Viajar sin plástico y con un bebé a cuestas, no es misión imposible, simplemente necesita un poquito de organización previa, pero no nos vamos a engañar si viajas con un bebé la necesitas siempre, igual que si quieres viajar sin tener este dato en cuenta, ni más ni menos. 

Este post estaba en mente escribirlo desde cuando estaba embarazada y sin saber muy bien como, lo acabo publicando justo cuando el renacuajo cumple 18 meses, ¡ahí es nada!

«Viajar sin plástico y con un bebé a cuestas no es misión imposible», es una extensión, podríamos decir que es la segunda parte de «viajar sin plástico no es misión imposible y vivir tampoco» que puedes leer aquí

Así que si estás embarazada y preparando la canastilla o bien ya tienes a alguien gateando a tu lado, pero te interesa una vida más sostenible y algo alejada del plástico que inunda no sólo nuestros mares sino también nuestra vida, este post es para ti.

Antes de empezar he de confesaros algo, lo cierto es que, totalmente sin plástico es complicado. Empecé con unas expectativas muy altas, pero durante el proceso estas expectativas fueron chocando con mi realidad, que no tiene porque ser la tuya y alguna concesión he acabado haciendo. 

Al principio lo vivía muy mal, me agobiaba bastante no poder hacerlo como yo realmente queria, poco a poco fui priorizando, decidí dejar el drama a parte y centrarme en todo aquello que si era viable. Esto os lo explico para que ajusteis vuestras expectativas a la realidad que conlleva tener un bebé, a sus necesidades en cada momento, a vuestra realidad, os aseguro que ayudará bastante a afrontar la situación. 

No me enrollo más, ¡vamos a por esa canastilla!

HORA DEL BAÑO

  • Jabón, Champú,de momento no hemos probado ninguno. Muchos de ellos llevan aceites esenciales y no se pueden usar hasta que tienen 2 años. He encontrado alguna web donde pone que sus productos se pueden usar a partir del año, otra que pone que se puede usar en bebés, pero cuando nació Dídac nos regalaron un montón de productos de higiene y 15 meses después seguimos tirando de ellos. En cuanto probemos, algo actualizaré el post.
  • Esponja, uso una esponja konjac, son de origen natural, provienen de la raíz de una planta originaria del sudeste asiático. Cuando están secas se endurecen y al humedecerlas se vuelven blanditas, son muy suaves. 
Esponja konjak

Esponja konjak

  • Cremas y aceites, no usamos crema, nosotros usamos aceite de almendras dulces para el momento del masaje o de caléndula tanto para el cuerpo como, sobretodo, en la zona del pañal. Para escapadas cortas y bien en la bolsa de paseo lo que llevo es un bálsamo que va en una lata metálica y así evito imprevistos , es súper hidratante y autoconservante.
Aceites para el bebé

Aceites para el bebé

  • Cepillo de dientes, aprovechando su curiosidad cuando me lavo los dientes, le dejo que «juegue» con su mini cepillo de bambú. Así va adquiriendo el hábito.
Cepillo de dientes infantil de bambú

Cepillo de dientes infantil de bambú

  • Pasta de dientes, yo uso mi propia pasta de dientes (tienes la receta aquí) pero como lleva aceites esenciales hasta los 2 años no podrá empezar a usarla. La verdad es que sólo tiene 6 dientes, de momento pasamos el cepillo con agua…

PAÑALES 

Cuando empecé a investigar sobre los pañales de tela, hubieron datos que me parecieron brutales.

Haciendo números, un bebé usa una media de 7 pañales al día, se suele retirar el pañal a partir de los 2 años, para entonces habrás usado 51106 pañales, cada uno de ellos tarda de 200 a 500 años en degradarse. Imagina la de toneladas de pañales que se generan diariamente en el mundo. 

Si esto no te dice nada porque el tema medio ambiente no te importa te diré que después del desembolso inicial, ya no tendrás que comprar más y ahí te ahorras mucho dinero. Eso no lo he llegado a calcular porque en el mercado existen un montón de marcas y cada una a un precio diferente. 

