propia experiencia a lo largo de estos últimos años viajando, mis visitas a vacunación internacional y al hospital de medicina preventiva, el trato con otros viajeros y sus experiencias y el funcionamiento de vacunación internacional en otros países mejor desarrollados económicamente.

Bien, dicho esto también añado que soy española y que SÍ soy partidaria de la vacunación, que mi postura es esta porque desde que la ciencia y las compañías farmacéuticas han  evolucionado se han erradicado muchas enfermedades que en la actualidad de hecho no existen, si bien desde Mujeres Nómadas respetamos todas las formas de pensar y nos encanta escuchar y leer vuestras opiniones.

Cuando se piensa en emprender un viaje por el mundo, es necesario tener en cuenta el tipo de viaje que se va a realizar para proceder a la vacunación.

En mi caso siempre son viajes con mochila durante varios meses en los que nunca tengo la certeza de donde voy a estar o qué actividades voy a realizar.

Por lo general para un viaje de esta índole es necesario ponerse en contacto con vacunación internacional 2 meses antes de comenzar la aventura.

La primera vez que acudimos a Sanidad Internacional, nos dan una cartilla amarilla con los certificados de las vacunas.

Las primeras vacunas que me aplicaron fueron:

  • Polio
  • Hepatitis A (2 dosis)
  • Rabia (3 dosis)
  • Hepatitis B (3 dosis)
  • Fiebre Tifoidea (oral, 3 dosis)
  • Cólera (oral, 2 dosis)
Viajar segura proporciona tranquilidad

Viajar segura proporciona tranquilidad

Durante este primer viaje por Asia, comprendí la importancia de las vacunas, especialmente la RABIA ya que conocí de primera mano a una pareja de médicos españoles en Nepal que necesitaron bajar de un trekking por los Himalayas en helicóptero por una mordedura canina. Ella fue la afectada y no llevaba las vacunas de la Rabia y en este caso hay que actuar de manera muy rápida. Ellos se lamentaban de no “haber caído” en la necesidad de la vacuna pese a ser médicos.

La Rabia es una enfermedad vírica que afecta tanto a animales como a los seres humanos. Se transmite cuando la saliva infectada por el virus penetra en el organismo a través de una herida o corte en la piel.

LA RABIA

En la actualidad la Rabia está extendida por todos los lugares del mundo, excepto la Antártida, ya que los mamíferos de allí no han entrado en contacto con los mamíferos infectados de otros continentes. Unas 60.000 personas mueren al año por Rabia, casi todos en zonas rurales de Asia y África, y las cifras podrían ser mucho mayores de no ser por la vacuna que cada año se inyecta a 15 millones de personas que tienen riesgo de contraer esta enfermedad.

La mayoría de los casos de Rabia en la historia se debían a mordeduras de perros, sin embargo, a día de hoy, los mamíferos que transmiten la Rabia con más frecuencia son el zorro en Europa, Estados Unidos y México, y los murciélagos en el resto del mundo. En los países desarrollados se ha controlado la población de perros rabiosos, y sólo algunos países tienen zonas de alto riesgo, como el sur de México, norte de Argentina y zonas rurales de Perú. El resto de países hispanoamericanos no tienen registros de Rabia canina, o está altamente controlada.

Los primeros síntomas de la Rabia pueden ser muy similares a los de la influenza o gripe, como debilidad o malestar general, fiebre o dolor de cabeza. Estos síntomas pueden durar varios días. También pueden presentarse malestar, punzadas o picazón en el sitio de la mordedura, y en días evolucionar a síntomas de disfunción cerebral, ansiedad, confusión y agitación. Conforme avanza la enfermedad, la persona puede presentar delirios, comportamiento anormal, alucinaciones e insomnio. El periodo agudo de la enfermedad termina normalmente después de 2 a 10 días. Una vez que aparecen los signos clínicos de la Rabia, la enfermedad es casi siempre mortal y por lo general, el tratamiento es de apoyo.

La prevención de la enfermedad incluye la administración de ambos anticuerpos pasivos mediante una inyección de inmunoglobulina humana y una serie de inyecciones de la vacuna antirrábica. Una vez que la persona comienza a presentar los signos de la enfermedad son pocos los casos en que la persona sobrevive. Hasta la fecha, se han notificado menos de 10 casos documentados de supervivencia de seres humanos a la Rabia clínica y solo dos no tenían antecedentes de profilaxis para la pre o la posexposición.

La Rabia requiere una pre-vacunación de 3 dosis, y en caso de mordedura se necesitan 2 dosis más. es decir en total son 5 dosis, pero el problema es que en muchos países no existen las 5.. Entonces ¿Qué pasa si no llevas las 3 pre-vacunaciones? Bien, ante todo es necesario lavar la herida durante un período prolongado de media hora. Con esta acción se puede evitar un contagio en un 80%, pero también hay que advertir que en Asia el agua del grifo contiene muchas bacterias, así pues se recomienda lavar la herida con agua embotellada. Si no se tiene la pre-vacunación hay que actuar inmediatamente y asistir a un médico. Si estás en un trekking por la montaña o en una isla pequeña, la cosa se complica. Necesitamos más tiempo, y eso es lo que ofrece esta pre-vacunación.

