Si llevas un tiempo siguiéndonos, sabrás que las componentes de Mujeres Nómadas somos muy distintas unas de otras en cuanto a carácter, pero nos une la misma pasión por descubrir lugares, conocer personas y comernos la vida a bocados dando lo mejor de nosotras mismas siempre que se presenta la ocasión.

Juntas creamos este proyecto, del que tú también formas una parte muy especial, porque es a ti a quien pretendemos acercarnos a través de nuestros relatos, para ayudarte en lo que podamos y para hacerte sentir que no estas sola, somos muchas las que estamos unidas por la pasión de descubrir este mundo.


LIDIA NÓMADA

Madre, mochilera y diseñadora gráfica. Participante activa en la vida. Consciente del tiempo y del valor de las palabras. Siento, aprendo, crezco, me reto y reinvento a diario. ¡Amo la vida en movimiento y camino siempre hacia adelante!


Lidia, ¿naciste o te hiciste nómada?

La esencia nómada ha formado parte de mí desde que recuerdo. Siempre he sentido esa inquietud por descubrir lugares, por aprender de las diferentes culturas y sentir que crezco por dentro con cada una de las nuevas experiencias que me encuentro en mi camino.

Soy nómada de corazón y pertenezco a todos los lugares en los que alguna vez he sido feliz, y a la vez no pertenezco a ninguno. La pasión por el continuo movimiento es la que me hace sentirme viva.

Soy desesperadamente inquieta y curiosa. Me encanta sentir el momento presente, aprender del pasado y proyectarme al futuro siempre con optimismo y alegría.

Aldea histórica de Shirakawa-go en Japón.

¿Puedes decirnos un país o lugar que te haya sorprendido muchísimo?

Me sorprendió muchísimo Cuba, ya que fue la primera vez que experimenté la sensación de que volvía a un lugar, cuando en realidad no había estado allí antes. Me encantó la cultura y la fuerza que desprende el pueblo cubano.

Malecón de la Havana en Cuba.

¿Un motivo por el cuál no volverías?

No descarto volver alguna vez a Cuba, es más, se que algún día volveré para redescubrir este país con la perspectiva que da el paso del tiempo. Pero de momento, creo que me quedan aún muchos lugares increíbles por explorar y a veces tengo la sensación que voy a necesitar varias vidas para conocer todo lo que me gustaría.

Camino a Trinidad en Cuba.

¿Y una experiencia de pura adrenalina?

Uno de los momentos que recuerdo con más impacto en mis viajes, fue ver con mis propios ojos uno de los descubrimientos arqueológicos más importantes de la historia de China: El mausoleo del primer Emperador Qin, donde se encuentran los guerreros de Xi’an.

Estos guerreros de la eternidad son un inmenso ejercito de soldados y caballos de terracota a tamaño real que custodian la tumba del emperador Qin Shi Huang. Solo se puede ver la parte superior de este hallazgo, ya que es una pirámide de tres pisos y 76 metros de altura enterrada. Abajo del todo se cree que está la cripta del emperador, a la cual no han podido acceder aún ya que el interior de esta pirámide está bañada por ríos de mercurio y laberínticas galerías subterráneas con infinidad de trampas que dificultan muchísimo su acceso.

Puede que jamás descubramos que hay exactamente allí abajo enterrado, pero te aseguro que solo con la primera galería ya no te quedas indiferente.

Guerreros de Xi’an en China.

¿Cómo es tu manera de viajar?

Me entusiasma viajar con mi familia, y es que formamos un gran equipo. Mi compañero de vida tiene la paciencia y toda la orientación que a mí me falta, mi hijo tiene una capacidad única para encontrar lo que a mí se me pasa por alto y mi hija es la relaciones públicas sin duda, ella demuestra que el idioma no es una barrera para comunicarse con otras personas.

Los viajes juntos nos hacen crecer mentalmente y nos unen como familia. No importa que viajemos un fin de semana, dos semanas o tres meses: ese tiempo vivido juntos… ¡¡es siempre tiempo de mucha calidad!!

También me encanta viajar con amigas o sola, la cuestión es viajar siempre que se me presenta la oportunidad… ¡qué no pare nunca el movimiento!

Camino a los lagos de Tristaina en Andorra.

Lidia, tus preferencias viajeras pueden ayudar a conocerte un poco más, cuéntanos:

  • ¿TU CIUDAD FAVORITA?

    La ciudad de las luces o la ciudad del amor como la llaman los románticos. Sí, me refiero a París en Francia. Me encanta callejear por ella, visitar sus mercados, museos y monumentos.

    Museo del Louvre en Francia.

  • ¿UNA MONTAÑA ESPECIAL?

    Una de las montañas que más me gusta es la del Montseny, en Cataluña. Su nombre significa en castellano “Monte Señal” ya que se avista desde el mar. La época que más me gusta recorrerlo en sin duda en otoño, cuando los tonos de las hojas de los árboles adquieren tonalidades increíbles dignas de cuentos de fantasía y puedo recoger libremente castañas y madroños.

El Montseny en España.

  • ¿UNA PLAYA MÁGICA?