Te voy a ser franca en ocasiones utilizo pañales que no son de tela, pero intento que sea muy ocasionalmente.

Hay todo un mundo detrás de los pañales de reutilizables, los hay de una o dos piezas, talla única o distintas tallas… 

Los nuestros son de 2 piezas, constan de una capa interna de bambú que es la parte absorbente y la parte externa del pañal que es la impermeable. Cada capa absorbente dura unas 2-3hs, le puedes poner un para para que dure un poquito más, has de conocer a tu bebé para saber más o menos cada cuanto la tienes que cambiar. Las fugas son impredecibles jajaja sobretodo en verano que se han de hidratar más, pero también se secan más rápido. 

Estos son talla única, los he ido adaptando al crecimiento del enano gracias a los corchetes que llevan.

La verdad es que estoy bastante contenta con ellos. 

Recomiendan acumular los pañales y hacer una lavadora con todos juntos, pero yo sólo tengo 6, compré a parte bastantes capas internas para poder ir cambiando. A mí me parece más práctico lavar a mano cuando se lo quitó, cada una se organiza a su manera.

TOALLITAS

Después de los números que te he contado sobre los pañales, el de las toallitas es infinitamente te superior puesto que la puedes usar para todo.

Yo tenía claro que iba a utilizar las imprescindibles, así que me hice con estas toallitas de bambú que humedezco en agua y son muy útiles.

Toallitas de bambú

Toallitas de bambú

OTROS

  • Biberones, en el mercado existen dos alternativas al típico biberón de plástico, una es el biberón de cristal y la otra en de acero inoxidable.  Yo me decanté por la segunda opción por el miedo a que se me rompiera el de cristal en la mochila. Algunos suelen llevan una protección de silicona, pero aún así no me fiaba mucho. 
Biberones de acero inoxidable

Biberones de acero inoxidable

  • Cubiertos, he añadido a mi kit de viaje otra cuchara y otro tenedor, ambos también pequeños.
  • Botella de agua, tenía dos botellas pequeñas, ahora he cambiado a una más grande, porque ambos bebemos bastante y así no ando cargada con dos. 
  • Bolsita para comida, suelo llevar algo de fruta, bastoncillos de pan o algonde fruta si el paseo va a ser largo, así que estas bolsitas son ideales para evitar la típica bolsa de plástico.
  • Bolsas de tela para la muda, van genial para tener la muda a mano tanto en el hospital, en el carro o de viaje. Nosotros tenemos un par. Ambas han sido un regalo y están hechas a mano.
  • Trapito o pañito, he decidido llamarlo así aunque realmente es un paño de lactancia reutilizado.   En su etapa inicial sí los utilizamos como paño de lactancia propiamente dicho, ahora los usamos para todo, limpiarnos la cara, las manos, los mocos… ¡pues eso, para todo!
Trapito de lactancia, trapito para todo

Trapito de lactancia, trapito para todo

EMBARAZO Y LACTANCIA

  • Aceites y cremas: durante el embarazo te suelen recomendar cremas antiestrias, yo no usé ninguna, me puse una mezcla de aceite de almendras y aceite de avellanas que me recomendó una amiga esteticista que a parte de oler brutalmente bien me dejaba la piel súper hidratada lo estuve combinando con una barra de masaje y aceite de rosa moaquwta para la cicatriz de la cesárea.
Aceites para el embarazo

Aceites para el embarazo

    • Discos de lactancia, en el mercado hay varios, todos los que venden en farmacias no son reutilizables. Compré unos por internet que después de finalizar su uso como discos de lactancia, ahora han pasado a ser discos desmaquillantes. 
Discos de lactancia

Discos de lactancia

 

Y hasta aquí mi selección de productos para evitar o disminuir el plástico durante el embarazo, la lactancia y los primeros años de infancia. 

La mayoría de ellos van a seguir en nuestras mochilas siempre, adaptando su uso inicial a nuestras necesidades, otros, como los pañales, los dejaremos por el camino a medida que el enano crezca.

Como siempre espero que os sea útil y que os atrevais al cambio.

Si tenéis alguna duda, pregunta… os leo en comentarios.

 

¡Buenas rutas sin plástico!