¿Por qué hay que exigir que nos inyecten esta vacuna en Sanidad Exterior?

Por todas las razones que ya he comentado y la importancia de tener las “pre-dosis” pero además, porque una vez allí (basandome en mi experiencia) el médico se basa en unos porcentajes un tanto mediocres. Por ej. si solamente se viaja para un mes, “no se necesita”, como si en un mes no pudiese morderte un perro… o si en ese momento tienen escasez de dosis también es posible que te digan que “no se recomienda”. Esto se acentúa en el caso de que la vacuna sea más cara o difícil de conseguir.

LA ENCEFALITIS JAPONESA

En el caso de la vacuna de la Encefalitis Japonesa, me resultó prácticamente imposible de conseguir. En mi primer viaje de 4 meses, ni siquiera me hablaron sobre ella, me dijeron directamente que no existía esta vacuna en España, MENTIRA.

Cierto es que esta vacuna es difícil de conseguir (más no imposible) y es bastante cara. Pero ese viaje fui con un compañero noruego que iba a hacer el mismo viaje que yo y a él se la pusieron sin problemas, lo que me hizo sospechar e hice mis averiguaciones.

La Encefalitis Japonesa, enfermedad causada por un flavivirus relacionado con los virus del dengue, la fiebre amarilla y el virus del Nilo Occidental, se propaga a través de las picaduras de mosquitos. La Encefalitis Japonesa es la principal causa de encefalitis viral en muchos países de Asia, en los que cada año se registran unos 68,000 casos clínicos. Aunque la Encefalitis Japonesa sintomática es muy poco frecuente, la tasa de letalidad entre las personas infectadas puede alcanzar el 30%. Entre el 30 y el 50% de las personas con encefalitis pueden sufrir secuelas neurológicas o psiquiátricas permanentes. La transmisión de la encefalitis japonesa es endémica en 24 países de las regiones de la OMS de Asia Sudoriental y el Pacífico Occidental, lo que significa que más de 3.000 millones de personas corren riesgo de infección. No existe cura para la enfermedad. El tratamiento se centra en el alivio de los síntomas clínicos graves y el apoyo al paciente para que supere la infección. Existen vacunas seguras y eficaces para prevenir la Encefalitis Japonesa. La OMS recomienda la vacunación contra en todas las regiones en las que la enfermedad es un problema de salud pública reconocido.

Ese segundo viaje después de averiguar, decidí que con mi salud no se juega y exigí la vacuna ya que en un viaje de este tipo era totalmente recomendable. A Sanidad exterior en Alicante, no les proporcionan dosis así que en este caso me mandaron al Hospital a Medicina Preventiva para “valoración”. Allí mismo, también he experimentado diferencia de opiniones entre los diferentes médicos. Al cabo de 2 años de conseguir las vacunas, necesitaba una vacuna extra para permanecer prevenida de la enfermedad de por vida, y tampoco me la querían aplicar, un médico sí, otros no… Finalmente me la aplicaron pero no es un camino fácil. Día a día la sanidad en nuestro país España está empeorando y esto es algo que nos perjudica a los viajeros.  ¡Exige lo que creas necesario!

Mis experiencias en 5 años de viajes, me enseñan que hay que investigar un poco por nuestra cuenta antes de acudir a Vacunación Internacional, podemos hacerlo en la web de la Organización Mundial de la Salud, pincha aquí.

LA FIEBRE AMARILLA

La Fiebre Amarilla, es una enfermedad infecciosa aguda, de rápida evolución, que se transmite por la picadura de mosquitos

La vacuna de la Fiebre Amarilla se necesita para viajar a algunos países de Sudamérica y África. También si se viaja desde estos países, a continuación os dejo un mapa por países.

PAÍSES AFECTADOS CON FIEBRE AMARILLA

PAÍSES AFECTADOS CON FIEBRE AMARILLA

La gravedad de la Fiebre Amarilla puede ser muy variable. Independientemente de su intensidad, una vez padecida se adquiere la inmunidad de por vida. Se manifiesta generalmente en brotes epidémidos de alta mortalidad en las regiones de Africa, América Central y del Sur.
La Fiebre Amarilla en los casos más graves aparece la clásica triada de síntomas: ictericia, hemorragia, fiebre y albuminuria intensa. Durante la incubación, que dura entre tres y seis días, el virus permanece inactivo. La primera fase, que dura entre tres y cuatro días, se caracteriza por fiebre, escalofríos, dolores musculares, cefaleas, pérdida de apetito, náuseas, vómitos y el signo de Faget, frecuencia cardiaca normal en presencia de fiebre elevada. Pasado este periodo el paciente mejora y los síntomas desaparecen.