    Para mi todas las playas son mágicas, no importa si voy en verano o en invierno, pero es un lugar donde siempre encuentro mi equilibrio. Me encanta sentir la arena en mis pies descalzos, perder la vista en el horizonte y sentir la vibración que me transmiten las olas. Algunas de mis playas favoritas son: Cala Pregonda en Menorca (España), Playa de Mae Nam en Koh Samui (Tailandia),  Playa Pilar en Cayo Coco (Cuba), Cala del Moraig en Alicante (España) y Playa Conchal en Guanacaste (Costa Rica).

    Cala Pregonda en España.

  • ¿UNA ISLA PARA DESCUBRIR?

    Sin lugar a dudas la preciosa Isla de Cabrera . Esta pequeña isla está ubicada en las Islas Baleares. Es un lugar con mucho encanto al que una vez vayas seguro querrás volver.

    Isla de Cabrera en España.

  • ¿UN PUEBLO CON ENCANTO?

    Para mí no hay pueblo con más encanto en el mundo que mi querido Lopera, en Jaén (España). Allí he vivido muy buenos momentos, he recorrido sus calles desde niña y disfrutado del calor del verano, sofocante para algunos, tremendamente adictivo para mí. Siempre llevo en mi corazón ese pequeño pueblo de casas blancas rodeadas de interminables campos de olivos. Todos tenemos un rincón especial en el mundo, el mío sin duda es en Lopera, el pueblo de mis raíces.

    Lopera en España.

    ¿UN LUGAR PARA PERDERSE?

    Yo me pierdo con muchísima facilidad, tengo un sentido de la orientación horrible, pero lo bueno es que gracias a eso descubro muchos lugares sorprendentes cuando menos lo espero. Pero si tengo que escoger un lugar para perderme un buen rato paseando y disfrutando de mágicos atardeceres, sin duda ese lugar es Mykonos en Grecia.

    Mykonos en Grecia.

  • ¿UN BONITO RECUERDO?

    Tengo un recuerdo muy especial de mi primer viaje a Noruega. Tenia 16 años y, aunque cueste creer, nunca había oído hablar ni sabía qué era una aurora boreal. Y una noche estaba con un amigo en Mosjøen y me dijo señalando al cielo: ¡Mira Lidia, las luces del norte…! En ese momento levanté la mirada hacia el cielo y me quedé hipnotizada, observando aquel espectáculo de pura magia, luz y color. Recuerdo que una sensación de inmenso calor me invadió todo el cuerpo, lo cual fue muy agradable, ya que estábamos a -16ºC.

    Mosjøen en Noruega.

  • ¿QUÉ TEMPLO, MEZQUITA, IGLESIA… TE GUSTÓ MÁS?

    Me gustó mucho la Catedral de Santa María del Fiore, en Florencia. Pasear al atardecer con un delicioso helado italiano desde la Piazza del Duomo hasta el Ponte Vecchio es una de las experiencias que no puedes perderte si visitas Florencia.

    Florencia en Italia.

  • ¿A QUÉ LUGAR NO VOLVERÍAS?

    No volvería a ir al famoso bosque de Bambú en Arashiyama (Kyoto). El motivo principal es porque aunque salen unas fotografías increíbles con la cámara, la realidad es que una vez allí es un enjambre de personas que van y vienen, tremendamente turístico y, sinceramente, bajo mi punto de vista se ve más bonito en las fotos que en la realidad.

    Bosque de Bambú de Arashiyama en Japón.

  • ¿UN SITIO NATURAL QUE TE ENCANTE?

    El lugar más natural y puro que he conocido es Costa Rica. La expresión ¡pura vida! es mucho más que una forma de hablar… pura vida se siente a cada paso que das en este bello país. 

    Río Celeste en Costa Rica.

  • ¿UNA COMIDA “EXTRAÑA” QUE HAYAS PROBADO?

    Las semillas de flor de loto, quizás para algunas personas no es extraña, pero a mi me sorprendió que se comiesen y que estuviesen tan buenas. Siempre había admirado estas flores y su simbología, pero no tenia ni idea que se comían sus semillas. Tienen un sabor parecido a las vainas de soja o las habas.

    Recolectora de semillas de loto en China.

  • ¿UNA BEBIDA QUE TE GUSTE?

    Me gustan muchísimo todas las frutas, así que los smoothies de frutas naturales de Asia y Centro América me hacen levitar… ¡buah, qué rico el de mango!

    Koh Tao en Tailandia.

  • ¿QUÉ PAÍSES HAS VISITADO?

    Andorra, China, Costa Rica, Cuba, España, Francia, Grecia, Irlanda, Italia, Japón, Noruega, Tailandia, Panamá y Portugal.

¡Somos Mujeres Nómadas!

Somos mujeres reales, soñadoras y cercanas como tú, así que nos encanta compartir contigo esta serie de entrevistas donde te dejaremos un trocito de nosotras mismas para que nos sientas más cerca.

No te pierdas ninguna de nuestras entrevistas y acércate tú también a nosotras dejándonos un comentario. ¡Nos encanta saber de ti!