Aproximadamente el 15 por ciento de los enfermos desarrolla la fase tóxica, en la que la mayoría de los órganos fallan. Esta fase se caracteriza por la reaparición de los síntomas: fiebre, ictericia (tinte amarillo de piel y mucosas), dolor abdominal, vómitos, hemorragias nasales, conjuntivales y gástricas. La presencia de la albúmina en la sangre (albuminuria) indica que los riñones comienzan a fallar, hasta que se produce un fracaso renal completo con la no emisión de orina (anuria). Esto provoca la muerte en unos diez o catorce días en la mitad de los pacientes que entran en esta fase. El resto se recupera sin secuelas.

La vacunación es la medida más eficaz contra el contagio, por lo que la OMS la recomienda para cualquier viaje fuera de áreas urbanas en países situados en zonas de América Central y del Sur y parte del África Subsahariana. Debe ser administrada en los centros oficiales de vacunación acreditados por la OMS. Una dosis proporciona inmunidad durante diez años a partir del décimo día de administración. Provoca efectos adversos, como dolor local, dolores musculares o dolores de cabeza y también puede aparecer fiebre. Está contraindicada durante el embarazo, en las personas alérgicas al huevo, en inmunodeprimidos y en niños menores de nueve meses. Otras medidas de prevención son evitar la picadura de los mosquitos y controlar su reproducción.

LA MALARIA O PALUDISMO

Para la Malaria o Paludismo no existe vacuna. Lo que hay es una profilaxis que evita contraer la enfermedad. Este tratamiento en forma de pastillas genera muchos efectos secundarios a gran parte de consumidores por lo cual no se recomienda su uso prolongado.

El riesgo de contraer una Malaria en Asia es mínimo usando los repelentes adecuados, en la zona amazónica de Sudamérica el riesgo es mayor y se deben usar las profilaxis. Lo que el médico en Vacunación internacional me ha recomendado en todas las ocasiones que he emprendido un viaje es portar una caja de Malarone que es uno de los antipalúdicos y en el caso de contraer la enfermedad tomarlo como tratamiento.

PAÍSES AFECTADOS CON MALARIA

PAÍSES AFECTADOS CON MALARIA

Solamente conocí un caso de Malaria en Asia, un chico catalán que se adentró en la selva camboyana sin repelentes ni medidas de precaución contra los mosquitos.

El Paludismo es causado por un parásito denominado Plasmodium que se transmite a través de la picadura de mosquitos infectados. En el organismo humano, los parásitos se multiplican en el hígado y después infectan los glóbulos rojos.

Entre los síntomas del Paludismo destacan la fiebre, las cefaleas y los vómitos, que generalmente aparecen 10 a 15 días después de la picadura del mosquito. Si no se trata, el Paludismo puede poner en peligro la vida del paciente en poco tiempo, pues altera el aporte de sangre a órganos vitales. En muchas zonas del mundo los parásitos se han vuelto resistentes a varios antipalúdicos.

Entre las intervenciones fundamentales para controlar la Malaria se encuentran el tratamiento rápido y eficaz con combinaciones de medicamentos basadas en la artemisinina, el uso de mosquiteros impregnados en insecticida por parte de las personas en riesgo y la fumigación de los espacios cerrados con insecticidas de acción residual, a fin de controlar los mosquitos vectores.

Recomendaciones de la OMS

La prevención de las picaduras de mosquito entre el atardecer y el alba constituye la primera línea de defensa contra el Paludismo y otras enfermedades. Entre las medidas destinadas a prevenir las picaduras figuran los mosquiteros tratados con insecticidas de larga duración para dormir y el uso de ropa de protección y repelentes contra los insectos. Dependiendo del riesgo de contraer la enfermedad que exista en la zona visitada, los viajeros internacionales deberán tomar además medicación preventiva (quimioprofilaxis) antes, durante y después del viaje.

VACUNAS Y CERTIFICADOS DE VACUNACION

VACUNAS Y CERTIFICADOS DE VACUNACION

Además de estas 4 enfermedades y sus vacunas de las que hemos hablado en profundidad (RABIA, ENCEFALITIS JAPONESA, FIEBRE AMARILLA Y MALARIA) las vacunas orales son muy importantes, el CÓLERA y la FIEBRE TIFOIDEA son enfermedades que se pueden evitar tomando las medidas oportunas de prevención.

La vacuna del Cólera es bastante efectiva también en casos de Diarreas del Viajero, enfermedad común en viajes de mochila por Asia.

¡Salud y buenas rutas!

Y tú, ¿quieres ser también nuestra amiga nómada? Aquí te contamos cómo. ¡Anímate!